Entrevista a Manuel Castells en Revista CitiLab

El CitiLab Cornellá en España es un laboratorio ciudadano digital que busca potenciar la capacidad creativa e innovadora de las personas en un entorno basado en el uso de tecnologías y las redes propias de la Internet social , uso basado en tres áreas: divulgación, capacitación digital y vivero de empresas e I+D+I, focalizado en entornos colaborativos de aprendizaje el cual esta  financiada Fundación Privada para el Fomento de la Sociedad del Conocimiento, de la cual forman parte el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat, la Diputación de Barcelona, la Generalitat de Cataluña, el World Trade Center Almeda Park, Siemens, la Universitat Politécnica de Cataluña y la Fundación Catalana para la Investigación(GT).

La Revista de Citilab/Cornellá ha hecho a Manuel Castells una interesante entrevista sobre la situación hoy en día de las ciudades como líderes dentro de la Sociedad de la Información y lugares de creación en innovación tecnológicas como el CitiLab de Cornellá, al cumplirse el primer año de aniversario .

“En cualquier nivel de desarrollo tecnológico pueden darse experiencias muy creativas cuando hay voluntad política y unos mínimos recursos económicos” – Manuel Castells, director del IN3 de la UOC

¿Qué deberían potenciar las ciudades que aspiran a ser líderes en la Sociedad de la Información?
En términos de liderazgo cultural y político estamos en una época en que los flujos de información a través del espacio de internet y del espacio de la comunicación se convierten en el ámbito dominante. El problema que puede suceder es que a veces los ciudadanos, como personas, quedan fuera de ese espacio. Al mismo tiempo, los ciudadanos que siguen viviendo en sus barrios, en su ciudad, sin conectarse a Internet -que es donde se genera la cultura global y donde se decide económica y políticamente su destino- quedan totalmente desconectados.Así pues, lo más importante en este tipo de sociedades es conectar lo global con lo local. Es lo que yo llamo conectar el espacio de los flujos con el espacio de los lugares, y en este sentido, las ciudades que consiguen conectar ambos y que tienen un liderazgo en términos de intervención en el espacio global, pero en beneficio de los ciudadanos que representan, son las ciudades que se situarán como líderes de nuevas formas de vida.

¿Esto tiene implicación económica? Pues en cierto sentido sí, porque los ciudadanos que sigan informados, que estén articulados con las nuevas tecnologías y que al mismo tiempo mantengan su cultura y su ciudadanía son aquellos que serán más capaces de producir conocimiento, información y, en último término, valor en una economía de la información y del conocimiento. Es decir, lograr que coincida lo que es necesario hacer tecnológicamente, con lo que es necesario hacer social y políticamente y con lo que es necesario hacer económicamente. El problema es que, para poder disfrutar de esa suerte, hay que saber vincular los tres aspectos. Es algo muy difícil, por esto las ciudades que sean capaces de hacerlo serán líderes.

¿De qué manera la sociedad que interactúa en Internet influye sobre lo que muchos siguen denominando el mundo real?
En realidad, yo discutiría el concepto de sociedad virtual y sociedad real. Creo que la virtualidad en la que vivimos es una de las dimensiones fundamentales de nuestra realidad. O sea, vivimos con internet, no salimos de ella. Estamos todo el día continuamente conectados a la red, donde hay espacios de comunicación e interacción entre personas, de la misma manera que hay espacios de trabajo.

Todo lo que hacemos, desde que empezamos el día hasta que acaba, lo hacemos con Internet. Ésta es una de las razones por las cuales resulta fundamental que la fracción de población que todavía no utiliza Internet -fundamentalmente población mayor- tenga acceso a esa capacidad porque si no, van a quedar excluidos y marginados antes de tiempo. Si a alguien no le interesa para nada y piensa que no es importante relacionarse con Internet, está en su derecho, nadie le va a empujar. Además, la sociedad tiene que acomodarse a las personas. Aún así, a la inmensa mayoría de gente que conozco le gusta Internet, lo que sucede es que sufren un bloqueo psicológico, que es diferente del bloqueo en el aprendizaje técnico.

Yo diría que la conexión entre lo virtual y lo presencial (no diría lo real, porque la realidad es virtual y presencial a la vez) la establecemos nosotros. No hay dos sociedades, hay dos formas de relación y actividad social en nosotros mismos. Somos nosotros los que tenemos que buscar la mejor forma de acomodarlas y adecuarlas.

Leer entrevista completa

Lima como ciudad-región

Interesantes reflexiones se han venido dando sobre la ciudad de Lima , desde El blog del Morsa y El lápiz y el martillo

En ¿Qué clase de ciudad es Lima? R. Bustamante  recuerda que Macera apunta: ”El problema de la Lima letrada es que era una ciudad privada, donde determinados espacios “públicos” eran para usufructo de un estamento o de una casta particular.” lo que bien puede ser una afirmación vigente, por lo que Lima, continúa Bustamante, a pesar del crecimiento, está todavía muy lejana a ser una de las llamadas “Ciudades Globales”.  pues no llega a ser un nodo importante dentro del flujo de información y comunicación (económia, social o cultural) a nivel mundial.(…) ¿Cómo nos imaginamos una promoción de industrias culturales y de espacios en este contexto? »

Y es cierto, a pesar de que somos una megalópolis, no « despegamos », como una ciudad/actor emergente pues los nodos de comunicación e información no se renuevan y  fuera de las industrias y las políticas culturales, las políticas públicas, como el transporte,  no están hechas a partir de los habitantes de Lima y de los sectores conurbados de nuestra ciudad, sino a partir de un especie de círculo estancado cincuenta años atrás donde todo comenzaba y terminaba en el Centro clásico de la ciudad.

¿Pero,  en Lima estamos preparados para un mundo posthegemónico con el modelo de Estado – Nación en declive?

En este punto, Juan Freire dice  :

« Las viejas ciudades representan un nuevo mundo urbano y abierto, en que los estados se han sustituido en buena medida por los mercados y el poder duro, fuerte pero restringido, por el poder blando, difuso pero extenso. Pero al tiempo, las ciudades, como entidades locales, se enfrentan a un mundo global, donde se están convirtiendo en actores emergentes. Muchas grandes ciudades empiezan a colaborar y enfrentarse a problemas globales practicando una forma de gobierno blando basado en un nuevo federalismo global. (…)Florida, Zakaria y Khanna parecen concordar en la identificación de una transición desde un mundo unipolar dominado política, económica y culturalmente por unas pocos poderes (sobre todo estados) a otro mundo hiperpolar  donde son relevantes innumerables micropoderes:

… figuras como Michael Bloomberg en Nueva York, Richard Daley en Chicago, Job Cohen en Amsterdam y Ken Livingstone, el  ex-lcalde de Londres, han explorado nuevas aproximaciones a casi todo desde la educación, el crimen y las prohibciones para funamdores al medio ambiente o el cambio climático – aplicando además técnicas modernas de management al gobierno. Aunque queda mucho trabajo por hacer, sus esfuerzos y los de sus pares han hecho que sus jurisdicciones sean más seguras, smarter, verdes, estéticas, eficients, saludables y más competitivas globalmente.

En conjunto, estos alcaldes, como los gobernadores [de regiones o estados autónomos], están probando estar mejor alineados con las tendencias globales que las  cabezas de estado y los líderes nacionales.

Evidentemente, dentro de este tipo de alcades no se encuentra el actual alcalde Lima.

Lima como ciudad región

Lima, además se perfila como lo dije anteriormente « una ciudad – región inmersa en procesos conurbanos« , la que se define como:

« un nuevo concepto de ciudad metropolitana extendida a un ámbito regional como consecuencia del crecimiento extraordinario e incluso de la fusión (conurbación) de los diversos núcleos urbanos de aquella ». « La nueva y enorme dimensión de la ciudad metropolitana, desparramada sobre lo que antaño fue su región, ha conducido a un nuevo concepto de ciudad, extendida sobre un dilatadísimo territorio urbano en el que por primera vez la continuidad urbana no coincide con la de los espacios edificados. Es decir, que en el ámbito metropolitano incluso los espacios libres han quedado aprisionados de tal modo en la trama inmaterial de la ciudad, que ya no es posible considerarlos por más tiempo como espacios rústicos, sino que su situación les confiere una calificación dcl todo urbano, al servicio de la ciudad » ( Ribas-Piera 1969 en Capel : 1975)

Y otro tema muy importante es ¿Qué sucede con las otras ciudades en nuestro país y qué caminos de desarrollo han seguido?

En ¿Qué  hacer (siquiera culturalmente) con Lima? J. Garvich se pregunta¿Se pueden crear redes culturales de ese tipo que hagan de los libros cultura viva y no un bien superfluo? ¿O la extensión y el caos de esta megalópolis hace imposible aprovechar las iniciativas de otras ciudades peruanas? Es una pregunta que no puedo responder. Lo único que sé es que nada podremos esperar de la actual Municipalidad (allí la ven, demorándose en la reconstrucción del Teatro Municipal para que su inauguración coincida con la próxima coyuntura electoral.

Lima, una ciudad – región  ( no confundi cuando se habla de la Región Lima, pero bien podría haber una  interesante articulación en este hecho) de 8.482.619 habitantes según el censo de 2007 que vive de espaldas a sus conurbaciones, en donde la generación de capital social producto de la convivencia de sus habitantes debe ser aprovechado para  la creación y articulación de redes y comunidades de aprendizaje entre Lima centro, Lima Norte y Lima Sur, eso por el lado de las políticas e industrias culturales, pero también para las políticas públicas dedicadas al transporte (como bien dice Marisa Glave Remy, no puede ser posible que se gasten 300 millones de dólares en acabar un tren eléctrico desfasado con la realidad de las ciudades del siglo XXI  y que no cubrirá las necesidades de la ciudad – región que es Lima.

Evolución del Área Metropolitana de Lima – Fuente Wikipedia

1940 1970 1995

http://andreanaranjo.files.wordpress.com/2008/09/lima_metropolitana1.jpg?w=209&h=234 Desde las Políticas Publicas, seguimos pensando en la Lima de hace cinco décadas Fuente BNP

Seguiremos reflexionando….

Enlaces relacionados:

El spam urbano y los espacios públicos emergentes

Lima y los espacios públicos emergentes

¿Qué clase de ciudad es Lima?

¿Qué  hacer (siquiera culturalmente) con Lima?

The Sprawl

El spam urbano y los espacios públicos emergentes

Hace unos días comentábamos sobre  Lima y los espacios públicos emergentes Tomando en cuenta que cuando hablamos de Lima en la mayoría de análisis nos referimos a la Lima correspondiente a los distritos tradicionales enmarcados en este recuadro del mapa más abajo: ¿cuál es nuestro llamado spam urbano ( término acuñado por Rusell Davis ) y  cuál es el papel de la publicidad urbana ( ambient marketing) en los espacios públicos emergentes en Lima, fuera de los distritos tradicionales? Es decir, ¿qué sucede con los espacios públicos de las conurbaciones urbanas en Lima? Aquellos espacios públicos de tránsito efímero que están a espaldas e indiferentes a los presuntos centros institucionales y estructurados de la política, de la cultura, o de la sociedad. Como señalé,

estamos ante la inminente emergencia de nuevos espacios públicos que corresponden a  una megalópolis, una ciudad – región inmersa en procesos conurbanos donde surgen nuevos espacios públicos fuera del clásico centro urbano, ( hoy en neo proceso de rescate cultural) que conocemos.

Por lo que,

la ciudad de tránsito a la que apuntaría Castañeda Lossio sin los clásicos espacios públicos (que además hoy en día en las urbes del llamado primer mundo están hiper vigilados con cámaras de seguridad), encontrará en los intersticios  estructurales de las masas de cemento planificadas, las calles,  espacios  públicos que están en constante descubrimiento y que no reconocen límites, en palabras de Delgado. Las calles, los puestos de comida, los paraderos de transporte público, los puestos de venta de periódicos y las cabinas de internet  (en lugar de los cafés o las reuniones de salón de Habermas) podrían ser los nuevos lugares de conformación social, de los  microsucesos urbanos, el nuevo espacio de negociación democrática,  comunitaria y de cultura urbana que conforman la esfera pública de Habermas.

Pero también , estos espacios públicos emergentes son potenciales puntos de intercambio de información  dado su gran tráfico,  en una ciudad como la nuestra, de casi 9 millones de habitantes. Como apunta Juan Freire ,

La mezcla de información y publicidad es omnipresente en los espacios públicos urbanos. Las fachadas y el mobliario urbano se están convirtiendo en las nuevas pantallas. La irrupción del spam urbano puede ser una consecuencia, entre otras muchas, de la transformación de los espacios públicos en interfaces digitales de publicidad. Peter Hall ha analizado esta evolución de la arquitectura en un ensayo publicado en Think Tank de Adobe y titulado Living skins: Architecture as interface. El uso de los edificios como pantallas ha sido abordado hasta el momento por arquitectos y diseñadores con ánimo experimental y por artistas que utilizan la piel urbana como otro “new media”.

Cierto, en muchas megalópolis, muchos de las fachadas que forman parte del espacio público urbano se están convirtiendo en interfaces de publicidad con irrupción de información publicitaria  lo cual puede volverse  bastante peligroso:

« Rusell Davis hace pocos días ha retomado estas ideas para publicar una reflexión crítica, motivada por su preocupación por la tendencia a que las las ciudades acaben por convertirse en pastiches llenos de los equivalentes a los banners en flash o los pop-ups. Si estos son ya suficientemente incómodos en las pantallas de nuestros dispositivos personales, su extensión a los espacios públicos podría ser terrible. En este sentido, para Davies el desarrollo de interfaces arquitectónicas ha preocupado hasta el momento solo a los tecnólogos, pero parece existir muchos menos trabajo y reflexión sobre su efecto sobre el mundo de la publicacidad y el márketing . »(Fuente)

Pero ¿qué sucede en las zonas conurbadas de Lima , zonas donde se podría aplicar un « ambient marketing »  y marketing radical o Feet-on-the -street, así como la utilización de las espacios públicos emergentes como lugar de expresión experimental?

Fuente fokus Lima Fuente Todoarquitectura Foro

Lima aún no llega al grado de Sao Paulo, ciudad que visité hace 6 años, en la que « el ayuntamiento ha prohibido la publicidad en espacios públicos », pero con innovación y creatividad se puede adaptar el « ambient marketing » a nuestros espacios públicos emergentes, como lugares experimentales.

Amnistía Bielorrusia                                                                                                        Singapur Publicidad

Fuente: quiero ser creativo

Enlaces relacionados:

Lima y los espacios públicos emergentes

La publicidad y la ideología de la felicidad

Etnografía de la Innovación: cuando el consumidor no se encuentra en la Internet

Mercados emergentes, innovación y antropología: telefonía movil

Innovación empresarial en base al procomún digital

YouTube – Urban Spam

Urban Spam Deleted In São Paulo

urban spam, la invasión del medio exterior

Spam City: Exploraciones sobre la ciudad contemporanea en el MAC- Chile

Conversación sobre el Centro de Lima

La delirante Lima de Castañeda Lossio

¿Qué clase de ciudad es Lima?

Lima y los espacios públicos emergentes

Hace unos pocos días leí tres interesantes opiniones sobre la gestión  de Luis Castañeda Lossio , Alcalde de Lima respecto a la política urbana  de recorte de terrenos de universidades públicas, y política urbana en general, practicada por éste:

En La Municipalidad de Lima y las Universidades Públicas se dice que:

El modelo de Castañeda (explorado también por Claudia Bielich en la revista Nociones), apunta a una ciudad de tránsito, de la casa al trabajo, sin espacios públicos, sin universidades funcionales a la ciudad y sus habitantes.

en  The Sprawl

« (…)  Eliminar las representaciones alternativas de cultura -como la Bienal de Lima, otrora una de las mejores de Sudamérica- por otras manifestaciones “oficiales” sólo sirve para relegar a la persona fuera de su condición de ciudadano de una ciudad que como dije antes, tiene alma propia. »

Y en La tecnocracia:un análisis de cultura « inculta”

« (…)la cultura tecnocrática, cada vez más prevalente, quiere reducir la experiencia individual y social a un asunto de finalidades y logros, en donde no haya espacio para ninguna reflexión sobre el sentido. (…) el tecnócrata quiere eliminar los sueños y las esperanzas y reemplazarlas por metas inmediatas que, además, bien miradas, son burdos simulacros del bienestar. »

Pero si nos estamos convirtiendo en una ciudad de tránsito sin espacios públicos, planificada por la tecnocracia, que nos despoja de la condición de ciudadanos, ¿cuál es la ciudad que concebimos y la que practicaremos?
Según el antropólogo Manuel Delgado*,  « el aliento primero de una sociedad no viene dado por un proyecto común, orientado hacia el futuro, sino por una pulsión que  es resultado del estar juntos. (…) darse calor, gritar a coro, hablar en voz baja, darse codazos o empujarse (…) si el poder político se ocupa de lo lejano, del proyecto de lo perfecto, la masa se ocupa de lo cotidiano (…) porque renuncia a tener un fin y funciona a la manera de una reunión de partículas que se agitan de espaldas a cualquier organicidad »

En este sentido la ciudad de tránsito a la que apuntaría Castañeda Lossio sin los clásicos espacios públicos (que además hoy en día en las urbes del llamado primer mundo están hiper vigilados con cámaras de seguridad), encontrará en los intersticios  estructurales de las masas de cemento planificadas, las calles,  espacios  públicos que están en constante descubrimiento y que no reconocen límites, en palabras de Delgado.

Las calles, los puestos de comida, los paraderos de transporte público, los puestos de venta de periódicos y las cabinas de internet  (en lugar de los cafés o las reuniones de salón de Habermas) podrían ser los nuevos lugares de conformación social, de los  microsucesos urbanos, el nuevo espacio de negociación democrática,  comunitaria y de cultura urbana que conforman la esfera pública de Habermas.

Estos espacios públicos de tránsito efímero están a espaldas e indiferentes a los presuntos centros institucionales y estructurados de la política, de la cultura, o de la sociedad (Delgado).

Tal vez estemos ante la inminente emergencia de nuevos espacios públicos que corresponden a  una megalópolis, una ciudad – región inmersa en procesos conurbanos donde surgen nuevos espacios públicos fuera del clásico centro urbano, ( hoy en neo proceso de rescate cultural) que conocemos.

Nuevos espacios son forjados en el estar juntos, en el tránsito de un extremo a otro entre el sudor y la agitación del viaje , supeditados al azar urbano, al centro dinámico que Castañeda no prevé pues aspira a una ciudad  controlable, sin lugar a la expresión.

Pero las calles son espacios llenos y anónimos que, como dijéramos más arriba, son  orientados por la sociedad practicada y no por la sociedad pre concebida.

Respecto al tema de las universidades públicas, forjadoras de opiniones y cambios democráticos, esperemos que su población sepa adaptarse y forjar nuevos espacios que no sean absorbidos desde planificaciones  de quimeras políticas hechas en una maqueta.

La ciudad de Lima  que Castañeda Lossio concibe pero que solo los transeúntes practicarán.

(Foto  tomada de Brazil, la película)

Enlaces relacionados:

Conversación sobre el Centro de Lima

La delirante Lima de Castañeda Lossio

VISIONES URBANAS

Castañeda contra los árboles

Lima sin museo ni biblioteca nacional

¿Qué clase de ciudad es Lima?

*Manuel Delgado El animal Público Hacia una antropología de los espacios urbanos Anagrama 1999

Manuel Delgado en el Laboratorio del Procomún

Interesante comentario  de FuenteAntonio Lafuente sobre la conferencia del antropólogo catalán Manuel Delgado ( autor de El animal público) hecha en el MediaLab el Prado en España sobre el derecho a la indiferencia o el « no a las etiquetas de la diferencia », el derecho a ser un ciudadano cualquiera.

Fuente: Tecnocidanos – Antonio Lafuente

« Las diferencias son sostenibles cuando el estado garantiza que todos podamos disponer de las capacidades para alcanzar el pleno estatuto de ciudadanía, sin importar la religión, la raza, el sexo o si tenemos o no alguna minusvalía.

Hace unos días estuvo Manuel Delgado en el Laboratorio del Procomún para explorar la distinción entre lo común y lo colectivo. Allí nos explicó su conocida tesis sobre la ciudad como el espacio de las diferencias, pues sin este rasgo estructural sería imposible la vida en común y de ahí el derecho a la indiferencia, una aspiración que la aprendimos del movimiento gay francés de los años 1970 y cuya expresión afortunada debemos a Jean-Louis Bory. Cansados de luchar por la afirmación de la diferencia, era lógico que muchos pensaran en la posibilidad de pasar desapercibidos o, en otros términos, en el derecho a ser tratados como simples ciudadanos, sin referencia a ningún rasgo identitario.

Me encanta la fórmula empleada por Manuel Delgado: los ciudadanos tienen derecho a la indiferencia en un espacio respetuoso con las diferencias. En estos tiempos de turbulencia y de avance de las expresiones xenófobas y excluyentes, ya sea contra los venidos de otro país o los creyentes en otra religión, ya sea contra cualquier otro rasgo diferencial, proceda de una minusvalía o de diferencias en el color de piel o de sexo (no me olvido tampoco de las que se inculcan en cada comunidad autónoma), tiene mucha razón quien reivindica el derecho a la indiferencia, pues todos deberíamos compartir las calles y las leyes. Más aún, cuando alguien pretende exagerar las diferencias seguramente se está destruyendo un bien común en beneficio de quienes logran la prevalencia de los (impuestos) valores identitarios sobre los ciudadanos. »