Bing y Google favorecerían descargas ilegales?

En junio de 2008 rebotamos el análisis sobre  cómo la piratería digital podría beneficiar a las empresas   pero no por lo  que Karen Croxson en la Annual Conference of the Royal Economic Society pensaba.

La piratería esta sirviendo para que las pequeñas productoras vean su material protegido ser descargado  ilegalmente desde nada menos que …  Bing y Google  vía Rapishare! Ahora solo queda pensar en si es una estrategia publicitaria de la pequeña productora realmente…

Visto primero en Ciberderechos de Barrapunto

La productora Blues Destiny Records ha demandado a Google y Microsoft por permitir que sus buscadores faciliten la infracción de los derechos de sus músicos y, encima, ganan dinero con los enlaces Para los demandantes, el buscador Google y Bing (de Microsoft) no sólo facilitan la vulneración de la propiedad intelectual de sus músicos al recoger enlaces a Rapidshare; además, sacan tajada de ello. El crecimiento en usuarios permite aumentar sus ingresos publicitarios, la clave de sus negocios. Se da la circunstancia de que Blues Destiny Records sólo opera en Internet. Pero, al buscar canciones de sus artistas con Bing o Google, los primeros enlaces llevan a páginas como la de Rapidshare mientras que los links al sitio original aparecen más abajo. La discográfica asegura que esto está acabando con su negocio».

Interesante evolución…

Y para seguir o participar sobre derechos digitales

Línea de vista

Casi un blog  - Derechos digitales: qué hacer

Tecnología y Derechos Humanos

En nuestro contexto nacional se vienen  dando dos discusiones entorno a los derechos digitales, tecnología y claro,  piratería.

Tanto en GCC  ¿No hay debate sobre la piratería? como en la wave creada por el investigador Eduardo Villanueva Derechos digitales: tal vez sea el momento se está discutiendo a raíz de su entrada otra vez sobre la piratería y sobre los derechos digitales

Cada año emerge un nuevo debate coyuntural.  El año pasado  yo misma tuve que defender mis hipótesis de investigación de por qué  la piratería era un fenómeno emergente consecuencia de un proceso de entropía negativa del sistema. No chance, hace falta más que buena voluntad y buenos argumentos, se debe probar mediante el ensayo, pues la cosa debe ser más concreta para la próxima. Hoy tres años más tarde sigo observando el fenómeno con la esperanza de hacer una etnografía multisite  y multi escala. Algún día terminaré?

Mientras tanto en cuestión legislación, como escribí  en la Ola sobre derechos digitales, creo que

« (se deben tomar)  en cuenta las prácticas sociales respecto a la piratería en nuestra sociedad , y tomar en cuenta las prácticas sociales de  compartir producciones de dominio público , prácticas en las que se basaría los derechos digitales en nuestro país, antes de discutir las legislaciones.

La  discusión en nuestro país no debe responder a la coyuntura (como cada año) si no a un analisis de las razones de porqué el acceso a las producciones culturales en nuestro país es tan dificil, por qué es tan difícil para un autor producir y tan caro para el consumidor acceder a ellas, y por qué hay una tendencia a la informalidad en las prácticas sociales de acceso a la cultura y sus producciones. Observar cuáles son nuestras formas locales de producción independiente y de qué manera se difunden y legislar dichas prácticas con los nuevos modelos legales de derechos de autor.

No pego otros comentarios pues el propio Villanueva va a sistematizar lo discutido en un blog , y sobretodo,  no sé si la ola es pública.

Las discusiones han evolucionado con el tiempo, las opiniones, las hipótesis, pero en el actual contexto mundial respecto a los Derechos digitales ciudadanos se sigue empeorando. De hecho antes de que se firmara el TLC escribí un artículo un tanto alarmista sobre el porqué debía revisarse el TLC EE UU -Perú  e incorporar las Licencias Creatives Commons en dicho tratado en el año 2006

Por ello debemos tener en cuenta las ventajas de iniciativas como las licencias Creatives Commons, como una legal y original manera de salvaguardar las creaciones e innovaciones para que alimenten los conocimientos de dominio público, los que están en peligro si no se realizan los cambios pertinentes en las actuales legislaciones, sobre todo en estos momentos en que se discute el TLC –dentro del ATPDA con los EE.UU.- donde el capítulo sobre propiedad intelectual es extremadamente sensible, pues dentro de lo que Manuel Castells llama la economía de la información, la productividad y la competitividad de un país se basan en la capacidad de generación de nuevos conocimientos y en el acceso a la información, acelerando y retroalimentando así el circuito entre el conocimiento, el pensamiento y el lenguaje por lo que el desarrollo de las nuevas tecnologías para la difusión de la información- concluirá en un aumento del conocimiento, ampliando así las posibilidades del pensamiento humano y las culturas.

Es muy alentador que este tipo de observaciones antes criticadas como « anti TLC » ,  « antiglobalización », « sospechosas », « inflitradas », y demás,  ahora sean defendidas … es algo tarde para el TLC pero  no para crear una legislación en torno a los Derechos Digitales en Perú ( aunque algunos piensen fuera, que en países como Perú no se debe discutir sobre derechos digitales cuando yo creo que éstos (los derechos digitales) deben ser incorprados a nuestra diversidad cultural

« La tecnología (creación intencional de herramientas, artefactos para modificar nuestro entorno a nuestro beneficio)no es exclusividad de una sola cultura y mucho menos los son ahora las TIC. Creo, como muchos, que los derechos digitales son parte hoy en día de los derechos básicos del ser humano. Negar que las sociedades mal llamadas tradicionales tengan procesos dinámico-adaptativos de movilidad y cambio cultural que interacciona con el resto del mundo ( y no es lo que llamamos hoy en día globalización pero ayuda un pocoa entender), o negar que los países llamados en vía de desarrollo no puedan hablar de derechos digitales no es justo ( es decir que Birmania no puede hablar de derechos digitales). Donde quiera que se vaya habrá comunicaciones y los artefactos necesarios para ello adaptados a cada contexto sociocultural (un ashaninka no va a utilizar su radio, su telefono movil o su correo electrónico de la misma manera que tú o yo en Lima, o alguien en el Cairo probablemente, ni con los mismos objetivos).Un ashaninka,  yo y todos y cada uno de los humanos tenemos derechos basicos a la vida, así como a proteger su información ( piensa en esas fotos de indígenas en vida íntima que circulan en Internet sin permiso de los afectados) y garantizar el acceso a contenidos de producción cuando se use Internet. La tecnología no es la « cereza del desarrollo », la tecnología así como cualquier creación que beneficie a la especie humana, es de la especie humana y sus distintas formas de organización social. »

Y por tanto la evolución del uso de las diferentes tecnologías de información y comunicación deben ser legisladas bajo un conjunto de  Derecho digitales basados en las prácticas sociales y en los derechos humanos. Los derechos de autor clásicos respodían  hace 300 años a la consolidación del Estado Nación ( ya se sabe, tecnología, imprenta, prensa, comunidades imaginadas):

Hoy en día en todo el mundo se esta cuestionando el verdadero papel de los Derechos de autor « a la antigua », como cohesionador de una Nación, por la cantidad de restricciones al consumidor/ciudadano en sus libertades que éstos Derechos de autor « a la antigua » están implementando (ver Acuerdos sobre Derechos de Propiedad Intelectual (DPI)  anexo 1C sobre Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (TRIPs)  (OMC) -antes GATT-asimismo los DRM son artículos no negociables de la firma de un TLC),  convertiéndose en herramientas monopolizadoras de inmensas industrias transnacionales que hoy en día se parecen más  a esos gigantes aparatos estatales que podemos bien identificar en La vida de los otros.                  En qué se diferencia pues, la imposición de   los DRM (digital rights management) y lo que le ocurre a  Generación Y?

O como lo plantea de una manera más clara Villanueva en Derechos digitales: tal vez sea el momento

Estamos en una etapa, globalmente hablando, muy peligrosa para el desarrollo de la vida digital. La presión desde los conglomerados de contenidos está haciendo que surgan iniciativas que pueden ser muy dañinas para nosotros, los ciudadanos que usamos la Red; estas iniciativas toman la forma de legislación agresiva en la escala nacional, o peor aún, tratados completamente opacos y aún más peligrosos en la escala multilateral. Para variar, en el Perú no tenemos política pública clara ante esto, ni mucho menos discusión pública sobre el tema. Si esperamos a que algún congresista se preocupe del tema, mejor nos mudamos a la isla de Sodor. Y si esperamos que algún organismo público se entretenga, lo más probablemente es que terminemos firmando lo que nos digan y legislando lo que sea necesario para armonizar con los tratados de libre comercio.

De hecho se debe aclara que el « Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet » de España está aún en construcción en un Wiki, donde todos podemos al menos ver el proceso de redacción consensuado. Por eso en mi humilde opinión , Daniel Salas y Mario, los cuáles hacen análisis duros, y todos en realidad, deberían participar en el debate de la Ola creada por Villanueva, pues  ayudan a identificar ciertas incosistencias y de hecho son personas con los que se puede debatir a gusto como en  Piratería digital podría beneficiar a las empresas: el otro debate

Convocatoria  Derechos digitales: qué hacer

Luego del inicio de la conversación, invito a pasar a discutir en serio.

He creado una ola en Google Wave para discutir colaborativamente este asunto. Mi dirección es evillan@googlewave.com, para que me añadan como contacto; aquellos que quieran participar y todavía no tengan cuenta en Wave avisen para enviarles una invitación.

La idea es comenzar con las primeras cinco formulaciones, para cambiarlas, ampliarlas o simplemente desarmarlas creando algo nuevo. Tener un manifiesto, un decálogo, una declaración, algo así. Luego podremos comenzar a hacer cosas concretas.

Enlaces relacionados:

Las guerras de Internet

¿No hay debate sobre la piratería?

Derechos digitales, algunas reflexiones…

Derechos digitales: tal vez sea el momento

Derechos digitales en Perú – Barrapunto

La negentropía, o entropía negativa

Wiki – Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet

Re significando – otra vez- la piratería ¿todos somos delincuentes?

Piratería digital podría beneficiar a las empresas: el otro debate

¿Para qué no sirve la piratería?

Transferencia Internacional de Tecnología y el caso peruano: consideraciones desde los estudios culturales en Ciencia, Tecnología, Sociedad + Innovación

Resignificando la piratería: ¿Camino a industria cultural paralela?

La cultura y la propiedad intelectual en la era digital: Un sólido argumento jurídico para la revisión del TLC

LAS CALLES LETRADAS DE LIMA: WILSON

¿Para qué no sirve la piratería? (II)

¿Para qué no sirve la piratería? (III)

La leyes de propiedad intelectual en debate

Sobre la mal llamada piratería (notas sueltas)

OLPC/windows, el negocio de usuarios a 175 dólares y por qué no producimos conocimiento reflexiones desde los estudios culturales(I)

Kolumna Okupa : El saber- mercancía, las fotocopias y el poder

¿El fin del libro?

Cultura fotocopia

Nancy Matos ESAN – LA PIRATERÍA: ¿PROBLEMA O SOLUCIÓN?

La era industrial vista como una anomalia

Las estructuras elementales: mito y dinámica social, mito como recurso político

« (…) Sufría al ver confundidas constantemente naturaleza e historia en el relato de nuestra actualidad y quería poner de manifiesto el abuso ideológico que, en mi sentir, se encuentra oculto en la exposición decorativa de lo evidente – por – sí – mismo. » Prólogo Mitologías – Roland Barthes

En la reciente desaparición del antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, no hay país que haya rendido más homenajes, sin pretenderlo expresamente, que el nuestro: desde la Policía Nacional del Perú con el caso de Los Pishtacos hasta la mención del Mito de Bagua (o el caso de « sociedades « ágrafas » contemporáneas:  entre el modelo desarrollista clásico y el desarrollo durable – El decreto 1090, sistemas lineales y contextos finitos*.

El cerebro como dispositivo simbólico

El enfoque estructuralista pretende listar los repositorios mentales de la cultura humana dando cuenta del origen y evolución cultural. Sería en el  inconsciente donde los mitemas conforman por oposición dicotómica las estructuras mentales universales de nuestra especie  que saldrían al exterior en forma de mitos totales, los cuáles explicarían el origen  de las sociedades y el surgimiento de nuevas variables bioinstitucionales, religiosas,  además la aparente oposición naturaleza y cultura que encontramos en las sociedades contemporáneas.

El mito pertenecería a las  sociedades ágrafas o frías (para Lévi-Strauss  la mitología cumpliría la función epistemológica de la ideología en las sociedades modernas). Así las sociedades modernas no producirían mitos sino conocimiento explicado a través del método científico (Lévi- Strauss profundiza en ello).

Pero qué sucede cuando el mito se localiza en una dinámica social que permite ser usado como ente de desacreditación internacional para poder consolidar de manera despectiva, por ejemplo, que somos un país que contiene « sociedades ágrafas que basan las explicaciones de  masacres e injusticias en mitos?

Qué sucede cuando una unidad de investigación de la Policía del Perú utiliza un mito como  el del Pishtaco, tan estudiado en la variante de denuncia por el extraordinario antropólogo José María Arguedas, como explicación  de un asesinato común?

Es muy fácil entonces que se pretenda , poniendo como ejemplo el caso de los Pishtacos, que la tragedia de Bagua no es sea sino  un mito construido por « sociedades ágrafas que no desean entrar a la modernidad ».

Es que dentro de poco vamos a leer sobre el Mito de la CVR ?

Incluso parece que el reporte de la policía hubiése sido copiado textualmente del estudio Los pishtacos : degolladores degollados Wilfredo Kapsoli – IFEANET

Los pishtacos son hombres temibles y poderosos. Tienen por riqueza grasa humana, oro y plata. La grasa proviene de los hombres degollados de  cuya carne preparan chicharrones y lo destilan colgándolos en ganchos « desde donde gotean a los cilindros ». El tesoro que poseen es producto de sus fechorías y de la grasa que venden en Lima.

Un tema muy interesante ha ser profundizado pues  no hay que olvidar que la comunicación publicitaria se basa en mitos populares para lograr el éxito de campañas. Podríamos estar ante un caso de marketing político respecto a la banda de los pishtacos y la pretendida construcción del mito de Bagua. Quién mejor que el semiólogo Roland Barthes y su Mitologías ( en Scribd) para ilustrarnos sobre ello.
Nota:

Según William Rowe (Hispanic review Mito e ideología en la obra de José María Arguedas 1979)   el Mito para Arguedas es un móvil de acción social para conservar una identidad frente a la opresión.

Así respecto al mito del Pishtaco  continúa Kapsoli :

José María Arguedas y Sergio Quijada ya lo anotaron en los años 50: « Me dijeron todos que antes utilizaban la grasa humana para fundir campanas pero que ahora tienen la creencia de que los pishtacos la envían al Gobierno por contrato, para la lubricación de las máquinas de los ferrocarriles. Una maestra me aseguró que efectivamente los degolladores tenían contrato con el gobierno para enviar grasa humana que era empleada en la lubricación de las locomotoras; la misma maestra afirmó que el contrato de los pishtacos con el Gobierno era reciente y que antes sólo empleaban la grasa humana en la fundición de las campanas » (Arguedas, 1953).

« Todos piensan que los pishtacos, que pueblan las serranías, tienen « tarjeta del Estado o del Gobierno » y a quienes, por los crímenes que cometen no se les puede ni siquiera instaurar instrucción, ni simple investigación, por tener su famoso salvoconducto, inmunes a todo proceso… » (Quijada, 1958).
Una manera poco burda del extraordinario trabajo de J.M. Arguedas cualquier parecido con el reporte policial…
Enlaces relacionados:
*Incluso va a salir un libro sobre el Mito de Seattle 1999 pero ese es otro tema aplicado a los mitos políticos modernos y a la teoría de la conspiración en The Battle of the Story of the Battle of Seattle