Por qué tenemos ombligo?

Esta entrada estuvo inspirada en un artículo  del filósofo y ecológo evolucionista Massimo Pigliucci sobre The Varieties of Scientific Experience de Sagan, que Manuel Herman tradujo hace unos días.

Hace unos meses que el blog está un poco desactualizado, pero veo con alegría que sigue siendo consultado en las entradas que con más placer escribí.
Hay varios comentarios a mis entradas-artículos de opinión que demandan una respuesta que requeriría otro artículo como respuesta, pido disculpas por la demora . De hecho han habido varios universitarios interesados en mi punto de vista y hemos compartido correos pero no he tenido cabeza para seguir sus investigaciones.
Además, en todos estos meses de reflexiones y aparente inmovilidad mi hija ha crecido, ya me pregunta por qué el sol hace que la sombra se mueva, por qué hay "distintos colores" de personaspor qué las chicas prefieren el color rosa y los chicos el color azul, por qué tenemos ombligopor qué hay otros animales, por qué su profesora dice que las chicas no juegan con autos ni al futbol…

En mayo le contaba a un amigo a, hablando sobre las distintas realidades existentes segùn el observador,  y sobre que  en ciencias sociales "damos más interés al bosque que al árbol", el comentario que había hecho mi hija en el camino de una autopista, que me hizo pensar en un buen ejemplo para explicar la teoría de sistemas complejos:

"Juliana estaba callada viendo el camino y le pregunté si estaba molesta o triste; y ella me contestó "no mamá, estoy pensando" y yo le pregunté en qué y ella me respondió "en los árboles que se convierten en bosque"

Y claro, no se trata de ver el bosque olvidando el árbol,  si no que el árbol solo, se comporta de una manera distinta a cuando forma un bosque, sin de dejar de ser árbol, -acá debemos debemos puntualizar que es el observador; segun acuerdos formales,  es quien determina "lo que es un árbol" y lo que es un conjunto de árboles  y sus propiedades-."

No es que mi hija sea objetivamente extraordinaria  en comparación con otros chicos (lo es para mi claro) .

Lo que me fascina es que en sus reflexiones y preguntas podemos observar las grandes inquietudes ontológicas de nuestra especie y cómo desde edades tempranas  que los adultos subestimamos, necesitamos respuestas  sólidas a nuestros "por qués"  infinitos, respuestas que nos darán una visión del mundo que construiremos alrededor de nosotros, cada especia como  individualidades que forman sociedades en donde cada creencia o certeza nuestra formará nuestro sistema socio-cultural.

Citando una parte del artículo del filósofo y ecológo evolucionista Massimo Pigliucci, sería mucho más fácil darle como respuesta a mi hijita  que Dios creó todo y que Él (o ella, o ello, como Sagan escribe repetidamente) trabaja de formas notoriamente misteriosas"

Pero (esa respuesta) es la escapatoria final. Es simplemente una forma elaborada y francamente insultante de decir “No tengo ni la más remota idea”.

Solo puedo agregar que sobre todo es una forma bastante aburrida de mostrar el mundo.



Enlaces relacionados:

¡Bien dicho, Carl Sagan!

El observador y su objeto: Antropología, mecánica cuántica y darwinismo cuántico

¿Que son los sistemas complejos? Compilado de publicaciones 2007

Raza, fenotipo e inteligencia

El decreto 1090, sistemas lineales y contextos finitos

Han habido  muchas manifestaciones pacíficas en Europa, EE UU y en otros países de nuestro continente, frente a las embajadas peruanas, así como en nuestro pais, a causa de la matanza  en Bagua de ciudadanos peruanos awajún- wampis y ciudadanos peruanos miembros de la policía  debido a la aplicación del  decreto 1090 en beneficio de empresas de extracción minera y petrolera,  decreto el cual se enmarca dentro de la Ley 26505 de la inversión privada en el desarrollo de las actividades económicas en las tierras del territorio nacional y las comunidades campesinas nativas, promulgada en 1995 (quién no la recuerda?) , ley que entra en contradicción con la ratificación por parte del Perú del Convenio 169 de la OIT.

Pero creo que, aún si debemos salir y decir cosas sobre las irregularidades  del gobierno actual, debemos averiguar, sobre todo, a qué responde la lógica sistémica de estos decretos, de estas leyes, de esta lógica de desarrollo  a nivel mundial y qué rol juegan los administradores de nuestros Estados, de nuestros medios de comunicación, de la Academia en esta violenta lucha por la obtención de recursos naturales (no es casualidad, por ejemplo que la Ley 26505 se haya dado en 1995,  una dictadura impone, además un modelo económico que en nuestro caso fue avalado por toda la comunidad internacional, por el hecho de que  se  impulsaría las inversiones extrajeras en lo que respecta a la  industria de extracción ( mineras, petroleras, madereras), situación en la que  actualmente se enmarca  la postura del gobierno, la huelga amazónica última y sus trágicas consecuencias.

Por ello creo que debemos reflexionar sobre  el sistema lineal  de la Economía de los materiales en el que estamos inmersos (A.L.habla sobre ello) y en el que la Amazonia juega un rol fundamental en la fase de Extracción.

Debemos reflexionar qué significa esta globalizacion económica (que se implementa ya desde hace más de una década)  y por qué todo apunta a que algo anda mal (a pesar de la ideología de la felicidad que nos quieren vender en las urbes) y que no se trata solo de nativos "negados al desarrollo".                                                                                                                         Citando a  Sagan "Somos Homo Sapiens. Ésa es nuestra característica diferenciadora, eso de sapiens. Se supone que somos listos."

El sistema en que vivimos  trata de encajar  un modelo a través del cual  se pretende controlar  la naturaleza en vez de llegar a un acuerdo con ella ( y tiene que ver mucho sobre el papel que juegan las personas miembros de culturas y cosmovisiones diferentes que se viene interrelacionando hace más de cinco siglos).

Como apunta Annie Leonard en su famoso documental La historia de las cosas,

"no se puede correr en un sistema lineal en un planeta finito indefinidamente, porque cada fase del sistema se va a topar con límites  (culturales, sociales, ambientales…)"


John Earls lo explica mejor en La agricultura andina ante una globalización en desplome (IDEAPUCP 2006)

Las sociedades humanas son sistemas heterógeneos por naturaleza, pues se constituyen a partir de una diferenciación de roles y atributos, y en el curso de la historia la tendencia ha sido aumentar la heterogeneidad social. Con la globalización, la sociedad humana adquiere una vida más estrechamente interconectada y limitada al espacio finito de la superficie terrestre. El incremento en número de los muy diversos procesos locales que participan y que originalmente fueron creados por sistemas socioculturales separados, ahora están entretejidos dentro del sistema global, al que le anaden mayor complejidad. Hay una real explosión en el número de roles  y personajes sociales. (…).

Asimismo, es claro que las numerosas tensiones en el sistema también están aumentando rápidamente. La tensión entre el sistema económico global y su medio ambiente es la que más está forzando la acumulación y la disipación de la energía. El sistema capitalista global es sostenido por el acceso a enormes fuentes de energía fósil a precios bajos. Estas energías como el petróleo y el gas natural son tremendamente concentradas y hacen que el sistema sea muy robusto frente a perturbaciones ambientales. La aplicación de estas energías ha producido que la agricultural industrial se haya hecho muy resistente a las sequías, a los cambios en la dustribución de las precipitaciones, al empobrecimiento y la pérdida de los suelos, etc. El continuo suministro de energía a la naturaleza como una maquinaria, grandes represas, fertilizantes, herbicidas, la extración del agua de las profundidades,etc. ha permitido que las inclemencias climáticas ya no tengan los efectos devastadores  que tuvieron en la época pre industrial. Muchos de los problemas pueden arreglarse, por lo menos temporalmente, mediante la intensificación tecnológica basada en la energía barata y abundante. Sin embargo, hay mucha evidencia de que la producción de la energía fósil está comenzando a disminuir y que su costo va a aumentar inexorablemente.

Las perturbaciones se presentan en forma de fluctuaciones en el suministro de la energía que sostiene el sistema, y estas ya están teniendo impactos fuertes en guerras y movimientos económicos (Earls 2004). El punto es que las energías que sirvieron para aliviar las tensiones en el sistema global ahora generan fricciones que producen nuevas tensiones en él.

Por otro lado, hace muchos años participé en una iniciativa de  proyecto de comunicación entre el Western Shoshone Defense Projet de Nevada, EE UU , la comunidad  nativa Infierno en Madre Dios (hace mucho que  estoy desvinculada de  esta iniciativa) y la nación Mapuche tehuelche en la Patagonia (El Estado argentino "donó" tierras mapuches a"United colors" of Benetton" . Benetton expulsó a los mapuches de sus tierras para criar ovinos y asi obtener lana para sus prendas) .

Algo en común tienen estas tres comunidades,  con los  Awajún – wampi  , fuera de ser consideradas dentro de nuestro esquema lineal y "feliz",  como "sociedades tradicionales" que van "en contra del desarrollo" (ver acá ).

Todas piden  se respete el Convenio 169 de la OIT y  no se trata de hacer política,  sino de respetar el derecho a la autodeterminacion, al manejo de la biodiversidad que estos  territorios contienen y que son  administrados por las comunidades. Estas tres comunidades como los Awajún – wampi  son sociedades que se desarrollan en territorios que son ricos en recursos naturales para producir energía barata en el clásico proceso de la economía de los materiames nombrado más arriba.  El conocimiento y manera de administrar los recursos de estas sociedades son fundamentales para un  un desarrollo sostenible, en donde el antiguo  modelo, ese que defienden desfasados medios de comunicación en nuestro país, no tiene más posibilidades, porque simplemente no habrá más planeta,  a no ser que parte de la población  homo sapiens nos convirtamos en cyborgs, idea que no me molestaría en lo personal, pero que no todos comparten).

Como bien dice Daniel Salas en este comentario en  un artículo de Nila Vigil

"La tierra que habitan es suya y ustedes deberían luchar porque se reconozca plenamente su propiedad. El Estado peruano no les ha dado nada y ahora les reclama que cedan su territorio en beneficio del progreso. (…) Cuando ustedes sean plenamente dueños del suelo que habitan no habrá nada más que decir. Quien quiera aprovecharse de las riquezas que contiene, pues que negocie con ustedes, sus propietarios y quien no quiera negociar que no vuelva."

Actualización:

Y  leo en la columna de Cecilia Blume titulada ¿De quién es la tierra, los recursos naturales y sus frutos? en donde evidencia un estatismo ( el cual se supone esta en contra) y conservadurismo espeluznante:

"Esta forma de organizar la propiedad no es nueva en el Perú. En el incanato, el oro y la plata eran del Inca; en el virreinato eran del Rey; y en la República, los recursos naturales son del Estado, que los otorga a privados para su aprovechamiento siguiendo leyes orgánicas.
Así se organiza la propiedad en el Perú y ha permitido que se exploten nuestros recursos naturales desde siempre. Tenerlo presente es útil, pues está en la base de muchas discusiones y no es una novedad; más bien es lo de siempre."

Quiénes son de verdad los representantes de las "sociedades tradicionales" en nuestro país que "se niegan al desarrollo"?

Para entender esta "contradicción" leer:

Ideologías políticas y el comportamiento exploratorio: entre la neofilia y neofobia

De miedos y neofobias: el pensamiento conservador

Enlaces relacionados:

Memoria social y pensamiento lineal

Rastreando a Watson: ¿qué tan profundo es el racismo científico?

La ciencia como parte de la cultura: Sokal, Descola y la Tercera Cultura

La segunda ley de la termodinámica y la ecología cultural: Leslie White

Hacia una economía de los materiales sostenible

Masacre en Bagua: Dossier

Extraer lecciones Susana Villarán

Informe desde el GCC

La ley de la banca y ley de la Selva: Historias paralelas .

La segunda gran protesta amazónica

ñ

Sobre el origen femenino de dios y el ateísmo masculino

En una interesante entrada de La revolución naturalista ,

titulada Por qué (casi) no hay mujeres ateas se propone en base a estudio de  Alan S. Miller y Rodney StarkRazib que las mujeres están predispuestas a no ser ateas pues " las mujeres son en general más religiosas que los hombres en la medida en que ser poco religioso constituye una conducta más arriesgada. Cuando se trata de la apuesta de Pascal, los hombres son más "vulnerables" al ateísmo."  Una acotación, el ateísmo quiere decir no creer en dios pero bien puede implicar tener una religión.

Esta interesante discusión en La revolución naturalista me hizo recordar a una conversación  virtual en Hipatia con Diego Saravia sobre el origen femenino de Dios  y del matriarcado conversación basada a raíz de la lectura del artículo de Pepe Rodriguez titulado Introducción: La fascinante aventura de investigar las huellas de la creación del concepto de "dios" donde se propone que Dios nació mujer : "entender el desarrollo de la aniquilación de la Diosa por el Dios nos conduce también a la comprensión de la dinámica histórica que llevó a la mujer a ser subyugada en todos sus aspectos por el varón.

La mujer y la Diosa fueron perdiendo su autonomía, importancia y poder prácticamente al mismo tiempo, víctimas de un mundo cambiante en el que los hombres se hicieron con el control de los medios de producción, de guerra y de cultura, convirtiéndose, por tanto, en detentadores únicos y guardianes de la propiedad privada, la paternidad, el pensamiento y, en suma, del mismísimo derecho a la vida"

A lo que  comenté:

"No son pocas las afirmaciones de este tipo ( sobre que Dios fue primero mujer). Desde el improvisado Engels , quien postuló que el patriarcado se imponía triunfante sobre el primitivo matriarcado, pues se supone que no supimos gobernar con justicia, lo cual seconvertía en señal de que las sociedades humanas evolucionaban.  Engels se basó  en el antropólogo Johan Bachofen, quien con el acopio de mitos dedujo que hubo un matriarcado "perdedor y primitivo"; y en Morgan quien creyó encontrar en los iroqueses la sociedad primitiva y matriarcal que Bachofen describía, hasta Maurice Godelier con su monumental estudio sobre los Baruya de Nueva Guinea, llamado La producción de grandes hombres (resumiendo, según los mitos de origen, los Baruya quitan el poder femenino a las mujeres teniendo éstos la capacidad de ejercer las dos sexualidades, es decir , son bisexuales, a diferencia de la mujer, así los hombres se apropian de la naturaleza femenina de las mujeres.

Los hombres con ello justifican la dura opresión hacia las mujeres quedando esta última de todas las labores sociales económicas y sexuales) se ha dado la versión de que hubo una primigenia diosa mujer que fue destituida en sus poderes y reemplazada por el hombre al darse éste cuenta del poder de la paternidad (Bachofen).  Para Malinowski todo esto es fruto de una confusión evolucionista entre matrilinealidad/matrilocalidad – es decir que el hombre va a vivir donde vive la familia de la esposa, lo cual no quiere decir que sea un matriarcado, por parentesco podemos decir que la matrilinealidad y el patriarcado conviven en matriarcado, a saber,  gobierno de las mujeres. El patriarcado se da también en otros primates.

¿Es necesario, entonces, que el género femenino haya sostenido primero el poder y orden teocrático en las sociedades humanas o responde solo a una lógica del evolucionismo decimonónico? De ser así, ¿se explicaría con ello la tendencia religiosa femenina aludida en La revolución naturalista?

Mitos de origen y matriarcado

Respecto a los mitos de origen sobre la primigenia envidia del hombre por las facultades femeninas, hay uno recogido de los Asháninkas por el antropólogo peruano Stefano Varese- La sal de los cerros editorial INIDE- y es el de cómo la mujer aprendió a dar a luz. Se supone que la mujer – asháninka- no sabía dar a luz, por lo que el hombre le cortaba el vientre a la mujer, sacaba al bebe y la mujer moría, siendo el hombre quien criaba y , sobretodo daba de lactar al nacido/a.

Una rata le enseñó a dar a luz a la mujer como la rata lo hacía: poniendo dos palos de los cuales se colgaba y una vez colgada se producía un estornudo con una hoja de árbol, dando a luz como consecuencia. Cuando esta mujer se presentó viva con el nacido delante de su pareja este se enojó tanto que se cortó los pechos con los que daba de lactar al nacido, se los dio a su mujer y le dijo que como ya sabía dar a luz ella , y ya no él se encargarían del bebe para siempre, y es asíque las mujeres asháninkas dan a luz. la mujer al conocer su cuerpo ,pasó a ser condenada y a ser esclava hasta hoy en día en la Nación asháninka, pero¡ aprendió a dara luz sin morir en el intento.

Por otro lado, según los últimos estudios sobre el cruce entre neandertales y homo sapiens, se especula – y solo eso- que la división del trabajo por sexos pudo ser el factor determinante para que el homo sapiens dejará atrás a los neandertales. Lo último es el hallazgo de la Señora de Cao en el norte de Perú, mujer Moche que ostentaba el poder - armas de guerra y hasta tatuajes- en un periodo que se creía exclusivo del poder los hombres en aquella civilización teocrática. En todo caso es un tema a investigar profundamente, pues la religión es un sistema de organización social, desde donde, hacia adentro y hacia afuera se construye y reproduce Poder.

La era industrial vista como una anomalia

He encontrado este buena reflexion de Juan Freire hecha hace un año que coincide plenamente con lo que planteaba aqui y en el objeto de interes en -unas de- mis investigaciones aqui desde la llamada periferia donde formas y relaciones de produccion pre industriales conviven aun con la llamda Era digital.

La era industrial fue una anomalía

La era digital no es una revolución. Sólo rompe la anomalía en que se había instalado una parte de la humanidad y recupera una forma de trabajar, participar y compartir que creíamos olvidada. Llevo mucho tiempo pensándolo y hoy lo he visto por fin escrito por Charles Leadbeater en su primer post en el blog de Open Business:

… some very old ideas are being recuperated by these new technologies. These collaboratives seem to be ahead of the times by being slightly behind them. They are a peculiar mixture of the pre and the post-industrial. There is nothing new in folk culture, commons based production, modular design, mutual forms of ownership. These are all pre-industrial ideas being brought back to life.

La revolución industrial significó un enorme avance para la humanidad desde algunos puntos de vista, pero destruyó buena parte de nuestra cultura. La producción en serie, las cadenas de montaje, los medios de masas, la “clase política”, los espectadores, los consumidores … la eficiencia en detrimento de la creatividad y del individuo. Pero la eficiencia tuvo su premio y generó riqueza para muchos, posiblemente muchos más que en cualquier otro momento de la historia. Al mismo tiempo, el crecimiento de las ciudades “deshumanizó” nuestra vida, lo cual supuso para muchos la liberación de una vida comunitaria y rural axfisiante y que no habían elegido. Pero la artesanía, el placer del aprender haciendo, de poder conversar con los que te rodean, e incluso a veces poder tomar decisiones colectivas sin autoridades externas, desaparecieron poco a poco. No eran eficientes, y menos aún en las grandes ciudades. El modelo industrial nos llevó a las grandes ciudades y las ciudades nos llevaron a la cultura industrial.

Pero, paradojas de la historia, llegó un momento en que el modelo industrial se reveló ineficiente o simplemente innecesario. En el camino, muchas utopías colectivistas y totalitarias, que representaron la mayor perversión de la era industrial, acabaron destruyéndose. La contracultura, la cibercultura y el capitalismo se encontraron y acabaron generando un modelo alternativo en que diversidad y abundancia no son condiciones incompatibles. De nuevo, los espectadores se transforman en artesanos digitales, el saber profano se revaloriza, y el conocimiento se vuelve a compartir, se copia y se remezcla en un círculo virtuoso creativo. Nada nuevo, es la cultura pre-industrial pero en una nueva escala, antes nunca alcanzada, en el espacio y en el tiempo.

En muchos lugares, más de los que pensamos en el occidente industrial, la era digital representa la oportunidad de transitar a un nuevo mundo desde una situación pre-industrial. Su gran fracaso histórico, la ausencia de revolución industrial, se puede convertir ahora en una ventaja adaptativa: están culturalmente mejor preparados para la transición. Por eso el leapfrogging no es sólo una oportunidad, es una consecuencia cultural.

Pero en las sociedades herederas de la era industrial aún conviven ahora mismo, y lo harán muchos años, “ciudadanos industriales” y “ciudadanos digitales”, instituciones y redes. Mientras los primeros siguen preocupados por conceptos como nación, propiedad intelectual, regulación o jerarquía, los segundos viven en múltiples redes con identidades multidimensionales, participan en mercados y conversaciones, y construyen colaborativamente abriendo y compartiendo el código. Y las vida en las ciudades vuelve a humanizarse.

Juan Freire

Enlaces relacionados:

Racismo y mestizaje

Racismo, mestizaje y otros ensayos - Gonzalo Portocarrero Fondo Editorial del Congreso 2007

Interesantes reflexiones desde la sociologia sobre el racismo en nuestro país.

Magistral la frase de Alberto Flores Galindo en la pagina 7  Discrepar es otra forma de aproximarnos

Enlaces relacionados :

De la biología a la ideología: el discurso del racismo

Rastreando a Watson: ¿qué tan profundo es el racismo científico?

Calibrando los orígenes del racismo y la desigualdad en nuestra sociedad

El origen biológico de la cultura

Articulos

La tentación de la raza

El racismo de la inteligencia

En otros blogs:

Racismo, discriminación, democratización

La privacidad en las redes sociales y la economia del conocimiento: el caso Facebook / Beacon

La web 2.0, las redes sociales y el Mercado: ¿Quien hace valer nuestros derechos de privacidad de datos como usuarios y consumidores?

El capital social generado en las redes sociales producidas en la economia del conocimiento esta adquiriendo tanto valor en el Mercado que el Epic ha publicado un libro sobre Privacidad y Derechos Humanos este año. Por su parte ya en el 2005 Villanueva  Senderos que se bifurcan atendia que:

" las bases de datos, que van desde los registros electorales hasta los consolidados de actividad bursatil, son esenciales para esta economia de la informacion, debido a que, en muchos casos, la base del negocio es precisamente la informacion que se almacena y procesa en estas redes. Este tejido de informacion nos ofrece otra perspectiva para entender la economia del conocimiento: la de los sistemas de acceso a informacion y los mercados definidos por el acceso a la informacion"


En el siguiente post se habla del caso Facebook/ Beacon y el derecho que tiene el usuario a decidir que se hara con la informacion que recopilan las herremientas de redes sociales de la Web 2.0

Casi un blog Beacon: una explicación para seguir explorando

Aunque no es el servicio más popular en nuestro país, Facebook es un paradigma entre los "software sociales", estos sitios dedicados a que uno tenga una presencia virtual con conexiones, amistades y relatos. Originalmente un sitio para estudiantes universitarios, su éxito lo llevó a pensar una alternativa más o menos radical de conexión entre sus usuarios y el marketing. Es tema de estudio académico, como lo muestra este trabajo.

Beacon, el servicio que lanzaron, era innovador porque permitía rastrear y publicar las compras y visitas en línea de los usuarios. Digamos que el miembro de Facebook alquila un video, compra un libro y visita un sitio de citas en línea: todo esto aparece en el perfil de Facebook, lo que permite por un lado más información sobre lo que uno hace para los amigos de la red de Facebook, pero también rastreo de patrones de compra.

La protesta de los usuarios fue fea: 50.000 pidieron que lo dejaran de hacer. Facebook ha tenido que cambiar las reglas y poner a Beacon como un servicio opt-in, es decir que hay que pedir que se active; antes era opt-out, uno pedía que lo sacaran.

Beacon revelaba nuestros múltiples "frentes" a las personas que compartían solo uno: nuestro frente expuesto en Facebook.

El Electronic Privacy Information Center tiene informacion detallada sobre el caso Facebook/Beacon en la seccion de Privacidad en Redes Sociales.

Informe sobre Privacidad y Derechos Humanos 2006

¿Es ciencia, la politologia?

Es la misma pregunta que nos hacemos lo antropologos y estudiosos/investigadores de los fenomenos sociales ( como se estudian los fenomenos naturales: como reciprocidad entre fenómenos naturales de peligro y condiciones humanas vulnerables

¿Son ciencias las ciencias sociales?, ¿ Somos capaces a llegar a formular leyes sociales mediante el metodo cientifico clasico?

En fin largo debate que ha cruzado la historia de los estudios antropologicos como disciplina.

De la ciencia politica se ha dicho mucho: Bourdieu habla de los politologos en el sentido disciplinario , un poco despectivamente como "doxologos"es decir "opinologos" especialistas en la coyuntura, unas piezas mas para el show mediatico de la politica, oues a decir verdad hay algunos politologos que se quedan en los griegos y desde ahi lanzan las propuestas mas insulsas para paises como el nuestro, mas no todos, por suerte son asi.
Vivo con un politologo que gusta de su profesion y vocacion , pero que opina lo mismo que Bourdieu, sobre la pertinencia de hablar de la existencia de una "ciencia politica". A mi personalmente la politologia me parece interesante y un buen complemento en los estudios antropologicos.

Por ello es saludable que haya gente que se preocupe en tratemos de hacer ciencia, es decir tener un conocimiento riguroso que pueda ser comprobado sea por el metodo clasico , sea por la teoria de la complejidad
Creo que hay politologos respetables, mas no todos desean dar un sustento logico a sus teorias.

He aqui un blog interesante de ciencias politicas inscrito en la seccion de ciencias de perublogs, como yo lo hago con la antropologia, que ademas tiene una seccion de una materia importante como es la antropologia politica.

Ciencia.politica del alumno de la UNMSM Leonidas Ramos

Interesante iniciativa

Enlaces relacionados:

Articulos de opinion sobre America Latina

Virtu y Fortuna

La porosidad de las fronteras en las ciencias sociales – Renato Ortiz / Reseña

He encontrado una interesante reseña al libro La porosidad de las fronteras en las ciencias sociales  del sociólogo brasileño Renato Ortiz:

En Renato Ortiz hay una visión esencial del trabajo de Bourdieu que habla de la obsesión central del autor para producir su obra mencionándosele como motor de las investigaciones de una vida en relación con la autonomía de un creador frene a su campo científico, el de la sociología, (…)

creándose a partir del siglo XIX un saber específico que reúne las narrativas de las cosas del mundo y la sociedad para organizarse mediante reglas específicas métodos y objeto propios.

La cuestión de la autonomía en el contexto de las ciencias sociales se constriñe a la ubicación en un espacio particular, en un campo, desde el que se produce una visión del mundo y una interpretación sociológica de los fenómenos sociales (…) por lo que se plantea que la validación de un saber aparecerá en la medida, no de su valor filosófico o moral, sino por su estructuración en una comunidad científica.

Bourdieu denunció la brecha convenenciera decretada sobre la porosidad de las fronteras entre la sociología y la filosofía al ser esta la esfera propicia de la reflexión abstracta en contraposición con la empiria sociológica y con esto se menciona también la prevalecencia de las visiones de Althusser o Foucault respecto a las ciencias sociales como habitantes de una sub-categorí, y sería Bourddieu quien hablara también de una ruptura epistemológica que llevara a una apropiación de la sociología como sistema productor de nociones conceptuales, como pretendió Sastre en Crítica de la razón dialéctica para establecer un puente entre el marxismo dialéctico y el existencialismo.

Se cita que Pierre Bourdieu se preocupaba por la tentación del profetismo en las ciencias sociales en vista de la gran carga que sobre ellas pone el público que espera grandes respuestas sobre el fin último de las civilizaciones, hallándose el sociólogo permanentemente expuesto al veredicto ambiguo de los no especialistas que se sienten autorizados a evaluar los análisis propuestos siempre que estén de acuerdo con su sociología espontánea que debe reproducir los intereses del sentido común.

En su papel de pioneros, Weber y Durkheim se concentraron en las condiciones del pensamiento y las categorías de sus saberes y no vislumbraron jamás este mercado de las respuestas definitivas, aún cuando el siglo XIX vería surgir un saber universitario bien jerarquizado y signado por los valores de cambio de los títulos académicos y sería en el siglo siguiente cuando se reprodujera la oposición entre bienes escasos y bienes ampliados entre cultura y mercado en el ámbito de los estudios de la sociedad.

Se recuerda además que en tiempos de Zola, a quien Bourdieu acusaba de ser uno de esos literatos-filósofos-políticos orgánicos que vulneraban el quehacer de la ciencia social en su periodo crítico de formación, los intelectuales se guarecían cómodamente en sus nichos académicos, en sus varias especialidades, en tanto que hoy el problema es a la inversa, pues la independencia de la Academia está comprometida y la política ha entrado a debilitar el campo institucional que se ve obligado a buscar otros significados.

De nuevo es muy importante recordar que las ciencias sociales, como los mismos objetos de estudio, hallan su fuerza en la multidisciplinariedad pero también en la diversidad de temáticas nuevas que pueden cada vez estudiarse desde muchos ángulos complementarios para así abarcar todos los factores que materializan a un hecho social, pues esta abreviada historia de los paradigmas en ciencias sociales revisa la necesidad acordar diversas interpretaciones para conseguir visiones panorámicas que tiendan a investigar y resolver conflictos variados, que son los que aparecen a la hora de profundizar la variopinta realidad social que nos ha tocado vivir.

Leer reseña completa:
La porosidad de las fronteras en las ciencias sociales, de Renato Ortiz

Resignificando la “piratería” de cara a los acuerdos bilaterales en Perú:

Intentamos aquí reflexionar sobre la transferencias de tecnologías, producción y reproducción de conocimiento en el centro de "pirateo culto" llamado Galerías Wilson en Lima- Perú, el cual está especializado en el "pirateo" de libros de literatura, programación, ciencia en general, además de reproducción y creación de software así como reparación y ensamblaje de hardware a muy bajo precio.

Hoy en día, en los conglomerados urbanos periféricos, las nuevas tecnologías actúan – por medio de centros de "pirateo" como las Galerías Wilson en Lima de vehículos liberadores de conocimiento, formando identidades que capitalizan estratégicamente los flujos de información para acceder y producir conocimiento, pues el costo de una copia “legal” excede la capacidad de gasto de nuestras economías. De Cara al TLC y a la inercia con la que se maneja el Capítulo de Propiedad Intelectual de dicho acuerdo en Perú, es necesario crear espacios de resistencia en defensa del derecho al acceso a la cultura que propongan nuevas legislaciones de acuerdo a los tiempo que vivimos.

El fenómeno llamado piratería adapta y convierte las transferencias de tecnologías en las economías periféricas – ante la imposibilidad de producirla- en medios para una reproducción/distribución local de cultura, que además capitaliza el conocimiento en economías informales de subsistencia.

Los pequeños monopolios del conocimiento protegidos por el Estado, llamados industrias culturales fueron la base de un pretendido y casi logrado para una parte del mundo, sistema democrático igualitario en la Era Industrial (1789-1914), teniendo la originaria intención de promover la educación, las artes y las ciencias en equilibrio con los mecanismos de incentivo para los creadores originales, mediante la compra del permiso de copia por parte del público.

En estos tiempos, la situación es muy diferente que en aquél entonces, pues en la actual Era Digital (1945- ) la aceleración de los procesos culturales en la producción, circulación y consumo de los mismos se ha polarizado, transfiriendo así la iniciativa y el control económico de la cultura “oficial” a anónimas y poderosas corporaciones privadas [1] convirtiendo a los creadores originales, en el nuevo ejército humano poseedores de una materia prima inacabable al servicio las trasnacionales culturales que manejan los monopolios del conocimiento.

Hoy en día podemos ver que los términos del derecho de autor se han ampliado incluso después de la muerte de éste, y las sanciones por las infracciones son mayores que nunca antes, pues la lista de “conocimiento” protegido incluye no solo obras culturales/funcionales, los descubrimientos en medicina que nos pueden salvar de una epidemia mundial, organismos vivos completos – como el caso de especies que sirven para la alimentación, como son los transgénicos, sino hasta nuestro propio código genético.

La actual acumulación y privatización del conocimiento, entonces, restringe la innovación y la productividad de los más pobres, condenándonos a ceder nuestros derechos de acceso a la educación, de crear y saber, limitándonos a consumos meramente estéticos por imitación y transferencia tecnológica, pues las grandes transnacionales de la cultura crean condiciones para que circulemos entre diversas escalas de la reproducción y el consumo cultural debido a carencias económicas de los potenciales consumidores.

Teniendo el panorama así descrito, el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación reformulan la originaria concepción de las actuales industrias culturales logrando con ello que en algunos niveles de la sociedad los productos resultantes se hibriden positivamente, siendo los habitantes de la periferia cultural, partícipes de las creaciones realizadas en otras partes del mundo.

¿Piratería? No. Sólo compartiendo capital [2]

El concepto de piratería usado en el siglo XVI fue forjado por poderosas empresas privadas que buscaban en el Estado protección para legitimar y monopolizar sus negocios, naciendo así en Inglaterra, la distinción legal entre corsario y pirata. El primer término reconocía a los que saqueaban patrocinados o reconocidos por el Estado; el segundo no pertenecía a ningún Estado y saqueaba para beneficio propio, encontrándose, en conclusión, como única diferencia entre un “pirata” y un “corsario” que este último poseía una carta del gobierno que lo autorizaba a saquear [3].

Hasta la década de 1970 este término se usó para determinar la apropiación y reventa de la propiedad privada de bienes tangibles.

A partir de la década de los ochenta, con la aparición de las nuevas tecnologías de información y comunicación, como la Internet, hasta la actualidad, el término piratería se usa para referirse a la reproducción y distribución de copias de obras literarias, musicales, audiovisuales o de software hechas sin la autorización del titular de los derechos de autor, los que se regulan cada año en las reuniones de la OMC, y en las negociaciones del TLC y ALCA, pues los intereses corporativos avalados por el Estado continúan ampliando los términos de la propiedad y autoría sobre la creatividad humana, a costa del conocimiento de dominio público.

El fenómeno Galerías Wilson Lima Perú ¿ informalidad, economía de subsistencia y sumisión cultural o legalización dentro de una nueva legislación para la cultura libre?

La piratería, en un contexto como el nuestro, es un arma de doble filo ya que permite liberar información positivamente de forma horizontal mediante las nuevas tecnologías de información para el incentivo e innovación, pero por otro lado se convierte en el mejor camino para la propagación de la sumisión cultural a “bajo precio” sumisión sostenida en las mafias informales de cultura que se aprovechan de las actuales restricciones legales para el acceso a las obras culturales.

En el primer caso, el consumo de piratería abarata la relación entre el individuo y la cultura, sea la popular o la científica [4]. Cuando una persona necesita leer la última obra de un autor pedido en la universidad, nos es imposible adquirirlo.

Lo normal es que libros de investigación o pensamiento contemporáneo básicos en la producción humana ni siquiera sean conocidos por las economías periféricas, tal como el Perú, y si lo son, éstos son completamente inaccesibles para el común de las personas.

Asimismo los altos precios de una obra original se contraponen al promedio del salario percibido por las mayorías susceptibles de estar interesadas en leer más que un diario de S/0.50. Estos sectores demandan un acceso a la producción cultural y el consumo de obras piratas es solo una consecuencia de la imposibilidad económica de las mayorías de adquirir las obras “originales”, es decir de “marca registrada” ofrecidas a un precio exorbitante para el poder de compra local.

Normalmente los libros académicos son los menos impresos por las casas editoriales en Perú. No venden, no rinden, “no tienen público potencial”. Con ese pretexto las casas editoriales – hablamos de las grandes casas editoriales transnacionales que operan en el Perú- no solo fijan el acceso al conocimiento, sino además deciden a qué tipo de obras debemos tener acceso.

Pero si las casas editoras no imprimen libros alegando que no hay público adquisitivo porque el peruano no lee, y las compañías distribuidoras de cine no exhiben otras películas que no sean las películas chatarra porque al/la peruano/a no le gusta ver películas “con argumento” ¿por qué hay una alta demanda de obras de contenido “pirateadas” que en muchos casos ni siquiera son pirateadas de una edición “local” sino de una internacional? ¿Hasta qué punto es cierto que los peruanos no leen o no ven “películas de contenido”? ¿por qué nuestra mejor biblioteca está hecha de ediciones tercer mundo – como dice John Earls de las fotocopias anilladas de libros?

¿Es coherente que en nuestra realidad, para acceder a las obras escritas o audiovisuales, tengamos que adquirir éstas por medio de unas pocas marcas editoras o proveedoras que fijan precios tan altos como para asegurarse que solo unos poco puedan comprarlos?

¿Es verdad que nos convertimos en delincuentes al adquirir obras “piratas” -libros, DVD o CD-, al fotocopiar un libro o intercambiar música o textos por Internet?

¿Quiénes, entonces son estos peligrosos delincuentes periféricos, consumidores masivos de las obras culturales por medio de la “piratería”, cuáles serían las razones para delinquir y qué tipo(s) de estética(s) mentales los determina [6]?

En el segundo caso consideramos la piratería como la propagación de la sumisión cultural a “bajo precio” por medio del uso espectacular de la tecnología ya que vivimos en una época en donde el acceso a la información y el conocimiento innovador se confunde con aquella producción y consumo masivo que somete la cultura y la innovación social a la moda espectacular de las industrias culturales(7) por medio de imágenes, colores, lenguajes, comportamientos y posturas que, sostenidas en la tecnología, ocultan y simulan nuestra vida cotidiana, convirtiéndola en una representación/ficción, en un espectáculo construido para y por la sociedad consumista. Según nuestra pertenencia geográfica podremos definir nuestro acceso a los productos culturales por medio de lo que somos capaces de consumir económicamente como “cultura”.

Con ello la piratería – la mafia- aceleraría el consumo de los productos distribuidos y exhibidos por las grandes industrias culturales, las cuales como mencionamos arriba, imponen estilos de vida que nos hibridan negativamente.

Así, la información y el conocimiento construidos como productos culturales y tecnológicos distribuidos por las industrias de ese sector se encuentran como un claro objeto del deseo colectivo, como accesorios espectaculares de las identidades cotidianas que se necesitan adquirir y que son valorizados según su encarecimiento, dando lugar a una industria cultural paralela y personalizada según al mercado al que se dirija o que desee consumirla, construyendo situaciones para el manejo de dos identidades alternas, una formal y la otra informal, al plasmarse la creación de valores igualmente duales, en la cotidianeidad cultural.

Esta doble acción de las industrias culturales – a la vez recurso económico y fuente de identidad y cohesión social – se adueña de nuestra intercomunicación regional, expandiendo los mercados, haciendo posible un mejor conocimiento virtual entre los países, aportando valor añadido a los contenidos de los mensajes y obras generados en cada sociedad.

Genera al mismo tiempo y bajo la lógica del mercado, desafíos y conflictos: crea nuevas disputas por los usos del patrimonio cultural de cada pueblo y por los derechos de autor individual y colectivo, tendiendo a acentuar, si seguimos el camino que nos marca el Capítulo de Propiedad Intelectual dentro del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, la subordinación no solo económica sino cultural de los países débiles, privilegiando con ello los derechos comerciales de las mega – empresas transnacionales, pues estaríamos cediendo a emporios comerciales privados, con dicho acuerdo comercial, todo el conocimiento y la creatividad [8] que tenemos los cuáles son bienes públicos, los que serían reconvertidos en patrimonio intelectual al servicio exclusivo del Mercado.

A manera de conclusión
Las apreciaciones estéticas influyen las sociedades respecto a la percepción de lo bello y lo feo, categorías determinadas por la educación – es decir el tipo de conocimiento, normalmente hegemónico a difundir- y el arte, como consumos distribuidos por las industrias culturales, las que construyen identidades colectivas, que de acuerdo a ciertos parámetros, validan o invalidan expresiones de pueblos enteros, apareciendo la cultura, el arte y la capacidad de gozarlos y comprenderlos, como “dones” o cualidades naturales “superiores”, en vez del resultado de un aprendizaje desigual y determinado por lo económico de las distintas clase sociales [9].

Así el gusto burgués o hegemónico, el gusto medio y el gusto popular, transformados éstos tres en tipos de consumos, complementan la labor determinante de las industrias culturales en la formación de nuestro conocimiento y la producción del mismo, moldeando nuestros gustos y nuestros criterios, determinando nuestros consumos y nuestras innovaciones según la capacidad económica y estética que tengamos para acceder al conocimiento y la información mediante un ejemplar “original” y patentado, poniendo límite al acceso por parte de las clases económicas menos favorecidas, a los productos culturales.

El espacio académico frente a este problema debería ser el lugar privilegiado para la reproducción social de la cultura y el conocimiento, al mismo tiempo que un espacio para la innovación y la resistencia [10] -basta ver iniciativas como Creatividades Comunes o el Proyecto para el uso del Software Libre en la administración estatal peruana- siendo con ello el reflejo y la prefiguración, de las posibilidades de organización de la vida cotidiana; compuesto de la estética, los sentimientos y las costumbres mediante el que una colectividad reacciona ante la vida que le viene dada objetivamente por la economía [11].

De acuerdo a esto el sujeto y su producto dentro nuestro contexto social, el peruano, reinterpretaría los medios intelectuales y tecnológicos de producción de los bienes culturales (piratería) a través de su consumo masivo -en muchos de los casos inerte-, mutando su identidad cotidiana según el sistema de valores envasado en los productos culturales, generando un sistema alterno de valores hibridados con la cultura popular,- de una manera negativa y positiva- que jdefiniría nuestras realidades. Queda en la sociedad civil poner la balanza en nuestro favor.

[1] García Canclini, Néstor Culturas Híbridas Estrategias para entrar y salir de la modernidad, Nueva edición Editorial Paidós 2001 Barcelona

[2] Nombre tomado del proyecto del mismo nombre Compartiendo Capital http://www.compartiendocapital.org.ar/

[3] Schweidler Christine, Sasha Costanza-Chock Piratería en Palabras en Juego: Enfoques Multiculturales sobre las Sociedades de la Información. C & F Éditions. 2005 París

[4] Villanueva Mansilla Eduardo Información y Propiedad intelectual Desco / Revista Quehacer Nro. 154 / May – Jun. 2005

[6] Se entiende por industrias culturales al conjunto de actividades de producción, comercialización y comunicación en gran escala de mensajes y bienes culturales que favorecen la difusión masiva, nacional e internacional, de la información y el entretenimiento, y el acceso creciente de las mayorías. García Canclini Néstor Las industrias culturales y el desarrollo de los países americanos

[7] Definidos éstos como aquellos que insertan un derecho de autor en bien o servicio ofrecido, introduciendo un contenido cultural para ser consumido. UNESCO

[8] García Canclini Néstor Las industrias culturales y el desarrollo de los países americanos.

[9] García Canclini Néstor, La sociología de la cultura de Pierre Bourdieu

[10] Ibíd.

[11] Debord Guy La sociedad del espectáculo, Ed. Maldeojo 1998 Barcelona

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Resignificando la “piratería” de cara a los acuerdos bilaterales en Perú:
hacia una cultura libre
30/5/2006
Este artículo fruto de dos años (2004-2006) de observación e investigación sobre producción de conocimiento en Galerías Wilson y Paruro Lima Perú dentro del proyecto personal de tesis durante los años 2004 – 2006
Andrea Naranjo

–>