Risa y selección sexual

Como para el fin de semana una entrada sobre risa y selección sexual escrita desde  la psicología evolucionista:

Según este estudio los  que se rien más de ellos mismo son más atarctivos, pero según ciertas reglas culturales, el autor de la entrada el biólogo molecular Pablo Rodriguez de La lógica del titiritero nos lo cuenta así:

El secreto del amor: reirse de uno mismo

"Un trabajo reciente publicado en Evolutionary Psychology, investigan qué tipo de sentido del humor resulta más atractivo. El trabajo se basa en el tipo de diseño experimental al uso: se “engancha” a un grupo de estudiantes universitarios (a cambio de dinero o créditos académicos) y se los expone a diferentes tipos de humor (mediante una grabación realizada por una persona de sexo opuesto). Después se pasa una encuesta para que valoren el grado de “atractivo” de los mismos. La conclusión (no esperada) es que para las mujeres resultan más atractivos los tipos que se ríen de sí mismos (self-deprecating humour).El trabajo en cuestión aquí.

Y las objeciones:

Muy posiblemente, los autores del estudio son conscientes de las limitaciones del método. Cuando el tema se comenta en los medios de comunicación es fácil que las cosas se simplifiquen o se tergiversen. En particular, la conclusión de este trabajo me parece especialmente difícil de generalizar. Hay cosas que resultan graciosas en un idioma y no en otro. Más aún, el efecto “atractivo” del humor contra uno mismo no tiene porque funcionar en otra cultura (incluso, si siguiera teniendo gracia). Todavía más, en el estudio sólo se observa un efecto cuando lo emplean individuos de alto estatus. Y sabemos, a través de otros muchos trabajos, que un estatus alto resulta sexualmente atractivo. De manera que si un individuo de alto estatus es capaz de reírse de sí mismo está demostrando además un notable grado de auto-confianza. Es posible que el mensaje sea en realidad “soy tan guay que incluso soy capaz de reírme de mí mismo”.

Por último, invocar a la selección sexual tiene un problema adicional en este caso. No hay pruebas convincentes de que el “sentido del humor” sea heredable genéticamente."

Enlaces relacionados:

Evolutionary Psychology Journal – Dissing Oneself versus Dissing Rivals: Effects of Status, Personality, and Sex on the Short-Term and Long-Term Attractiveness of Self-Deprecating and Other-Deprecating Humor – Gil Greengross, Anthropology Department, University of New Mexico, Albuquerque,

Homo Sapiens: ¿nuestra evolución acabó?

Hablando del peligro de las  generalizaciones en De miedos y neofobias: el pensamiento conservador , el genetista británico  Steve Jones propone que la organización social moderna de los homo sapiens habría influido en la menor producción de ejemplares masculinos  lo que sería una golpe bajo para la evolución de nuesta especie. El detalle que hay que notar es que Steve Jones habla de Occidente,  Inglaterra y el "mundo desarrollado" y  que "En todo el mundo todas las poblaciones están cada vez más conectadas y las posibilidades de cambios aleatorios se están reduciendo. Nos estamos mezclando en una especie de masa global y el futuro ya no será blanco y negro, sino café. y claro en ese sentido tal vez ciertos grupos de homo sapiens, pertenecientes a Occidente,  Inglaterra y el "mundo desarrollado dejarían  evolucionar.

Asimismo señala«La evolución tiene dos pruebas que pasar . La mayoría de las personas superen la primera, es decir, mantenerse vivo hasta que crezcan. La segunda es más difícil, los candidatos deben reproducir. El mayor número de niños que tienen es la mayor de sus marcas.«

Imagino que será un estudio que sará mucho que hablar.

Homo Sapiens: ¿nuestra evolución acabó?

Fuente: Slashdot, Periódico digitalDayly mail

Geneticist Claims Human Evolution Is Over

"El genetista británico  Steve Jones presentó una ponencia titulada Evolución humana ha terminado (Human Evolution Is Over.).  En ella afirma que los seres humanos han dejado la evolución moderna, porque las costumbres sociales han reducido la edad en que los humanos tienen hijos varones, lo que se traduce en un menor número de  mutaciones necesarias para conducir la evolución . Durante la conferencia, Human Evolution Is Over que divulga la BBC de Londres en su página electrónica, Jones argumenta que debido a los avances en tecnología y medicina, ya no son sólo los seres más fuertes los que pasarán sus genes a la siguiente generación.
Para que la evolución funcione se necesitan tres componentes: selección natural, mutación y cambios aleatorios.

El científico cree que los seres humanos hemos reducido inesperadamente nuestras tasas de mutación debido a los cambios en nuestros patrones reproductivos. Estos patrones reproductivos incluyen cambios sociales como los patrones de pareja y la anticoncepción.

Las sustancias químicas y la contaminación también han alterado la genética humana. Pero el factor más importante que ha alterado las mutaciones es la reducción en el número de hombres de edad avanzada que tienen hijos.

Para cuando el hombre cumple 29 años —que es la edad masculina promedio de procreación en Occidente— ya ha copiado y "pasado" unas 300 veces el esperma original que lo creó (el que le pasó su padre). En un hombre de 50 a os esta cifra es de mil veces.

Cada vez que copia y pasa esperma ocurren divisiones celulares, cada una con posibilidades de una mutación, es decir de producir errores. Así que entre menos padres de edad avanzada menos posibilidades de que se pasen a a siguiente generación mutaciones o defectos aleatorios.

"Otro factor es el debilitamiento de la selección natural", dijo Jones. "En la antigüedad la mitad de los niños que nacían en Inglaterra morían antes de cumplir los 21 años y esas muertes eran la base de la selección natural. Hoy en gran parte del mundo desarrollado, 98 por ciento de estos niños sobreviven los 21 años, así que ya casi no hay diferencias entre los que mueren y sobreviven antes de reproducirse", agregó.

Y también ha habido una reducción en los cambios aleatorios de la raza humana.

"Hoy en día los humanos somos 10 mil veces más comunes de lo que deberíamos ser basados en las reglas del reino animal, y esto se debe a la agricultura", dijo el profesor de la Universidad de Londres."

Enlaces relacionados:

Analizan por qué las civilizaciones se desarrollaron junto a placas tectónicas

Evolución cooperación autodestructiva y bien común en comunidades bacterianas

Nuevo estudio sobre primeras dispersiones humanas en América

El “poderoso” gen Neandertal y el habla : biología antropología y evolución

¿Es la cultura exclusividad del homo sapiens? (I)

La división del trabajo de género en humanos habría hecho la supremacía sobre los neandertales

Sobre el origen femenino de dios y el ateísmo masculino

Hallan pruebas físicas sobre la migración de la especie humana a causa del Cambio Climático

Stephen Hawking, la colonización del espacio y el calentamiento global

De la biología a la ideología: el discurso del racismo

Rompiendo mitos: Diferencia entre humanos y chimpacés sería mucho mayor que 1 % y aún impredecible en porcentaje

Altruismo entre chimpancés profundizaría conflicto entre científicos que creen que todo es cultural o que la ética o moral tiene que tener un origen divino

De miedos y neofobias: el pensamiento conservador

Hace unas semanas publicamos Ideologías políticas y el comportamiento exploratorio: entre la neofilia y neofobia en donde deciamos que "la neofilia (pasión por lo nuevo)  y la neofobia (aversión a los nuevo) son comportamientos  impulsivos que nos mantienen a la expectativa de la innovación y sujetos a lo conocido, respectivamente."

La neofobia, entenida como aversión a lo nuevo, también podría entenderse como "miedo a lo desconocido" miedo que genera una resistencia al cambio y que podría tener que ver con la tendencia al pensamiento conservador y la carencia del comportamiento exploratorio, aquél comportamiento que permite a los homo sapiens innovar y evolucionar.

En Las tendencias políticas podrían tener una base fisiológica , el artículo de Science  Political Attitudes Vary with Physiological Traits (Más miedo, más conservadores) establece

"una relación entre las personas que reaccionaban drásticamente desde el punto de vista fisiológico a estos estímulos y aquéllas que reaccionaban más moderadamente, siendo estas últimas las que habían expresado su apoyo a “políticas sociales de protección”, como las antes mencionadas: inversiones en el ejército, obediencia, patriotismo, defensa de la pena de muerte, etc.

Estas mismas personas tendían también más que el resto del grupo a defender las enseñanzas religiosas en las escuelas, a oponerse al pacifismo y a la inmigración, al control del uso individual de las armas, al sexo antes del matrimonio o a los matrimonios homosexuales.

Apuntes científicos desde el MIT nos da más datos con una dósis sana de escepticismo sobre el estudio  sobre el miedo al cambio en el pensamiento conservador publicado por Science:

¿Se puede generalizar a partir de presentar fotos y ruidos a 46 personas de Nebraska que los republicanos sienten más miedo al cambio y a lo desconocido? La verdad, parece un poco osado… pero no es el primer estudio que plantea algo parecido.

se pregunta

En 2003 el psicólogo de Stanford John T. Jost hizo una revisión exhaustiva de los estudios realizados durante 50 años que relacionaban personalidad e ideología política. Concluyó que la gente de derechas tenían más ansiedad frente a la muerte, menor autoestima, intolerancia a la ambigüedad, eran menos complejos que los liberales, más obedientes, menos tolerantes con la incertidumbre, cerrados a nuevas experiencias, e inclinados a aferrarse a lo que ya conocían. Casi nada.
Pero todavía hay más. En 2007 un científico de la New York University intentó comprobar si el cerebro de los conservadores era más resistente a los cambios. David Amodio publicó un estudio en nature neuroscience en el que registraba la actividad cerebral de conservadores y liberales mientras ejecutaban una tarea muy simple: presionar un botón cuando en la pantalla aparecía una M, y no presionarlo cuando aparecía una W. Los investigadores iban generando patrones repetitivos (por ej. MMW MMW MMW MMW MMW…) y de golpe los cambiaban (…MWM). Según el grupo de Amodio, la actividad neuronal en una zona concreta del cerebro indicaba que el cambio suponía un conflicto mayor para los conservadores, y que los liberales reaccionaban mejor a las novedades.

Y sean estas conclusiones  dudosas, como apunta ya que a partir de un universo  reducido de muestra saca generalizaciones sobre tendencias políticas y biología  ( recordemos que las ciencias sociales, normalmente saca generalizaciones a partir de una muestra relativamente pequeña) es interesante ver que de cierta manera  la neofobia, el miedo ,  son caracterísiticas de aquellas personas que tienden al pensamiento conservador. Sería interesante que los investigadores amplíen los estudios sobre ello.

Las tendencias políticas podrían tener una base fisiológica: Science

Fuente Tendencias 21 y Science

Political Attitudes Vary with Physiological Traits

En un artículo publicado recientemente en la revista Science, un equipo de investigadores norteamericanos señala que podría haber una relación entre las características fisiológicas de un individuo y sus actitudes políticas.

Bajo el título "Political Attitudes are Predicted by Physiological Traits" (las actitudes políticas, pronosticadas a partir de las características fisiológicas), este artículo presenta los resultados y conclusiones de una investigación llevada a cabo con 46 adultos de fuertes convencimientos políticos de diversa índole.

Según se explica en un comunicado de la Universidad de Rice, institución partícipe en dicha investigación, de estos 46 individuos, aquéllos que presentaron en las mediciones una sensibilidad más baja a los ruidos repentinos o a imágenes visuales amenazantes tendían más a defender ideas políticas como la ayuda exterior, las políticas liberales de inmigración, el pacifismo, y el control de la tenencia de armas.

Respuestas personales y físicas

Por el contrario, los individuos cuyas reacciones fisiológicas a los mismos estímulos antes mencionados fueron mayores en las mediciones, tendían a apoyar más el gasto público en defensa, la pena de muerte, el patriotismo y la guerra de Irak.

Todos los participantes en el estudio fueron escogidos de manera aleatoria, a partir de entrevistas telefónicas realizadas en Lincoln, capital del estado norteamericano de Nebraska. Se formó así un grupo de personas con fuertes convencimientos políticos, independientemente de su contenido. A todas ellas se les pidió que rellenaran un cuestionario acerca de sus ideas, de las características de su personalidad, y de su origen demográfico.

En una sesión posterior, a los participantes se les conectó un equipo de medición de las respuestas del organismo, y se les mostraron tres imágenes amenazantes (la de una araña muy grande colocada en la cara de una persona asustada, un sobrecogedor rostro ensangrentado y una herida abierta llena de gusanos).

Estas imágenes fueron intercaladas en una secuencia de 33 imágenes, la mayoría de ellas no amenazantes, como un conejo, un cuenco de fruta o un niño feliz. Finalmente, en otra prueba se utilizaron estímulos auditivos para medir las respuestas involuntarias a los ruidos alarmantes.

Más miedo, más conservadores

De esta forma, los investigadores pudieron establecer una relación entre las personas que reaccionaban drásticamente desde el punto de vista fisiológico a estos estímulos y aquéllas que reaccionaban más moderadamente, siendo estas últimas las que habían expresado su apoyo a “políticas sociales de protección”, como las antes mencionadas: inversiones en el ejército, obediencia, patriotismo, defensa de la pena de muerte, etc.

Estas mismas personas tendían también más que el resto del grupo a defender las enseñanzas religiosas en las escuelas, a oponerse al pacifismo y a la inmigración, al control del uso individual de las armas, al sexo antes del matrimonio o a los matrimonios homosexuales.

Según concluye el estudio, “las actitudes políticas varían en función de las características fisiológicas en relación a las diversas maneras de experimentar y procesar las amenazas ambientales”.

Este hecho podría ayudar a explicar tanto la ausencia de flexibilidad en las creencias de aquellos individuos con fuertes convicciones políticas como la ubicuidad de los conflictos políticos, directamente asociada a dicha falta de flexibilidad.

En definitiva, explican los científicos en Science, el grado de respuesta fisiológica a las amenazas parece indicar el grado en que los individuos defenderán políticas que protejan la estructura social existente, tanto de amenazas externas como internas (violación de las normas establecidas).

Política y biología

Uno de los autores de esta investigación, John Alford, politólogo de la Universidad de Rice, estableció ya hace unos años la importancia de la genética en el desarrollo de las convicciones políticas.

Según este investigador, los genes influyen el doble que las ideas recibidas en la primera infancia en la tendencia política que tengamos. Esta conclusión fue alcanzada a partir de una extensa encuesta realizada a 8.000 pares de verdaderos y falsos gemelos que descubrió que los gemelos auténticos, que comparten el mismo código genético, responden con gran similitud a las mismas cuestiones, mientras que los falsos gemelos expresan opiniones diversas.

Considerando que los gemelos auténticos, al igual que los falsos, participan del mismo entorno, la disparidad de resultados entre los dos grupos sólo puede ser explicada por la genética, común a los gemelos auténticos, concluyeron entonces los investigadores.

Por otro lado, un estudio reciente llevado a cabo en la Universidad de San Diego ha señalado a que dos genes serían los responsables nuestros comportamientos políticos: los genes MAOA y del 5HTT, ambos relacionados con la regulación de la serotonina en el cerebro, un neurotransmisor que regula las interacciones sociales.

Enlaces relacionados:

Ideologías políticas y el comportamiento exploratorio: entre la neofilia y neofobia

Insectos explicarían la extinción de dinosaurios/Descubierto el esqueleto más antiguo de América

Fuente: Slashdot

"Todo el mundo tiene su favorito teorías de la extinción de los dinosaurios, pero esta nueva  especulación aparecida en el libro What Bugged the Dinosaurs?: Insects, Disease, and Death in the Cretaceous da motivos para creer que debido a  la lenta y eventual extinción de los dinosaurios, dicha extinción fue debido a la propagación de enfermedades por medio de insectos parásitos como la garrapata."

Descubierto el esqueleto más antiguo de América

"Junto con otros tres esqueletos que se encuentran en las cuevas submarinas a lo largo de la costa caribeña de la Península de Yucatán se ha encontrado  un esqueleto femenino 13600 años lo que los convertiría en del Continente americano, el cual   podría proporcionar nuevas pistas sobre cómo el continente fue poblado."

Enlaces relacionados:

sciencedaily Insect Attack May Have Finished Off Dinosaurs

Oldest Skeleton in Americas Found in Underwater Cave?

Teoria del poblamiento de America por el estrecho de Bering vigente

Nuevo estudio sobre primeras dispersiones humanas en América

Evolución cooperación autodestructiva y bien común en comunidades bacterianas

Las bacterias

son microorganismos unicelulares que presentan un tamaño de algunos micrómetros de largo (entre 0,5 y 5 μm, por lo general) y diversas formas incluyendo esferas, barras y hélices. Muchas bacterias disponen de flagelos o de otros sistemas de desplazamiento y son móviles.

Las bacterias, además, son los organismos más abundantes del planeta. Son ubicuas, encontrándose en todo hábitat de la tierra, creciendo en el suelo, en manantiales calientes y ácidos, en desechos radioactivos,[1] en las profundidades del mar y de la corteza terrestre. Algunas bacterias pueden incluso sobrevivir en las condiciones extremas del espacio exterior. Se estima que hay en torno a 40 millones de células bacterianas en un gramo de tierra y un millón de células bacterianas en un mililitro de agua dulce. En total, se calcula que hay aproximadamente 5×1030 bacterias en el mundo.

A pesar de su aparente simplicidad, las bacterias pueden formar asociaciones complejas con otros organismos. Estas asociaciones se pueden clasificar como parasitismo, mutualismo y comensalismo.

Debido a que las bacterias conforman sistemas complejos de asociación,  éstas están siendo estudiadas respecto a su comportamiento altruista  y competitivo respecto a la selección natural, el software libre y la evolución cultural, así como las reacción sistémica de éstas frente al cambio climático pues se anticipan al cambio de su entorno .

Referente al comportamiento altruista  y competitivo respecto a la selección natural nos llega desde Neofronteras, vía Nature, un artículo titulado

Altruismo bacteriano el cual  sobre como algunas  bacterias infecciosas se "suicidan" para eliminar a todos los competidores y permitir a sus clones sobrevivir.

Algunas de estas bacterias se suicidan para eliminar competidores y que el nuevo “ecosistema” creado ayude a sus clones. Lo más interesante es que los científicos que han estudiado estas bacterias pueden explicar cómo pudo haber evolucionado este tipo de comportamiento.

El fenómeno se denomina cooperación autodestructiva y ayuda a las bacterias como Salmonella typhimurium y Salmonella Clostridium a establecerse fuertemente en el aparato digestivo de su víctima.
El equipo de investigadores que ha explicado este fenómeno está formado por Martin Ackermann del ETH Zurich (Suiza).

La bacteria en cuestión es la Salmonella, famosa cuando, generalmente en los veranos, producen brotes infecciosos que afectan el aparato digestivo de sus víctimas.

Estudiaron cómo S. typhimurium expresaban el factor de virulencia TTSS-1, que produce inflamación en los intestinos. Esta inflamación erradica la microflora intestinal, que de otra manera competiría por los recursos, pero además mata también a las S. typhimurium en su vecindad. Después de este asalto, el camino está despejado para que las S. typhimurium restantes se aprovechan y colonicen los intestinos.
En la parte central intestinal sólo el 15% de la población de S. typhimurium expresa TTSS-1. Por el contrario en los tejidos de la pared intestinal casi todas las bacterias lo hacen. Según invaden el tejido la inflamación aumenta matando a los invasores junto a la flora competitiva que estaba ya ahí.

Esta cooperación autodestructiva descansa en unos genes que controlan el comportamiento altruista suicida y que no siempre son expresados. La existencia de este “ruido fenotípico” significa que sólo una fracción de la población exprese TTSS-1, permitiendo a los genes kamikazes persistir en la población. Si cada célula expresara estos genes entonces la comunidad desaparecería y no habría ningún beneficio para el grupo.

El equipo concluye que el acto de autodestrucción puede surgir si el nivel de “bien común” es lo suficientemente alto. Además los individuos cooperativos deben de beneficiarse del acto cooperación de los otros más frecuentemente que los individuos que no cooperan. En el caso de bacterias intestinales esto se da si el mínimo número de patógenos requeridos para infectar es relativamente pequeño, de alrededor de unas 100 células para la Escherichia coli, por ejemplo.

Las bacterias de la parte central son genéticamente idénticas a las que están en la pared por lo que el fenómeno sorprendió a los científicos. De alguna manera algunas de las bacterias se sacrifican como si fuesen kamikazes para el bien común de la comunidad.

Si el gen del altruismo kamikaze es siempre expresado tiende a desaparecer, porque aquellos que lo poseen se sacrificarán por los que no lo hacen. Sin embargo, si unas veces se expresa y otras no, entonces puede persistir en el tiempo porque algunos portadores pueden sobrevivir y pasarlo a las generaciones siguientes.
Esta investigación puede además ayudar al diseño de nuevas estrategias contra estos patógenos.

Enlaces relacionados:

Memes, antropología y marketing viral ¿se reproducen los memes como comunidades bacterianas cooperativas formado sistemas complejos adaptativos psicocognitivos o como solitarias unidades psíquicas de la cultura, cual organismos individuales egoístas?

Investigaciones interdisciplinarias en comunidades bacterianas pueden dar pistas sobre el curso del Cambio Climático

Altruismo entre chimpancés profundizaría conflicto entre científicos que creen que todo es cultural o que la ética o moral tiene que tener un origen divino

Altruísmo, redes sociales y teoría de juegos: un modelo matemático

Se documenta incorporación de ADN ambiental en un animal pluricelular

Analizan por qué las civilizaciones se desarrollaron junto a placas tectónicas

Aunque en el artículo siguiente se olvidan que las civilizaciones americanas como Wari también surgieron junto a una placa tectónica: La placa de Nazca, el análisis no deja de ser interesante, planteando además muchas preguntas sobre la emergencia de las civilizaciones, diversidad biológica y actividad tectónica.

Civilizaciones y tectónica

Fuente: Neofronteras

Muchas de las civilizaciones de la antigüedad se distribuyen a lo largo de los bordes de las placas tectónicas.

A pesar de que el ser humano se ha difundido por toda la superficie terrestre, las civilizaciones han aparecido solamente en determinados puntos del planeta. Se han sugerido numerosas explicaciones a este hecho, la mayor parte de ellas biológicas o ecológicas. Ahora se añade un elemento más al problema. Según un estudio la mayor parte de las civilizaciones surgieron a lo largo de los bordes tectónicos entre placas. Los investigadores sugieren que las fuerzas que generalmente son destructivas, como volcanes o terremotos, puede que hayan jugado un papel constructivo y no solamente destructivo en la historia de la humanidad. El hallazgo ha sido publicado en Geoarchaeology.

Según el geólogo Eric Force es una relación que en un primer vistazo no tiene demasiado sentido, pero que el patrón no puede ser ignorado. Si se señalan los lugares que dieron lugar a las civilizaciones en un mapa geológico la relación salta a la vista.

El análisis indica además que las civilizaciones situadas lejos de estos bordes tectónicos tienden a durar más, probablemente porque sufren menos desastres naturales.

Las teorías acerca de por qué las zonas tectónicas pueden haber alentado el surgimiento y crecimiento de civilizaciones pueden ser variadas. Los geólogos, por ejemplo, saben que estos bordes geológicos frecuentemente contienen amplios suministros de agua que pueden atraer a los humanos. También los volcanes enriquecen el terreno circundante con cenizas volcánicas que al final crean un suelo fértil para la agricultura.

Pero según este investigador ninguna teoría explica bien el patrón encontrado. Quizás, según él, los ancianos preparan a los más jóvenes a enfrentarse al riesgo y a los desastres futuros, haciendo que en cada generación se desarrollen sistemas de arquitectura sofisticados que resistan terremotos, o que se creen buenos sistemas de almacenamiento de alimentos.

Según expertos en arqueología podría ser que cierto nivel de inestabilidad geológica exigiera una respuesta organizada de las sociedades situadas en esos lugares. Geoff Bailey de University of York del Reino Unido especula que quizás incluso esos desafíos tectónicos y no los factores climáticos fueron también determinantes a la hora de que espolear la evolución humana en África.
Según las teorías al uso, expresadas por Jared Diamond en su libro “Armas, gérmenes y acero”, la diversidad biológica y los factores geográficos fueron determinantes a la hora del surgimiento de las civilizaciones. ¿Habrá una conexión entre actividad tectónica y diversidad biológica?

Science Did Rumbling Give Rise to Rome?

Tectonic environments of ancient civilizations in the eastern hemisphere