El Neandertal habría sido víctima de la competencia con el Cromañón

Fuente: PLoS ONE*

Traducción A.N.

El 24 de diciembre apareció un artículo en la revista PLoS ONE titulado Extinción del Neandertal por exclusión competitiva, fruto del trabajo de un equipo de  investigadores franceses, estadounidenses y sudafricanos (Institut de Préhistoire et de Géologie du Quaternaire, Université Bordeaux , CNRS, Talence, France,  Institute for Human Evolution, University of Witwatersrand, Johannesburg, South Africa, Natural History Museum and Biodiversity Research Center, The University of Kansas).

La hipótesis sobre la competencia entre el cromañones y Neandertales por un territorio no es nueva,  pero el estudio publicado por PLoS ONE el 24 de diciembre último sí, donde justamente en el resumen ( Abstract) se puede leer:

"A pesar de una larga historia de investigación, un considerable debate gira en torno a si los Neandertales se extinguieron debido al cambio climático o la competencia con los homo  anatómicamente modernos (AMH)."

La metodología utilizada  fue la de

"integración de nuevos datos arqueológicos y cronológicos con los datos paleoclimáticos de alta resolución produciendo con ello  simulaciones  de sistemas adaptativos para definir nichos ecológico-culturales asociados con los  Neandertal y los  AMH Nuestros resultados indican que los Neandertales y AMH explotaron  nichos ecológico-culturales similares. Esta metodología aplica un nuevo método que incorpora una gran variedad de conjuntos de datos para reflejar la población sobre este importante evento y evaluar  así el clima de competencia frente a las hipótesis de la  extinción del Neandertal. "

En las conclusiones se señala que

"El sur de la del Neandertal en  Europa  no se debió al cambio climático o un cambio en la adaptación, sino a una concurrencia de la expanción  geográfica del  AMH, expansión geográfica que llevó a una competencia entre el Homo Sapiens y el Neandertal y que tuvo como consecuencia  la extinción de éste último."

El Homo neanderthalensis u Hombre de Neandertal es una especie del género Homo que habitó Europa y partes de AsiaPleistoceno medio y superior y culturalmente integrada en el Paleolítico medio. occidental desde hace 230.000 hasta 29.000 años atrás.

PLoS ONE Neanderthal Extinction by Competitive Exclusion

Enlaces relacionados en este blog:

2006 – La división del trabajo de género en humanos habría hecho la supremacía sobre los neandertales

Las investigaciones sobre el “poderoso” gen Neandertal

2007 – El “poderoso” gen Neandertal y el habla : biologia antropologia y evolucion

Rompiendo mitos: Diferencia entre humanos y chimpacés sería mucho mayor que 1 % y aún impredecible en porcentaje

Rastreando a Watson: ¿qué tan profundo es el racismo científico?

Derivación genética y no selección natural para comprender la evolución humana

2008 – Según ADN mitocondrial los neandertales no hibridaron con los humanos modernos

Homo Sapiens: ¿nuestra evolución acabó?

*Banks WE, d’Errico F, Peterson AT, Kageyama M, Sima A, et al. 2008 Neanderthal Extinction by Competitive Exclusion. PLoS ONE 3(12): e3972 doi:10.1371/journal.pone.0003972

Inicio de la agricultura y no la Era Industrial sería causante del Calentamiento Global

En este blog tenemos cierta opinión sobre el pánico generado respecto al calentamiento global de hecho es uno de los motivos por lo que existe una etiqueta de escepticismo investigación y producción ) pero encuentro muy interesante el estudio  hecho en  la Universidad de Wisconsin-Madison donde se utilizaron tres  modelos informáticos para establecer que la actividad de la especie humana ya habría ejercido influencia en el clima hace 8 mil años.

Fuente:  Yaiza Martínez Tendencias 21 Vía La Flecha Ciencia

Evidencias físicas halladas por los científicos, combinadas con potentes simulaciones informáticas del clima, están cambiando la idea de que fue en la era industrial cuando los humanos comenzamos a colaborar en el calentamiento global.

Según dichas simulaciones, hace miles de años, el inicio de la agricultura a gran escala en Asia y de la deforestación en Europa comenzaron a hacer mella en el estado del clima.

Efecto acumulativo

Por otro lado, las simulaciones también han desvelado que el efecto acumulativo de miles de años de influencia humana sobre el clima ha ido impidiendo que el mundo entre en una nueva era glacial, al alterar el ritmo cronológico de enfriamiento periódico del planeta, que se remonta a hace más de un millón de años, publica la la Universidad de Wisconsin-Madison en un comunicado.

El investigador Stephen Vavrus, climatólogo del Center for Climatic Research de la Wisconsin-Madison y del Nelson Institute for Environmental Studies, señala que los hallazgos empíricos y las simulaciones informáticas "están desafiando la idea establecida de que las cosas empezaron a cambiar con la Revolución Industrial".

Según Vavrus, incluso las pequeñas influencias de la acción humana sobre el clima, consideradas en un largo periodo de tiempo, se convierten en importantes.

El investigador, junto a sus colaboradores John Kutzbach y Gwenaelle Philippon presentaron sus conclusiones en un encuentro de la American Geophysical Union, desarrollado esta misma semana en San Francisco (Estados Unidos).

Enlaces relacionados:

El Cambio climático como nueva religión “posmo”

La otra verdad incomoda de Al Gore: juez británico afirma que su filme estaria sesgado políticamente

Traducen al castellano el documental ‘La gran estafa del calentamiento global’

El pensamiento único en el ecologismo: GreenPeace

Versión gratuita en línea La agricultura andina ante una globalización en desplome – John Earls

Se elabora informe sobre mitos y creencias pseudocientíficas de celebridades

Filme El fin de los tiempos, Einstein y las abejas

Esta vez Espacio Ciencia dedica tiempo  al papel de una de las explicaciones del caos originado en el  filme The Happening  (el fin de los tiempos): las abejas.

El fime es interesante ya que está basado en supuestos científicamente posibles respecto a un  ataque de las plantas hacia le especie humana como manera de defensa.  Las plantas empiezan a producir una neurotoxina cuyo ataque ocurre en los lugares de mayor concentración de población humana incentivándo a éstos a cometer suicidio, antecedido de algunos sintomas, por lo que el ataque empieza en las grandes ciudades, como Nueva York.

En la entrada de Espacio  y ciencia Si las abejas desaparecen, también el hombre, dijo Einstein ¿o no?

"Recientemente, en la película The Happening (El Incidente/El fin de los tiempos), el director M. Night Shyamalan, retomó una frase atribuida a Albert Einstein que dice “Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”.

Esta cita resulta de lo más interesante y aterradora en momentos como los que estamos viviendo hoy en el mundo. Es un hecho, las abejas están desapareciendo de diversas partes del mundo y nadie sabe bien por qué todavía. Pero tan importante como conocer la razón, es saber cuál sería el resultado.

¿Por qué el hombre sólo viviría 4 años, según la cita de Einstein? Porque sin abejas no existe la polinización, y sin polinización no hay reproducción en las plantas, sin plantas no hay alimentos para los animales vegetarianos, y para quienes se alimentan de ellos.

(a quien se le complique mucho la explicación puede ver BeeMovie)

Nosotros estamos dentro de esa cadena alimentaria, y para comprender este ejemplo a la perfección, es clave conocer la importancia de la biodiversidad, o sea la variedad en los seres vivos. El ser humano viene haciendo desaparecer miles y miles de especies desde hace cientos de año. Talando bosques, cazando indiscriminadamente, cubriendo de ciudades y campos todo el mundo. Y por estas ciudades y sus industrias, hemos cambiado el clima y provocado un calentamiento global.

Que las abejas desaparezcan es sin duda consecuencia de esto, como también la desaparición de miles de especies que no las hizo famosas Einstein.

"no hay ningún registro de que Einstein haya dicho tal frase. Investigadores especializados en citas de Einstein han buscado por todos lados, por sus libros, sus escritor, sus entrevistas, dichos, etc, y nada. Incluso realizaron una revisión en los medios gráficos desde 1955, año en que él falleció, y recién la frase comienza a aparecer en 1994.

Y lo hace en el contexto de una protesta en Bélgica que realizaron los cuidadores de los panales de abejas. La frase se distribuía en un panfleto de la unión de apicultores. Ellos decían que si los forzaban a salir del negocio, por culpa de precios bajos de la miel importada, entonces junto con ellos desaparecerían las abejas, y si ellas desaparecían, también lo haría el hombre.

Las razones que daban es que el 85 por ciento de las plantas europeas dependen de las abejas para reproducirse. Será una reacción en cadena, decían. Y tenían razón."

Enlaces relacionados:

Sí, tú también puedes ser Batman

Cube: atrapados en una formula secuencial donde quien haga la factorizacion encuentra la salida

La ciencia en IronMan

21 MIT Black Jack Team

La ciencia en Lost: hablan los guionistas

La ciencia de Lost - Perdidos

El negocio del cambio climático: la compra de Weather Channel y weather.com

Em mayo de 2007 escribía que la  histeria del cambio climático estaba siendo  aprovechada por todo el mundo político y empresarial y  ayer leí  en  Newsweek Tecnología que

NBC Universal, Bain Capital y Blackstone Group han firmado un acuerdo de 3,500 millones de dólares para comprar el Weather Channel y weather.com

Bien jugado , pues

Según el Departamento de Comercio, alrededor de un tercio de la economía es afectada por el clima.

Las grandes aseguradoras han ofrecido seguros contra elclima por décadas, principalmente a los promotores de grandes eventos como conciertos de rock y torneos de golf.

Enlaces relacionados:

El buen negocio del Cambio climático

Cuando el software ya no es negocio, llega el etanol

Hace 70.000 años la especie humana estuvo al borde de la extinción por el cambio climático

Fuente: Perfil.com , Emol y Ciencia Barrapunto

"Los seres humanos habrían corrido peligro de quedar extinguidos hace unos 70.000 años, indicó un vasto estudio de antropología que usó marcadores genéticos.

La cifra de seres humanos habría quedado reducida a apenas 2.000 hace unos 70.000 años, antes de que una vigorosa reproducción volvió a expandir su cifra a principios de la Edad de Piedra, según un análisis divulgado el jueves.

“Este estudio muestra el extraordinario poder de la genética para revelar algunos de los datos claves (en la evolución) de nuestra especie”, dijo en un comunicado Spencer Wells, un explorador que trabaja para la National Geographic Society.

“Pequeñas bandas de seres humanos primitivos, obligados a vivir apartados entre sí debido a duras condiciones ambientales, se apartaron del umbral de la extinción, se reunieron y volvieron a poblar el mundo”, dijo Wells. Se trata, añadió “de un drama épico, que quedó inscripto en nuestro ADN”.

Wells es el director del Proyecto Genográfico , lanzado en el 2005 para estudiar la antropología usando la genética. El informe fue publicado en la revista especializada American Journal of Human Genetics.

Previos estudios han trazado el surgimiento de los seres humanos modernos a una sola “Eva”, que vivió en Africa hace unos 200.000 años.

Las emigraciones de los seres humanos desde Africa, cuna de la civilización, para poblar el resto del mundo, parecen haber comenzado hace unos 60.000 años, pero poco se sabía de los seres humanos entre Eva y su dispersión por el mundo.

De acuerdo al nuevo estudio, el Africa oriental experimentó graves sequías hace entre 135.000 y 90.000 años, y los investigadores indicaron que los cambios de clima habrían contribuido a reducir drásticamente la población.

El paleontólogo Meave Leakey, asesor del proyecto, dijo que “Resulta difícil pensar que hace apenas 70.000 años” drásticos cambios climáticos “redujeron nuestra población a cifras tan pequeñas, que estuvimos al borde de la extinción”.

Estudios precedentes habían mostrado que la población humana, que actualmente es de 6.600 millones, no totalizaba probablemente más de 2.000 individuos hace 70.000 años."

El Cambio climático como nueva religión "posmo"

Buen post de la Bitácora de Yonderboy en Barrapunto, el cual no resistí en reproducir aquí en su totalidad

"Cuidado, antes de acusarme de neocón al-servicio-de-las-petroleras o de peligrosísimo negacionista por equiparar la creencia en el cambio climático con una nueva religión, sigue leyendo. Comparto tu pasmo, pero es exactamente ese el titular que me he encontrado hoy en un reportaje de El País: Cambio climático: ¿la nueva religión? . Por si mi lectura diagonal de la prensa me había jugado una mala pasada (algo que me ocurre mucho últimamente), he leído con cuidado el subtítulo: «El lenguaje mesiánico cala y ha convertido la lucha contra el calentamiento en un credo». No me lo podía creer. Una afirmación así te cuesta normalmente los peores insultos (eso sí, todos ellos desde el buen rollo progre que, como se sabe, son insultos que no insultan), ¿y ahora lo escribe El País, auténtico martillo de herejes de todo aquel que dudase del dogma ecolojeta?

Siempre que hago alguna referencia a la teoría del calentamiento global como nuevo credo (y nuevo dogma) políticamente correcto para consumo de la progresía, solía enlazar a Michael Crichton y su muy recomendable Environmentalism as Religion. Pero claro, Crichton es negacionista, americano exitoso y vendido al capital, pero ¿El País, esa ONG que lleva años alarmando con la visión más extremista, dogmática y pseudocientífica de la teoría del cambio climático de origen antropogénico? "No somos nada", he pensado, citando a la polla récords. "Dos o tres inviernos fríos y nadie se acordará del calentamiento, y otro mesías mediático anunciará una nueva glaciación, como en mi infancia". Eso sí, en lugar de a Crichton, a partir de ahora enlazaré a El País.

Pero mi pasmo ha sido aún mayor al leer el artículo.

Mientras por un momento he creído que el diario de Prisa se pasaba a las filas escépticas, es justo lo contrario: nada de críticas a esa nueva religiosidad new age, que manipula y sentimentaliza el discurso racional de los informes científicos, por parte de un medio que se proclama laico y pro-científico. Resulta que el reportaje hace una lectura positiva de esa "nueva espiritualidad" propia de meapilas. Solo algunos ecologistas más conscientes marcan distancias con esa visión religiosa de su lucha (aunque no protestan demasiado, bien saben que es eficaz para ganar adeptos, que no ciudadanos críticos). El reportaje nos masajea con distintas opiniones, como la del biólogo Delibes que viene a justificar que el fin ("salvar al planeta") justifica los medios (un lenguaje mesiánico, exagerado cuando no falso). No podían faltar, lógicamente, citas al padre Lovelock (autor de una de las metáforas que ha dado lugar a lecturas más pseudocientíficas y demagógicas, la de Gaia). Esta visión kumbayá de la naturaleza (que es una distorsión de Lovelock), propia de un parque temático en el que la especie humana es el invitado molesto al jardín del edén, es la que la autora del reportaje nos pretende vender: «Que nuestro modelo social falla, ya lo hemos asumido. Puede que le esté llegando al turno a los cuestionamientos filosóficos, y de ahí que ecología y espiritualidad parezcan ahora más cerca que nunca».

En conclusión: El País, defensor desde siempre del laicismo y del racionalismo ilustrado, referencia de lo más granado de nuestra intelectualidaz, azote de obispos y de la carcundia católica, da por bueno el lenguaje mesiánico y religioso siempre y cuando sea por una causa bendecida por el credo políticamente correcto. Es una forma de laicismo condicional (solo se cuestionan unas religiones, pero no otras), que a mí me pilla fuera de juego."

Bill Gates le apuesta a la biologia sintética: cuando el software ya no es negocio llega el etanol (II)…

Bill Gates se fue para dedicarse mediante su Fundacion llamada Bill y Melinda Bill Gates Foundation, a promover la Biologia Sintetica, y no porque sea bueno, sino porque , a través de la gran propaganda alarmista sobre el Cambio Climático, la producción de etanol es uno de los negocios a futuro más grandes jamás pensados, a costa de que ( no solo) en el llamado Tercer Mundo se apresure en dedicarse a cultivos para el etanol, lo cual amenaza con desviar la producción de alimentos de la tierra marginal, lo que sería a una tendencia que podría introducir nuevos monocultivos y comprometería la soberanía alimentaria.
"La producción en el Sur global de biocombustibles a gran escala, orientada a la exportación, tendrá impactos negativos sobre el suelo, el agua, la diversidad, la tenencia de la tierra y la posibilidad de supervivencia de los agricultores campesinos y los pueblos indígenas." -Informe ETCGroup-.
De hecho, con esto se pretende que Estados Unidos sea independiente del petróleo y de las zonas geográficas que lo producen, acción válida para la geopolítica , donde la propaganda de bonanza y de beneficio del etanol  para contrarrestar el calentamiento global solo sirven de fachada para un negocios más.

Y tan solo por si hubiera alguna duda, no he caído presa de la "conspiranoia", solo intento de ver los múltiples lados de la "medalla".

El 30 de abril del año 2007 publiqué un comentaro titulado Ingeniería genética extrema: una introducción a la biología sintética, le verdad del etanol
basado en un PDF del Grupo ETC ( del cual tenia la esperanza que fuera leido en su integridad) en donde dice textualmente:

"Bill Gates, por ejemplo, que muy pronto se retirará de su puesto como director de
Microsoft
, compró recientemente el 25 por ciento de Pacific Ethanol, mientras su socio Paul Allen, cofundador de Microsoft, invirtió en Imperium Renewables, una compañía con sede en Seattle que producirá etanol sobre todo a partir de la soya y del aceite de canola.

Richard Branson, director de las compañías del Virgin Group, le está destinando 400 millones de dólares a la inversión en etanol, mientras que Vinod Khosla, cofundador de Sun Microsystems y socio de Kleiner Perkins, una firma de capital de riesgo que apoyó los famosos proyectos AOL, Google y Amazon, ahora tiene una línea de inversión en las
compañías involucradas en el etanol.

El creciente entusiasmo por los biocombustibles en Estados Unidos surge en parte de reconocer
tardíamente que las existencias de petróleo en lugares “volátiles” del mundo no podrán ser adquiridas tan fácilmente como se pensaba, mediante acuerdos comerciales o guerras. También desvía la atención de tareas tan espinosas como cortar los consumos de energía y promover la conservación. La frase pegajosa común en estos días cuando se habla de etanol es “tener independencia energética”. Una argumentación típica proviene de un informe del Departamento de Energía titulado From Biomass to Biofuels [de la biomasa a los biocombustibles]: “Una robusta fusión entre la biotecnología industrial y agrícola y las industrias de la energía, puede crear una nueva independencia estratégica y proteger el clima”

Y de hecho la actual administracion Bush que es tan acusada de  no proteger al clima  ( es decir,  ¿con esto se ve una eventual entrada al acuerdo de Kyoto por parte de EE.UU.?) anunció en el informe anual del año 2006,  que su gobierno dedicaría

“fondos adicionales de investigación para hallar métodos de punta para producir etanol, no sólo a partir del trigo, sino de astillas de madera, tallos de plantas y pastos altos”.
Los promotores de la biología sintética esperan que la promesa de un “cura tecnológica verde” —
microbios sintéticos que fabriquen biocombustibles baratos o pongan un alto al cambio climático— sea
tan seductora que la tecnología gane la aceptación del público pese a sus riesgos y peligros.

Obviamente, eso no es tan bonito como suena:

"La biología sintética es uno de esos “métodos de punta” para la producción de biocombustibles a los que aludió el presidente Bush. Esa parte de su discurso fue escrita pocos días antes por Aristides Patrinos, en aquel entonces director asociado de la oficina de investigación biológica y ambiental del Departamento de Energía estadunidense.148 En el Departamento de Energía, Patrinos supervisó el Proyecto Genoma Humano y más recientemente el programa Genomas para la Vida [Genomes To Life, o GTL] —que
respalda investigación que permita a la biología sintética se abocarse a la producción de biocombustibles
tales como el etanol y el hidrógeno. El programa GTL promueve también la investigación acerca de “curas tecnológicas” como el secuestro del carbón, con el fin de mitigar el cambio climático. Dos meses después del discurso de Bush, Patrinos abandonó el Departamento de Energía para asumir el cargo de presidente de la nueva compañía de Craig Venter, Synthetic Genomics, Inc. La compañía intenta utilizar la diversidad microbiana colectada de muestras de agua marina, como materia prima para crear un nuevo microbio sintético —uno diseñado para acelerar la conversión de detritos agrícolas en etanol."

"Si cualquiera de estos enfoques de biología sintética funciona,- continua el informe de 70 páginas de ETCGroup- el paisaje
agrícola podría transformarse con rapidez conforme los agricultores planten más Panicum virgatum o miscanto, no sólo en Norteamérica sino por todo el Sur global. El Departamento de Energía estadunidense considera al etanol de celulosa como “una fuente de combustible “neutral en cuanto al carbono” (es decir, que la cantidad de CO2 absorbido en el crecimiento de las plantas que producen biomasa es, en términos gruesos, equivalente al producido al quemar el combustible.
Pero estos cálculos relativos al carbono son controvertidos porque es difícil, si no imposible, sustanciarlos).

Afirmar que el etanol de celulosa es neutral respecto al carbono, sin embargo, tal vez signifique calificarlo como un “mecanismo de desarrollo limpio”, CDM por sus siglas en inglés, de acuerdo con las regulaciones del Protocolo de Kyoto —un esquema establecido para premiar a las compañías contaminantes con “créditos de emisión” si invierten en proyectos de “energía limpia” en el Sur global. Los críticos de la sociedad civil consideran estos CDM como “disfraces verdes” para la industria, esquemas subsidiados con fondos públicos que no combatirán el cambio climático ni disminuirán sus causas. Según los CDM,las industrias del Norte que inviertan en grandes plantaciones de cultivos de energía en el Sur podrán balancear estos proyectos contra sus emisiones. De los 408 CDM registrados hasta mediados de noviembre de 2006, 55 son descritos como “proyectos de energía de biomasa”. India es el “país anfitrión” de 32 de estos 55 proyectos.

Ingeniería genética extrema: una introducción a la biología sintética

Efectos ambientales de la producción de etanol – Fuente: Wikipedia

"Contaminación del aire

Comparado con la gasolina sin plomo convencional, el etanol es una fuente de combustible que arde formando dióxido de carbono y agua, como la gasolina. Para cumplir la normativa de emisiones se requiere la adición de oxigeno para reducir emisiones del monóxido de carbono. El aditivo metil tert-butil éter actualmente se está eliminado debido a la contaminación del agua subterránea, por lo tanto el etanol se convierte en un atractivo aditivo alternativo. Como aditivo de la gasolina, el etanol al ser más volátil, se lleva consigo gasolina, lanzando así más compuestos orgánicos volátiles (VOCs Volatil Organic Compounds).

El uso de etanol puro en lugar de gasolina en un vehículo aumenta las emisiones totales del dióxido de carbono, por cada kilómetro, en un 6%. Si de algún modo se reduce la emisión total, pudiera deberse al proceso agrícola que se necesita para crear el biofuel que produce ciertas emisiones del CO.

Considerando el potencial del etanol para reducir la contaminación, es igualmente importante considerar el potencial de contaminación del medio ambiente que provenga de la fabricación del etanol. En 2002, la supervisión de las plantas del etanol reveló que lanzaron VOCs en una tasa mucho más alta que la que se había divulgado anteriormente. Se producen VOCs cuando el puré fermentado de maíz se seca para venderlo como suplemento para la alimentación del ganado. Se pueden unir a las plantas oxidantes termales u oxidantes catalíticos para consumir los gases peligrosos.

Efectos del etanol en la agricultura

Los ecologistas han hecho algunas objeciones a muchas prácticas agrícolas modernas, incluyendo algunas prácticas útiles para hacer el bioetanol más competitivo. Los efectos a los campos afectaría negativamente a la producción para consumo alimetario de la población.

Recurso renovable

El etanol puede convertirse en una opción interesante a medida que la humanidad se acerque al fin de otras fuentes como el petróleo o el gas natural.

De todas formas para que pueda considerárselo un recurso realmente renovable el balance energético debe ser positivo. Es importante que en los debates aún abiertos las versiones pesimistas advierten del uso de pesticidas y fertilizantes. De todas formas la cantidad de pesticidas utilizados varía mucho de si el maíz va dirigido a las personas o a los motores, ya que es en la primera opción en el que se hace un uso más intenso de los pesticidas.

Economía

Dependencia del petróleo

Casi cualquier país con suficiente terreno en su territorio puede producir etanol para su uso como combustible. A diferencia del petróleo, que debe ser extraído de unos yacimientos no existentes en todas las regiones.

El etanol es pues una alternativa interesante, que puede incluso ayudar a mitigar las tensiones internacionales derivadas de la dependencia y adicción de algunos países por el petróleo. Aunque en realidad todo esto depende del balance energético (no del económico), ya que el cultivo y procesado de agro-combustibles se realiza actualmente con petróleo por el uso de agroquímicos y maquinaria, por lo que en el mejor de los casos el proceso equivale a un pequeño aumento del rendimiento energético del petróleo si el balance energético es positivo; pero en caso de incluir el ciclo de vida completo, incorporando por ejemplo la energía necesaria para producir y reparar la maquinaria agrícola y la usada en el proceso de destilación y fermentación, entonces hace aparición el balance negativo, es decir, consume más energía fósil que la renovable que produce.

Este es un tema que esta en debate candente desde hace un par de años, donde se discute los pro y los contra de la producción de etanol…

Más info – en inglés-

Clearing the air on ethanol – New research predicts that E85 vehicle emissions could cause just as many deaths as gasoline, or more.

Ciencia en los Weblog Awards 2007

Ciencia y politica. La mezcla puede no ser saludable si es que la ciencia no se lleva abierta y democraticamente hacia la ciudadania. Es un hecho. Esta vez este la ciencia y la politica se han mezclado en los Weblog Awards 2007 plasmando la polemica sobre las razones del Cambio Climatico ( creemos humildemente que Al Gore y su entorno se esta aprovechando politicamente de la grave situacion climatica a manera de campaña )

Los premios en la categoria de Ciencias se lo ha ganado, para nuestro beneplacito, Bad Astronomy de Phil Plait, premio que ha debido compartir con Climate Audit, de Stephen McIntyre blog de investigacion, analisis y discusion sobre la veracidad de los datos sobre el cambio climatico, sobre todo el Record de temperatura en los ultimos 1000 años

La inclusion de Climate Audit desato una pequeña crisis en los Weblog Awards 2007 descrita muy bien por Maria Jose Viñas de Politica Cientifica

Ya localizandonos en nuestro pequeña red de blogs pondre el enlace al directorio de Ciencias de PeruBlogs

y el enlace de al Directorio de Tecnologia de BlogsPeru donde se pueden ver blogs cientificos locales bastante interesantes.

Enlaces relacionados en castellano de Bad Astronomy en este blog :

Los mayores engaños de la astronomía / Robert Roy Britt – Phil Plait

La ciencia bajo ataque: La patética historia de George Deutsch en la NASA y la administración Bush

Phil Plait en Ciencia Kanija:

¿Por qué explorar el espacio?

La ciencia está siendo atacada

Los mayores engaños de la astronomía (coleccion de traducciones)

Sobre el cambio climatico:

La otra verdad incomoda de Al Gore: juez británico afirma que su filme estaria sesgado políticamente


El buen negocio del Cambio climático

El negocio del cambio climático

Cuando el software ya no es negocio, llega el etanol …

Consenso científico y corrección política – Antonio Lafuente

Excelente articulo de Antonio Lafuente de Tecnocidanos sobre el exceso de confianza que ponemos en el consenso en la ciencia y sus consecuencias en la sociedad.

Consenso científico y corrección política – Antonio Lafuente

 

El debate sobre lo que se puede o se debe decir implica una discusión sobre lo que significa producir hechos o crear consensos.

Todos los días se alaba en la prensa el consenso alcanzado por los científicos sobre la naturaleza antropogénica del cambio climático. La satisfacción de la mayoría es doble; de una parte, porque el acuerdo crea el entorno adecuado para que los gobiernos asuman la necesidad de reformas impopulares. De la otra, porque el establecimiento de un vínculo causal entre actividad humana y calentamiento global ha sido una decisión en la que han participado varios miles de científicos de numerosos países, lo que garantiza al menos inicialmente, la inexistencia de sesgos políticos, económicos culturales, ideológicos o religiosos. Sin duda se trata de un bello consenso, como lo califica Enro, scientifique et citoyen.

Se entiende entonces que los observadores celebren cada nuevo informe como si se tratara de un éxito. No faltan los críticos, entre los cuales se encuentran los expertos en manufacturar incertidumbre al servicio de las grandes corporaciones petroquímicas y también los que no dejan de decir prudentemente que las pruebas son inestables y frágiles. Tienen razón, porque todo en ciencia es provisional y sería absurdo dejar de actuar hasta estar seguros de que no hay riesgo en la próxima acción a emprender. Por supuesto, se pueden minimizar los riesgos, pero es imposible anticipar en una democracia técnica todos los escenarios futuros.

Admitamos que todo el mundo actúa de buena fe y que no hay intereses ocultos. Ya se que se trata de una hipótesis indemostrable, pero la necesitamos por el momento para poder avanzar en el argumento que queremos desarrollar. En los últimos años, coincidiendo con la llegada al poder de la Administración Bush, el encono entre los defensores y detractores del origen humano del cambio climático ha ido en aumento y, según muchos observadores, puede hablarse de auténtica caza de brujas contra los partidarios de la urgente aplicación de los acuerdos de Kyoto. Quienes duden sobre este particular todavía están a tiempo de leer el abrumador y documentado alegato de Chris Mooney The Republican War on Science.

Hace un par de años la opinión pública no sabía bien a qué carta quedarse y, con frecuencia, adoptaba la retórica de la equidistancia -dar la palabra a los supuestos dos bandos- para no implicar al medio en una batalla que en el imaginario colectivo también lo era de los neoliberales contra los izquierdistas, y viceversa. Las cosas han cambiado. Ahora pronunciarse contra lo que ya sabíamos, defender la prudencia antes de actuar, manifestarse escéptico en público, está muy mal visto. Expresar dudas puede convertir a sus portavoces en elementos antisociales y a los científicos que las respaldan en secuaces al servicio de extraños intereses y, desde luego, en investigadores obsoletos.

El consenso es sólido, tanto si consideramos la cantidad y calidad de los artículos científicos que sostiene la interpretación oficial, como si nos fijamos en los gobiernos y medios de opinión que lo respaldan sin fisuras.

El nuevo consenso (¿científico?) es considerado un bien global compartido y la principal herramienta (¿política?) para defender un futuro sostenible. Al fin y al cabo el clima es un patrimonio de todos que forma parte del procomún.

Hace unos días, sin embargo, Financial Times descreía abiertamente de esta nueva manera de proceder en la investigación, afirmando que el consenso es un cáncer en la ciencia que hay que detener rápidamente. Se transcribía el mantra acuñado por Michael Crichton y que expande su efecto por la red: “There is no such thing as consensus science. If it’s consensus, it isn’t science. If it’s science, it isn’t consensus” (No hay nada que sea ciencia de consenso. Si hay consenso, no es ciencia. Si es ciencia, no hay consenso). Es como si hubiera un sector en nuestra cultura que estuviese pidiendo el regreso de los investigadores al laboratorio y les estuviera recriminando la facilidad para transitar sin solución de continuidad desde el experimento a la rueda de prensa y desde la TV al comité de expertos. No está de más recordar aquí lo que tantas veces hemos defendido afirmando que la ciencia se ha constituido históricamente como una de las instituciones sociales consagradas al acrecentamiento del bien común.

Y es que la novedad de miles de científicos trabajando en régimen distribuido para evaluar la calidad de los datos y la convergencia (local o global) de las conclusiones merece mayor atención de la que ha recibido en los media. Lo que el mencionado IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático, GIEC en francés) ha hecho es revisar la literatura científica existente, contrastarla entre sí y extraer consecuencias. En definitiva un gigantesco proceso de peer review, tanto por la cantidad de papers revisados, como por el número (cerca de 4000 científicos) y variedad de revisores (referees pertenecientes unos 40 países) implicados.

Difícil consenso, pero bello, sólido y duradero. Sin embargo, una vez asentado lo principal y movilizada la opinión pública, se hace necesario detenerse un momento en los detalles, en eso que llamamos las cuestiones de procedimiento. El IPCC ha producido ya 4 informes (1990, 1995, 2001 y 2007) y está organizado alrededor de tres grupos independientes de trabajo: el G1 entiende de las cuestiones más técnicas relacionadas con el clima, el G2 se ocupa del impacto que el cambio traerá a la biosfera y a la economía. Finalmente, el G3 explora los distintos escenarios futuros y propone medidas a los gobiernos que representan.

Hay estimaciones que elevan hasta 20.000 los expertos, contando a todos los que han sido consultados o han suministrado datos. La complejidad del proceso es grande si consideramos que el último informe del G1, basado en 19 modelos independientes, contó con 600 autores que pertenecían a 40 países y que, como sucedió en anteriores escritos, se repartieron por fragmentos el trabajo de redacción. Posteriormente, una vez terminada la negociación de las palabras con las que describir y resumir lo que estaba pasando, según la literatura acreditada circulante, fue remitido a la Asamblea General del IPCC en la que los representantes de 113 estados acabaron de depurar un texto que pudiese representar el punto de vista general. No extraña entonces que J. Romm concluyera su artículo Climate change: The limits of consensus (Science>, 14 de septiembre de 2007) con la siguiente recomendación: “En la actual coyuntura, una evaluación completa en busca del consenso, [...] puede que no la necesitemos más que una vez cada década.”

Esquema_horizontal_de_modularización_del_planeta_para_los_modelos_de_cambio_climáticoLa complejidad del procedimiento se incrementa cuando pensamos en la dificultad de “observar” el clima del pasado y del futuro. Lo que los climatólogos hacen es diseñar un algoritmo (un programa de ordenador) que simula los fenómenos físicos, químicos o medioambientales más decisivos en la conformación del clima. Esto significa que deben identificarse las variables (temperatura, humedad, presión, altura, mareas,…) que son claves. Luego, como es imposible tener datos para cada punto del planeta Esquema_vertical_de_modularización_del_planeta_para_los_modelos_de_cambio_climático-desde la profundidad de los océanos hasta los confines de la atmósfera- se procede a modularizar todo ese espacio en celdas -en realidad cubos tridimensionales que, en el último informe, eran de 110 Kms de lado- para formar una malla. Así, los datos introducidos se refieren a cada punto/celda/cubo de la mencionada malla. Igual que las casas se hacen con ladrillos del mismo tamaño, los climatólogos han creado modelos que pixelizan el planeta, de forma que cada “ladrillo” funciona como un punto sobre el que tenemos observaciones directas. Después, hay que meter todos los datos en el computador y poner el algoritmo/programa a funcionar. Lógicamente el cómputo no se hace en un ratito.

El G3, como ya dijimos, trabaja con escenarios, es decir comportamientos futuros de problemas que necesariamente incorpora las dimensiones humana, política, social o tecnológica de todos estos procesos. Y, en fin, que la complejidad se incrementa conforme nos distanciamos en el tiempo, pues la incertidumbre hace que estas previsiones puedan a veces parecer un argumento y un material adecuado para los relatos de ficción científica y sociológica.

Pero sí, hay un consenso final que cuesta mucho alcanzar y mantener, ya sea que hablemos de costes económicos, ya sea que recordemos la enorme cantidad de gente implicada o la sofisticación de los recursos tecnológicos involucrados. Sabemos que la redacción final es el decantado de una arduo proceso de depuración, pues los países industrializados quieren hablar del futuro, mientras que los menos afortunados quieren que se le de mayor peso al pasado. Los isleños tratan de introducir la retórica del riesgo, pero los que son productores de petróleo piden prudencia para no tomar mediadas insensatas.

El IPCC es una máquina de tomar de decisiones cuyo calibrado pudiera parecer milagroso si tomamos en cuenta que todos los países tienen la misma representación en la Asamblea General, de forma que Luxemburgo pone los mismos representantes que USA, Rusia o China. El clima, en consecuencia, ha sido parlamentarizado, si bien es dudoso que quienes se sientan a decidir, los decididores nombrados por los estados, representen los intereses de la humanidad.

Hay un consenso general sobre el clima, pero no sabemos cuál es exactamente su naturaleza. ¿Estamos hablando de un consenso político, científico, tecnocrático o diplomático? Nos queda mucho que saber sobre lo que significan estos acuerdos.

Tenemos a la mano otro caso reciente que puede ayudarnos a comprender de qué estamos hablando. Hace unos días James D. Watson, quien fuera premio Nobel en 1962 -junto a Francis Crick y Maurice Wilkins- por el descubrimiento crucial de la estructura helicoidal de la molécula de ADN, dimitió como canciller del prestigioso Cold Spring Harbor Laboratory (New York). La decisión fue una secuela de las declaraciones a Sunday Times (14 de octubre) en las que afirmaba que la inteligencia de los negros era inferior a la de los blancos.

No es la primera vez que Watson, como se explica en Biopolitical Times, cruza los bordes que nos protegen contra los delirios eugenésicos. Sus palabras entonces no son la ocurrencia de un provocador. Cosas de este tipo, parecidas y peores, están siendo alentadas desde un sector de investigadores en aumento procedentes de la llamada psicología evolutiva, antes conocida como sociobiología. (Un inciso. Como ya no soy inocente en esta materia, quiero insistir en que dije “un sector” y nunca la totalidad).

Los sociobiólogos del ramo de la psicología evolutiva no paran de encontrar pruebas -publicadas en revistas de prestigio y revisadas por pares- que confirman la tesis de que muchas de nuestras conductas están preconfiguradas en nuestros genes.

Pongo dos ejemplos: todavía resuena el eco de quienes defendieron que la violación, como la infidelidad o la poligamia, son respuestas evolutivas normales, pues los humanos sólo somos marionetas en manos de los genes que nos obligan a plantar su semilla reproductora en tantos úteros y tantas veces como puedan. Lo que Watson probablemente quiso decir, apoyándose en su afán por profundizar/primar lo genético frente a lo cultural y en algunos desarrollos recientes de la neurología, es que dado que (un Nobel, dixit) los negros usan menos el cerebro al no estar tan en contacto con el pensamiento abstracto y las nuevas tecnologías, entonces su red neuronal es menos compleja, algo así como inmadura y, en consecuencia, son menos inteligentes. Todo esto suena peligrosamente cercano a ciertas aventuras intelectuales entronizadas como cultura oficial en la Alemania nazi. Y si escarbamos un poquito las encontraremos también en todos los países coetáneos. Hay que tener cuidado, pues estamos tratando con material culturalmente muy sensible. Explosivo y criminal, donde los haya.

¿Qué pasa entonces? ¿Pueden los psicólogos evolutivos seguir trabajando -tal vez, especulando con material tan altamente inflamable- o deben someterse a las reglas de lo políticamente correcto? Los neurólogos, los psicólogos evolutivos, los psiquiatras trabajan con un material muy delicado cuyo uso irresponsable puede provocar una catástrofe incalculable.

Parece increíble que un científico como Watson haya podido decir algo tan doloroso y que no cuenta con (suficiente) aval científico. Sus compañeros, compatriotas o no, se han apresurado a desautorizarlo. La comunidad de genetistas ha reaccionado con rapidez y Watson ha sido repelido por el sistema. El Science Museum de Londres y la Universidad de Edinburgo han cancelado los actos en los que iba a intervenir, alegando que sus afirmaciones, lo cuenta Spiked, iban más allá de lo que es discutible.

Todo el mundo está de acuerdo en el mensaje que Watson y sus amigos deben recibir: estamos muy agradecidos por lo que contribuyó a descubrir y también muy avergonzados por lo que puede contribuir a incendiar. El asunto es que Watson no está solo, el racismo es una aberrante idea que está muy arraigada en muchos laboratorios. De hecho ha publicado un artículo en The Independent para sostener que intentar comprender la correlación existente entre biología y cultura o conducta no es racismo, sino expresión de una actitud científicamente legítima. La lectura del artículo, sin embargo, no suena a petición de excusas por lo publicado en el Times, sino que más bien resuena con el Eppur si mouve galileano. Un gesto que, en términos coloquiales, se parece al “vale acepto el varapalo, pero ya hablaremos dentro de unos años”.

Watson, explica Steve Salier en VDARE, estaba en Londres para apoyar el lanzamiento de su Avoid Boring People: Lessons from a Life in Science, un libro que merodea otros territorios escabrosos de la ciencia. El epílogo, Larry Summers Show Trial, está dedicado a comentar las declaraciones y consecuencias que Summers, rector de Harvard, hizo sobre la menor capacidad de la mujeres para las ciencias, las matemáticas y la ingeniería. El revuelo que levantaron provocó su dimisión y un ruidoso debate que no dejó satisfecho a Watson quien lamenta que Summers se desdijera a toda velocidad y que sólo Steven Pinker saliera en ayuda del rector: “Sospecho -escribe Watson- que la mayoría temía ser tirados en el saco de lo políticamente incorrecto”. En fin, como se explica en Gene Expression, lo que Watson hizo fue dar cuenta de otra verdad inconveniente.

¿Son comparables los dos casos estudiados? Los dos tienen que ver con el consenso científico y con la correción política. La “verdad” incómoda del cambio climático es que nos vamos quedando sin tiempo para actuar en la dirección que marcan los expertos. La “mentira” incómoda de la genética humana es que hay una relación por descubrir entre color de la piel o sexo e inteligencia. La primera “verdad” se basa en un consenso creciente que hasta hace poco fue tildado por algunos países y poderosas instituciones de izquierdista y radical. La segunda “mentira”, apoyada por el segundo científico vivo más importante del mundo tras Stephen Hawking, es ampliamente rechazada por la práctica totalidad de las sociedades científicas que, sin dudarlo, califican a sus partidarios de ultraconservadores y a su trabajo de ciencia basura al servicio de prejuicios racistas y neocoloniales.

Pero volvamos sobre estos dos consensos tan cerrados. Ambos se producen por una doble convergencia de criterios científico-técnicos y socio-políticos. Ambos producen una verdad política (la androgenia del cambio climático y la equivalencia genética de los humanos) y una mentira científica (la condición natural del clima y el origen natural de las diferencias de inteligencia). Ambos consensos se nos ofrecen como entes políticos y entes científicos demasiado firmes y cercados. En ambos casos se nos oculta la extremada complejidad de los problemas, así como de los protocolos para la producción, depuración y circulación de hechos y valores.

Los consensos, como vimos, nunca son fáciles, pero cuando son tan amplios hay que ponerlos bajo vigilancia. La sospecha está justificada aunque solo sea porque conocemos demasiados casos en ciencia de consensos apabullantes que se establecieron sobre grandes e incomprensibles errores. Al fin y la cabo el Sol giró alrededor de la Tierra durante muchos siglos y la atracción de la materia (inerte y, desde luego, insensible) sigue siendo utilizada para explicar la gravedad. Y es que además, como ocurre cuando se está en la fase de montaje de una película, siempre quedan flecos, muchos descartes sin utilizar. Tomas que los decididores (director, montador, guionista,…) califican de erráticas, fallidas, redundantes, irrelevantes, disruptivas o desquiciadas. Pero, ¿y si se encontraran algunas pruebas que avalaran las tesis de Watson? ¿Estaríamos obligados a trasladar a nuestras Constituciones el fundamento (¿natural?) de la desigualdad? ¿Quedaríamos (los blancos, los occidentales) legitimados para nuevas aventuras imperiales? Podría suceder también que nuevos datos avalaran la tesis de una probable desaceleración del ritmo del cambio climático, lo que no nos obligaría a seguir agostando los recursos o amenazando la biodiversidad, como tampoco a mantener cotas tan altas de injusticia global.

¿Deben los científicos abandonar las áreas de investigación culturalmente sensibles o, como ocurre cuando se manipulan secretos militares o empresariales, tienen que guardar silencio sobre sus conclusiones preliminares? Todo indica que cada día será más difícil distinguir entre corrección política y corrección científica. Esta circunstancia nos obligará a poner mayor atención a los mecanismos de producción de consensos. Está bien que sean los expertos quienes revisen la literatura científica, pero alguien debería revisar cómo son elegidos, cómo hacen su trabajo, cómo redactan las conclusiones, cómo acuerdan el alcance de los hechos, cómo eligen los términos que acotan los problemas. Está claro que la fragmentación en cuatro (los 3 grupos más la Asamblea) de las fases del acuerdo sobre el calentamiento global tendrá mucho impacto en la propia configuración de las ciencias del clima. Así la cosas, la revisión crítica de estas prácticas puede enseñarnos a entender las regularidades, disparidades, desplazamientos, escisiones o solapamientos entre los diferentes textos, haciéndolos más transparentes y evitando que los expertos se acomoden demasiado en sus saberes fragmentarios. Por eso, la crítica antropológica, filosófica e histórica de la ciencia puede tener todavía un papel urgente que hacer en la comprensión de lo que (nos) está pasando.

Igual que Heideger fue un buen filósofo y un mal ciudadano, también Watson podría ser un racista y un buen científico. O, en otros términos, cabe imaginar que sus afirmaciones se basen hechos contrastados. Fragmentarios, si se quiere. Incompletos o sesgados, pero experimentales y sometidos a la revisión por pares. Y siendo así, ¿quién quiere una ciencia que pudiera demostrar que las desigualdades están avaladas por la genética? Y, en contrapartida, ¿no cabe imaginar connivencias entre los expertos del IPCC y los gobiernos que les nombraron? De pronto, todo podrían acabar siendo verdades incómodas o, como sostenía Voltaire sobre la religión, mentiras necesarias. El embrollo parece inevitable, pues hablar de hechos nos obliga a pensar en valores. Y, si hacemos caso a Bruno Latour, llega un momento en que se hacen indistinguibles pues la diferencia entre qué es la ciencia y cómo se hace la ciencia es ninguna. Y tan ridícula es la terca insistencia de Watson en lo hechos como el disimulo de los valores entre los partidarios del carácter androgénico del cambio climático

.

Los modos del IPCC son modernos (respetuosos con los hechos) y tienen urbanidad (respetuosos con la diversidad). Todavía nos queda mucho que saber sobre sus prácticas, pero por lo que ya conocemos cabe aventurar que el IPCC es un gran laboratorio de innovación social. Porque, lo diré de una vez, la diferencia entre el biólogo James Watson -exdirector del CSHL- y el climatólogo Rajendra Pachauri -director del IPCC-, ambos premio Nobel, no es que defiendan dos maneras distintas de hacer ciencia, sino dos modos alternativos de construir la sociedad.

Enlaces relacionados:

Rastreando a Watson: ¿qué tan profundo es el racismo científico?

Investigaciones interdisciplinarias en comunidades bacterianas pueden dar pistas sobre el curso del Cambio Climático

Fuente: Amazings – Noticias de la ciencia y tecnologia


En los lagos de agua dulce, como parte del ciclo del carbono mundial, el carbono es separado de la materia orgánica en descomposición por comunidades bacterianas, convirtiéndose en dióxido de carbono que se libera a la atmósfera.

Sin embargo, en los lagos húmicos, que son masas de agua oscurecida rodeadas de ciénagas, y que contienen niveles más altos de materia orgánica en descomposición, este proceso crea niveles de emisión de dióxido de carbono aun más altos. "Hay mucha preocupación de que a medida que cambia el clima se convierta más carbono en dióxido de carbono en estos tipos de lagos", explica Katherine McMahon, profesora de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Wisconsin, en Madison.

McMahon trabaja junto a un grupo multidisciplinario de investigadores de esta universidad y de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign que está estudiando la composición de las comunidades bacterianas en los lagos húmicos, así como la respuesta de estos microorganismos a los cambios en su medio ambiente.

Este conocimiento de los "sistemas" fundamentales puede ayudar a los investigadores a desarrollar modelos más exactos en lo que se refiere a ecosistemas, que les permitan predecir el flujo de carbono o de nutrientes a través del sistema.
Este conocimiento también puede dar un peso mayor a los lagos húmicos en los modelos de cambio climático, como altos emisores de dióxido de carbono.

Como son sumideros gigantes de hojas caídas, ramas de árboles y otros desechos orgánicos, los lagos son áreas primarias de almacenamiento del carbono. Presentan grandes cantidades de carbono en sus sedimentos.                                             Pero los científicos aún no entienden muy bien cómo ese carbono se moviliza para convertirse en CO2 por acción de las bacterias.
Durante años, los científicos que estudian los ecosistemas han analizado el proceso de sucesión ecológica; por ejemplo, el orden seguido por los miembros del ecosistema (césped, arbustos, árboles de maderas blandas, árboles de maderas duras, y demás) al repoblar un área de bosque después de haber sido destruida por un incendio.

Recientemente, McMahon, Stuart Jones, Ashley Shade y Ryan Newton descubrieron que, mientras que las poblaciones bacterianas difieren en composición y funciones según el tipo de lago, estos microorganismos siguen un proceso de sucesión similar aunque a escala anual.

O sea, las bacterias en una muestra de agua tomada en una fecha dada de un año se parecerán mucho a una muestra tomada en la misma fecha en años siguientes, excepto en caso de grandes perturbaciones, como mayor cantidad de tormentas o cambios en el uso de la tierra.

Los investigadores quieren saber qué pasará con esa clase de patrones cuando cambie el clima, cuando se modifique el uso de la tierra, y cuando aumenten los casos de tormentas, ya que las bacterias son muy sensibles al medio ambiente.
Esa sensibilidad es la causa de que las bacterias sean difíciles de estudiar. De hecho, son tan adaptables a su entorno que cultivarlas en laboratorios de investigación tiene poco valor; pierden partes completas de su material genético cuando son llevadas al laboratorio.

Tomando semanalmente muestras de agua de un lago húmico en el norte de Wisconsin, los investigadores usarán nuevas herramientas basadas en ADN para estudiar cómo estos microorganismos de rápido crecimiento cambian como respuesta a su entorno.

También esperan descubrir cómo las bacterias se "bifurcan" en especies distintas, y cómo interactúan con las algas en los lagos húmicos.

La otra verdad incomoda de Al Gore: juez británico afirma que su filme estaria sesgado políticamente

Y si , quien ha visto el film y sigue el "trabajo" de Gore puede darse cuenta de lo que afirma el juez britanico.
A nuestro parecer el  Nobel de la Paz, – prelio s que deviene cada mas escandalosos por su sesgo preferencial- en todo caso, debio ser otorgado solo al equipo de cambio climático de la ONU.

Un juez británico afirma que el filme de Al Gore está sesgado políticamente
Editado de Barrapunto Ciencia  dept. ¿ciencia-o-propaganda?

"Un juez británico ha dado parcialmente la razón a un padre que había acusado al Gobierno británico de "lavar el cerebro" a los niños y, en su opinión, hacer propaganda en los colegios mediante el envío masivo de un "pack" sobre cambio climático con la oscarizada película de Al Gore (Una verdad incómoda).

El padre quería que el filme se prohibiese en los colegios por considerarlo "no apto para escolares por su sesgo político, su sensiblería y por contener inexactitudes científicas".
Antes de conocerse la sentenciael juez ya habia adelantado que la película contiene "puntos de vista partidistas" pero que podrá ser exhibida en las escuelas siempre que se advierta de ello y se informe de que existen otras opiniones al respecto, sin obligación para los escolares de asumir los puntos de vista de Gore.

La sentencia del juez del Tribunal Superior londinense da cuenta de los "nueve errores" que el juez dice haber identificado sentencia que no deja de ser una opinión, exactamente como lo es el documental de Gore, pero su repercusión en los medios puede servir para que esas opiniones dejen de considerarse como certezas y se asuma un sano escepticismo.

Mas info :
News BBC

Stephen Hawking, la colonización del espacio y el calentamiento global

Stephen Hawking uno de los físicos y cosmólogos más reconocidos así como uno de los divulgadores científicos de labor encomiable está preocupado por el Calentamiento Global, ya que éste puede convertirse en auto-sostenible y la temperatura pueda continuar elevándose incluso si cortamos las emisiones de carbono. Así la Tierra sería un planegta donde el Homo Sapiens no tiene futuro por lo que cree necesario que nuestra especie debe de ir al espacio, suponemos, dentro de la ya existente Colonización del espacio. "Necesitamos expandir nuestros horizontes más allá del planeta Tierra … Antes o después, desastres como una colisión de un asteroide o una guerra nuclear, podrían acabar con todos nosotros”.

Viajar fuera de la Tierra

El pasado 26 de abril Hawking hizo un viaje comercial de un costo de casi 4 mil dólares para experimentar la Gravedad 0.

Increíble. Formidable por ély loque tuvieron la oportunidad de tamaña experiencia.

 Pero de realizar la Colonización del Espacio ante un inminente desastre causado por el Calentamiento Global. ¿Cuántos millones de Homo Sapiens deberán quedarse en la Tierra y cuántos pocoscientos de miles podrán salvarse?.

Esta puede ser la lógica de toda gran migración en tiempos difíciles, mas

¿sería justo pensar solo en expandir los horizontes humanos sabiendo que unos pocos miles podrán "escapar"? En fin este tema está siempre en debate pues no son pocos los que piensan que "colonizar el espacio es una pérdida de dinero y tiempo, que podría invertirse en mejorar las condiciones de vida de la gente de este planeta. Así como se corre el riesgo de continuar con el pensamiento de que la colonización del espacio representa una continuación del colonialismo que se ha desarrollado durante la historia, y que esto dividiría más a las distintas naciones o estados, en lugar de unir a la humanidad como algo único."

Pero bueno, fuera de las opiniones de Hawking hechas a través del artículo abajo mostrado sobre el calentamiento global y la expansión humana hacia el espacio, su labor de divulgador no para,lo que es súmamente provechoso:

La ciencia debería ser tan excitante como la ciencia-ficción
Vía Ciencia Kanija
"El científico británico Stephen Hawking, en la imagen en su oficina de Cambridge, reveló el lunes su deseo de hacer “la ciencia real tan excitante como la ciencia-ficción” como publica en su nuevo libro para niños sobre el cosmos.

“Es más fácil explicar las cosas a los niños dado que ellos tienen la mente abierta y esán ansiosos de aprender”, dijo a los periodistas en la prestigiosa Universidad de Cambridge, donde es profesor.
“George’s Secret Key to the Universe (La llave secreta de George al Universo)“, el primer libro de una trilogía, explica el funcionamiento del Sistema Solar, los asteroides, agujeros negros – uno de los temas favoritos de Hawking

– y otros cuerpos celestes con la ayuda de un grupo de jóvenes héroes.

Se pondrá a disposición del público en francés el martes, y en inglés una semana más tarde, y se planea vender en 29 países. El segundo libro de la trilogía se publicará el año que viene.

El libro fue escrito con su hija Lucy, a quién se le ocurrió la idea, y Christophe Galfard, el primer francés en escribir una tesis doctoral sobre las observaciones de Hawking.

“Nuestro objetivo es hacer la ciencia real tan excitante como la ciencia ficción”, dijo Hawking.

Lucy Hawking, periodista y escritora, dijo en la conferencia de prensa que una de las frases más comunes de su padre fue, “Eso es demasiada ciencia-ficción, nosotros hacemos hechos científicos”.

El trío quería “proporcionar una visión moderna de la cosmología desde el Big Bang al presente”, sin presentarlo como magia, dijo Galfard.

“Todo lo que vemos (en el universo) corresponde exactamente a lo que ya ha sucedido”, añadió.

El único elemento de ficción del libro involucra a Cosmos, una supercomputadora que abre una puerta que permite a George y sus amigos viajar en el espacio a bordo de un asteroide.

“No conozco otro libro como ‘George’s Secret Key to the Universe’“, dijo Hawking.

“Creo que puede ser único”.

Seguir leyendo: La ciencia debería ser tan excitante como la ciencia-ficción

Enlace original:

Science should be ‘as exciting as science fiction’ says Hawking

Traducen al castellano el documental ‘La gran estafa del calentamiento global’

 Tan interesante como el post y el documental,  los comentarios 

Vía  La bitácora de Yonderboy

"En mi entrada anterior mencioné que un grupo de barrapunteros habíamos subtitulado en español el documental The Great Global Warming Swindle, emitido el pasado marzo en Channel 4. Desde hace algún tiempo está compartido en eDonkey/eMule, tanto el fichero .srt de subtítulos como la versión subtitulada. El número de solicitudes está siendo realmente elevado y da idea del interés que ha despertado el documental de Martin Dunkin (hay disponible una entrevista en español con él).

Pues bien, para quien no frecuente las redes P2P, ahora lo tiene disponible en stage6, cuya ventaja es que puede verse vía web (la versión de baja calidad que había en Google Video de un grupo colombiano fue borrada) y se almacena con formato divx, es decir, cercano a la calidad original. Aquí está:

El gran timo del calentamiento global

Algunos de los científicos que participaron en el documental fueron amenazados con represalias profesionales e incluso amenazas de muerte, lo que quizá haga comprensible que alguno de los que participó luego se haya desmarcado por sentirse "distorsionado". El documental ha sido diseccionado y cuestionado hasta el más mínimo detalle (no enlazo alguna de esos análisis críticos porque a buen seguro habrá gente que lo haga en los comentarios), una actitud escéptica muy saludable, si no fuese porque se aplica un doble rasero cuya contraparte es una tolerancia sin parangón con el multipremiado documental de Al Gore (el flamante premio príncipe de asturias, por cierto, está por España, dando dos conferencias al solidario precio de 40 millones de las antiguas pesetas por cada una de ellas). En cualquier caso, sea cual sea tu posición al respecto de la teoría del cambio climático de origen antropogénico, te servirá para contrastarla.

Seguir aquí : Nueva traducción de ‘El gran timo del calentamiento global’

Más sobre el tema:

Conceden a Al Gore el premio Príncipe de Asturias y el escepticismo se debate

El pensamiento único en el ecologismo: GreenPeace

Greenpeace y el pensamiento único

Por Daniel Cano-Ott.

"Greenpeace se ha convertido en una asociación que niega la competencia de cualquier experto en energía nuclear en el debate nuclear, dado que ellos ya son expertos y sólo Greenpeace esta calificada para discutir sobre energía nuclear de forma desinteresada. Y el mismo criterio se impone a sus ex-correligionarios y otros ecologistas partidarios de la energía nuclear como James Lovelock. ¡Amén! Eso se llama… no, no utilizaré esa palabra, pero ustedes mismos pueden buscar un calificativo para la manera totalitaria de imponer un criterio."

"(…)El pensamiento único, la imposición de criterios y la ausencia de un debate no son el camino para difundir las convicciones. Al contrario, tales actitudes acaban por crear un mundo aún peor que el que se intenta combatir.

Lo peor que puede ocurrir en estos momentos tan críticos es que por culpa de su actitud, Greenpeace dilapide su valioso legado histórico, su credibilidad, su prestigio y el respeto que muchos les tenemos (aunque no a todos sus portavoces).Un mundo sin Greenpeace sería menos verde, pero otro regido por un pensamiento único ya lo hemos conocido en España no hace mucho tiempo y lo deseo aún menos."

Vía Neofronteras

WikiseediA – Ciencia e información sin lucro para y por los ciudadanas/os

La WikissediA  es un proyecto colaborativo  basado en la filosofía del Software Libre es cual  compila especies de semillas antiguas y nuevas, información que estará disponible para contrarrestar el inminente cambio climático – sean cuales sean las razones por las que se esté dando-, el cual modoficará áreas de cultivo tradicionales lo que en consecuencia modificará culturas gastronómicas, relaciones de poder, determinando los cambio culturales.

La WikiseediA, como la Wikipedia, sería una empresa colaborativa, horizontal, distribuida, cosmopolita y desinteresada, cuyo objetivo sería reunir cualquier tipo de información relativo al uso, monitorización, tráfico, transformación, adaptación o depósito de semillas de/por/para/en todo el mundo. Basada en el software libre, los formatos abiertos, las licencias tipo GPL y la economía del don, WikiseediA recogería toda la experiencia acumulada por las comunidades campesinas y la pondría a disposición del cualquiera. Sería entonces un nuevo reconocimiento a la importancia del saber profano y, en otro orden de cosas, otro nuevo recurso perteneciente al procomún, a todos y a nadie al mismo tiempo. Viene a cuento en este punto una reflexión que alude a la locura en la que nos han metido los defensores más radicales del ensanchamiento sin precedentes que padecemos de los derechos de propiedad intelectual. Algunas semillas se están modificando en el laboratorio y, con frecuencia, por científicos que trabajan para grandes corporaciones biotecnológicas.  En cuanto tienen algo que suponen innovador se apresuran a solicitar los derechos de propiedad. Pero, como se sabe, las semillas de las que parten fueron el resultado de miles de años de experimentación por comunidades campesinas. Cada semilla entonces puede considerarse como un banco de datos (genéticos, históricos, antropológicos y climáticos) y como un tesoro debido al conocimiento profano. Ya hay quien pide que para usar este conocimiento y esa información (especialmente de aquellas semillas cuyo cultivo sigue siendo característico de algunas comunidades indígenas recluidas y muy localizadas) los estados y las empresas paguen un canon por apropiarse de algo que era de todos y no incurrir en biopiratería.

SeedPod es un laboratorio ciudadano virtual. Cuando se abra lo que encontraremos serán palabras. La tecnología que sostiene el proyecto pondrá a disposición de los usuarios, en un entorno multilingüístico (como en Wikipedia), todas las herramientas que le permitirán contrastar experiencias distintas, clasificar ordenadamente la información acumulada, mejorar los datos que sean incompletos, atrasados o erróneos, explorar recurrencias entre la información relativa a distintos suelos o climas, visualizar resultados de forma predictiva, intercambiar experiencias lejanas, compartir buenas prácticas en todo el planeta y, en fin, ensayar experimentos correspondientes e impulsar redes distribuidas en distintos lugares e de trabajo.

Tomado de Tecnocidanos

Más Info

Worlchanging

El buen negocio del Cambio climático

Bueno ya que la histeria del cambio climático, tan tan aprovechada por todo el mundo político y empresarial, llega a nuestra área geográfica de la mano de uno de los medios más tradicional y seriamente pseudocientíficos que tenemos, reproduzco en su totalidad el post publicado en Barrapunto el 27 de enero del año en curso, el cual tiene sus pro y contras, que pueden plasmarse en el debate producido en la sección de comentarios del post.

Me encantaría poder investigar cada uno de los temas que me parecen interesantes, pero eso es homosapienmente imposible.

Desde el escepticismo del propio escepticismo, creo que debemos tomar el tema con pinzas, y que todo este tema al final, parece ir a manos de los mercachifles de saco y corbata que dominan nuestra conocimiento oficial desde épocas decimonónicas -véase el caso de El niño destapado ahora último por un blogger-

Contaminar, no contaminar da lo mismo mientras rinda dinero.

No creamos todo y dudemos – eso cuesta a veces trabajo pero vale la pena, pues solo así, como postulaba el gran Carl Sagan podremos hacer ciencia, producir, o al menos, dormir tranquilas/os.

Ofrezco el post y el debate así como una serie de links.

De nuevo la ONU y el cambio climático

editada por Yonderboy on Sábado, 27-01-2007 – 13:07h

Estos días se han intensificado las noticias en torno al clima: la ONU ha decidido que ya basta de incertidumbres sobre el tema y ha encargado un informe a un montón de científicos para decretar que el cambio climático se debe a la acción humana y que sus efectos son necesariamente catastróficos, durante centenares o miles de años, incluso aunque por arte de birlibirloque cesaran por completo las emisiones de gases… Paralelamente, se ha establecido un consenso entre los media que consiste en atribuir cualquier fenómeno anómalo al CO2 o al cambio climático, siempre con efectos dramáticos en todos los ámbitos y para todos (algo que desafía toda lógica), con independencia de si ofrece alguna ventaja (como el menor consumo de energía o el descenso de enfermedades invernales). El cambio climático es el nuevo McGuffin: en unas zonas se le acusa del calor, en otras del frío; aquí del retraso del invierno, allí de los huracanes e inundaciones… ¿Crees que merece la pena conocer lo que dice alguno de los científicos escépticos que desafía este consenso, tan unánime que es respaldado por los más poderosos? Si es así, sigue leyendo en la página extendida…

Estés de acuerdo o no con la que algunos escépticos denominan histeria medioambiental, creo que es interesante confrontar las opiniones y no abrazar una causa o su contraria sin evaluar críticamente lo que nos dicen unos u otros.

Y es que todo el mundo, con independencia de si es o no su campo, opina al respecto, y pocos especialistas son los que se atreven a dudar públicamente del consenso (este sí, global), por miedo a ser estigmatizados: uno de las excepciones es un climatólogo español que ha abierto un blog hace unos meses y que ni uno solo de sus posts tiene desperdicio: usando los propios datos de la NASA, nos muestra sus propias gráficas donde pone en solfa dogmas como el de los inviernos más cálidos, el CO2 , la evolución de la temperatura global, algunas ventajas del calor o, en definitiva, la mala fe de la ONU. De forma pedagógica y coloquial nos hace entender que hay muchas más incertidumbres sobre el clima de lo que nos dicen, que muchas actuaciones bienintencionadas son inútiles, interesadas (en función del tipo de prioridades sobre energía) o contraproducentes. Pero dudar en este tema cuesta caro hasta el punto de que otro de estos científicos escépticos habló hace unos meses de Global Warming McCarthyism.

Que conste, a modo de disclaimer que este editor no defiende una hipótesis ni la contraria, pues carece de conocimientos para ello. Y que lo de menos es en realidad lo que yo opine porque en este tema (como en la vida pública en general) hace falta más episteme y menos doxa . Simplemente deseo que se produzca un verdadero debate al respecto, que se evalúen correctamente los riesgos, no vaya a ser que el remedio sea peor que la enfermedad, como sostiene Bjorn Lomborg, y que la excesiva histeria y la ignorancia de los políticos genere problemas aún mayores de los que pretende atajar o que se tomen malas decisiones (por bienintencionadas que sean) que llegasen a hipotecar el desarrollo de los países emergentes y de las generaciones futuras.

Como dijo el profesor de Harvard Alston Chase, "cuando la búsqueda de la verdad se confunde con la defensa política, la búsqueda del conocimiento se reduce a la búsqueda del poder". A ese peligro parece que es al que nos enfrentamos ahora. Aunque solo tengamos nociones de la historia del siglo XX, sabemos que la mezcla de ciencia y política es un mal negocio. Es importante asegurarnos, como algún escéptico ha señalado, que lo que nos presentan ahora como verdad indubitable es realmente desinteresado y honesto.

 Más info:

El negocio del cambio climático

Escepticismo ambiental

Cuando el software ya no es negocio, llega el etanol …

No todos los efectos del cambio climático serán dañinos para la salud

Dieoff

La cosmoclimatología, una nueva ciencia que aporta complejidad al cambio climático

Ingeniería genética extrema: una introducción a la biología sintética, le verdad del etanol

Cuando el software ya no es negocio, llega el etanol …

La ingeniería genética fue rebasada. Hoy, los científicos ya no mapean únicamente genomas o manipulan genes. Construyen vida de la nada —y lo hacen en ausencia de un debate social y de una supervisión regulatoria.
Conocida como “ingeniería genética con esteroides”, la biología sintética implica amenazas sociales, ambientales y armamentistas que rebasan todos los peligros y abusos posibles de la biotecnología.

La “synbio”, como le nombran en el argot compacto de los laboratorios —por el acrónimo en inglés de synthetic biology—, se inspira en la convergencia de biología, computación e ingeniería en la escala
nanométrica. Usando una computadora portátil, secuencias genéticas públicas y ADN sintético obtenido por correo, cualquiera tiene el potencial de construir de la nada genes o genomas completos (incluidos
algunos patógenos letales). Los científicos predicen que en el lapso de 2 a 5 años será posible sintetizar cualquier virus. La primera bacteria de novo hará su debut en 2007.
En cinco o diez años los genomas de bacterias simples se sintetizarán rutinariamente y no será gran cosa ensamblar un genoma “de diseño”, insertarlo en una célula bacterial vacía y —voilà— dar a luz a un
organismo vivo y auto-replicante.

Seguir leyendo:

Ingeniería genética extrema: una introducción a la biología sintética

Más info – en inglés-
http://thebrowser.blogs.fortune.com/2007/04/18/ethanol-worsens-ozone/
http://pubs.acs.org/subscribe/journals/esthagw/2007/apr/science/ee_ethanol.html

Granjas verticales para contrarrestar el cambio climático

En Barrapuntoel blog verde y erenovable  ha salido la noticia  de la futura construcción de granjas verticales de diseño circular y paneles solares para contrarrestar el cambio climático y tener así ciudades sostenibles en armonía con el medio ambiente.  Claro está se implantarían en grandes ciudades de EE. UU.  … Después de depredarlo todo…    

¿No se les pudo ocurrir una decena de años antes?

Nosotros nos quedamos con el elefante blanco de la Sierra exportadora muy a pesar de nuestros compatriotas campesinos.

 Como se pregunta John Earls ¿ Y si el Mercado colapsa y ya no hubiera  dónde exportar?  

Pero ese es ya otro tema.

Más info: New York Magazine