60 años del incidente Roswell

El pasado julio de este año se cumplieron 60 años del llamado incidente de Roswell el cual consiste en el supuesto choque de un ovni en Roswell Nuevo México en 1947. Obviamente aquí estamos por una postura escéptica respectoa dicho acontecimiento y hemos encontrado una interesante traducción al respecto:

¡Feliz Cumpleaños, histéricos! El incidente de Roswell cumple 60 años

Puedes no haber tenido noticias de ello (sólo si vives en un contenedor de transporte herméticamente cerrado). Este mes se cumple el sexagésimo aniversario de lo que cortésmente se conoce como el incidente de Roswell.

El incidente se desarrolló así. En julio de 1947, el ranchero de ovejas de Nuevo México, William Brazel, apareció en el Campo del Ejército del Aire de Roswell con algunos restos poco usuales en el cajón de su furgoneta – unos extraños residuos que había encontrado en un pasto cerca de la pequeña ciudad de Corona. Esto inició una serie de eventos que finalmente se convirtió en un largo culebrón sobre el accidente de una nave alienígena. La línea argumental es simple: los extraterrestres vinieron a visitarnos y de forma accidental destruyeron su nave. Los restos fueron recuperados y ocultados perfectamente por un gobierno paranoico sobre la seguridad. De acuerdo con los creyentes fanáticos, los federales, incluso ahora, son incapaces de admitir el hecho de que los aliens están en la entrada de casa.

Ahora Roswell no es la única historia sobre alienígenas que vinieron a la Tierra, aunque ciertamente consiguió más prensa que la mayoría. La verdad es que, hay alguna indicación de que su popularidad, incluso entre el público OVNI, puede estar algo oxidada. En una reciente encuesta a 10 expertos hecha por el sitio web Fortean Times, se mencionaba una vez a Roswell como “el caso OVNI más interesante”. Y esta única mención fue ofrecida por Stanton Friedman, quien, como principal defensor de la historia de Roswell, ciertamente tiene intereses personales.

Bien, no creo que los aliens hayan tenido nada que ver con lo que pasó en Roswell. Hay buenas y convincentes pruebas de que en 1947 estaba en funcionamiento un programa de investigación secreta del gobierno para desarrollar tecnología para detectar pruebas nucleares soviéticas. Por lo que no voy a hurgar más aquí, en el complejo matorral de alegatos y contraalegatos sobre lo que sucedió. El camino ha sido rebajado a trinchera.

Además, añadir mi voz al rugido de Roswell no parece ayudar: estoy perversamente orgulloso de apuntar que, de acuerdo con una reciente encuesta llevada a cabo por un sitio web canadiense, soy menos fiable en este tema que el Conejo de Pascua. No perdí esta votación por un pelo – los votos fueron cinco a uno contra mí. (Apunto, sin embargo, que la lista de publicaciones de Mr. Conejo sobre Roswell es escasa). Además, habiendo escrito sobre esto antes, he aprendido que es como cabalgar sobre un potro salvaje en calzoncillos – es sólo garantía de que te va a doler. Con franqueza, cada vez que levanto la voz de forma escéptica sobre las afirmaciones de alguna visita alienígena, enseguida y de forma inevitable soy recompensado con una avalancha de correo insultante.

No obstante, el incidente permanece como un icono. Por lo que permíteme apuntar algo que, francamente, encuentro extrañamente confortante.

Roswell fue, supuestamente, una situación en la cual una nave alienígena vino de quién sabe cuantos años luz para visitar la Tierra antes de que el piloto pulsara sobre el botón equivocado y provocase una explosión fatal sobre el desierto de Nuevo México (esto es similar a hacer un viaje en coche a través del país, y destrozar el coche con la puerta del garaje al meterlo por la entrada). Se recuperaron los restos, así como los cuerpos alienígenas. Y aún más extraño, incluso después de 60 años, las consecuencias de este cortocircuito social provocado por una cultura capaz de cruzar distancias interestelares son… nulas.

Bueno, no completamente nulas. El incidente ha sido una bendición para sus elocuentes defensores, para la televisión, y para la economía de Roswell (efectivamente, para tal pequeña y amistosa ciudad, pero de otra forma poco notable ciudad, el accidente del platillo a 100 kilómetros de la ciudad se ha convertido en la “gallina de los huevos de oro”).

Pero, de verdad, ¿qué efecto significativo ha tenido? Una analogía histórica podría servir como escala. Como todos los lectores y casi todo el mundo sabe, Colón llegó a tierra en el Caribe en 1492. Pero 60 años más tarde, ¿los habitantes del área aún no tenían claro si los españoles se habían tropezado con su mundo? ¿Era aún una controversia? Un contemporáneo, Bartolomé de Las Casas, escribió A Brief Account of the Devastation of the Indies (Brevísima descripción de la destrucción de las indias) sobre lo que cambió en el archipiélago de islas que, en la época de la llegada de Colón, « estaba densamente poblado con gente nativa… [con Española] tal vez como el lugar más densamente poblado del mundo ». En 1542, medio siglo más tarde, de Las Casas escribió que « Podemos estimar con gran seguridad y veracidad que en los… años que han pasado, con las acciones infernales de los Cristianos, han sido asesinados más de doce millones de hombres, mujeres, y niños. En verdad, creo que sin mentirme a mí mismo el número de asesinados estuvo más cerca de quince millones ».

El efecto del encuentro no fue sutil, y sesenta años después de Colón, los indios no estaban argumentando en radios nocturnas sobre si habían sido visitados. Y no es sólo debido a que no tuviesen radio.

(…)

Creo que Roswell es importante, verdaderamente lo creo. Pero más debido a que apunta a nuestra culpabilidad, no a ningún invitado alien que, intentando visitar la Tierra de los Encantamientos, probaron que nunca deberían haber tenido permiso de conducción.

Seguir leyendo aquí
o en Astroseti

Enlace Original
Happy Birthday, Hysterics! The Roswell Incident Turns 60

About these ads
This entry was posted in Escepticismo by Andrea Naranjo. Bookmark the permalink.

About Andrea Naranjo

Estudié en Conservatorio Nacional de Música - Flauta dulce barroca y clarinete y llegué a ser miembro del Conjunto de Música Antigua del Conservatorio. Estudié Antropología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima y tengo un Master europeo en antropologia en la Universidad Libre de Bruselas. Asimismo realicé investigaciones en la Universidad de Lieja. ahora me encuentro en Belgica con mi esposo y mi hija y me dedico a preparar un proyecto de tesis,, trabajo como profesora de informatica y multimedia, dedicando una parte pequenha de mi tiempo a la divulgacion cientifica. Campos de investigación e intereses: Antropología, Sistemas complejos y su aplicacion a los fenómenos sociales, Evolución biológica/cultural, biología, Teoría social de la informática, Análisis de Redes sociales y mercados emergentes, producción de capitales intangibles en comunidades en práctica, Redes políticas y gobernanza.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s