¿Es la cultura exclusividad del homo sapiens II?: entre la etología y la antropología

El jueves 17 de Enero de 2008 Neofronteras publicó una interesante artículo sobre un tema que ha inquietado al homo sapiens ( por lo menos a los pertenecientes a la cultura occidental y sus extensiones) por más de 100 años: ¿somos los homo sapiens los únicos Homínidos dentro de los Primates capaces de generar cultura?

Antecedentes:

Aunque no se crea esta preocupación nace en el seno de división naturaleza/cultura de la que hemos ya hablado por lo que es interesante seguir la pista histórico/epistemológica de estos estudios.

En el siglo XVIII se daba una gran importancia al medio ambiente como factor de influencia determinante para la existencia de razas dentro de la especie humana. Por ello Jean Jacques Rousseau y James Burnett, Lord Monbodd tenían mucho interés en los orangutanes. Este último  » rechazaba laidea de que las diferencias físicas y culturales entre los pueblos delmundo pudieran ser primariamente el resultado del clima, la dieta u otros factores ecológicos no culturales. »

Harris Marvin El desarrollo de la teoría antropológica- Historia de las teorías de la cultura

Por tanto Lord Monbod

creía que los salvajes que habían sido capturados en el Nuevo Mundo y los orangutanes « podían aprender a hablar y eran capaces de llegar a la inteligencia y a la ciencia solo con que se les concediera suficiente tiempo y circunstancias favorables »Íbid.

En palabras de historiador Arthur Oncken Lovejoy

Monboddo has developed the evolutionaryideas far more fully; by most educated persons in Great Britain in the [17]80s he was probably looked upon as their originator; and he with some wavering extended Rousseau’s doctrine of the identity of species of man and the chimp into the hypothesis of common descent of all the anthropoids, and suggested by implication a general law of evolution Wikipedia

Asimismo el médico de Manchester Charles White sostuvo en 1799 que en la gran cadena de seres el lugar que ocupaban los negros estaba más próximo a los monos.

Luego con Darwin y Wallace la Teoría de la evolución confirmaba que los homo sapiens somos primates y aún más, hoy en día simplemente las razas como variedad genética dentro de la especie humana no existen, sino más bien el cline( es decir, la constante variabilidad de una especie bajo un gran flujo migratorio), renovando de nuevo la pregunta de si somos la única especie homínida en producir cultura y evolucionar a través de ésta.

¿Es la cultura exclusividad del homo sapiens? II

En este blog dijimos aquí

« el debate entre etólogos y antropólogos sobre la pertinencia de establecer comportamientos culturales en los chimpacés es una gran polémica dentro de la antropología, que ahora disputa con la etología los límites del objeto de estudio de la primera: la cultura. El antropólogo Philippe Descola plasma sus críticas respecto a ello -refiriéndose a las disputadas fronteras discplinarias entre naturaleza y cultura- en un libro muy bueno llamado Antropología de la naturaleza:

“Los estudios llevados a cabo con ellos (los chimpancés) por los etólogos indican sin ambigûedad no solamente que son capaces de fabricar y utilizar una utilería de piedra rudimentaria, poniendo pie así en el privilegio del homo faber, concedido desde hacemucho tiempo sólo al primate humano, sino también que bandas vecinas de monos elaboran y transmiten familias de técnicas bien diferenciadas. En la terminología de los prehistoriadores, los chimpancés poseen así “tradiciones” diferentes en el ámbito de la cultura material, y los particularismos técnicos y de comportamiento propios de cada banda pueden darse en unos cuarenta rasgos distintivos- tipos de herramientas y métodos para romper las nueces, técnias de caza, modos de espulgarse, etc.- todos independientes de las áreas geográficas locales. Como este tipo de variaciónno puede, según parece, explicarse por una evolución adaptativa de los comportamientos a las imposiciones de la ecología, los etólogosse han visto obligados así a atribuir a los chimpancés “culturas” diferenciadas, es decir, una libertad de inventar respuestas sui generis a las necesidades de subsistencia y de la vida común, primer paso hacia la ampliación de la cultura al resto del mundo animal.”

Luego vendría la noticia sobre nuevas investigaciones respecto al comportamiento altruista entre chimpancés por parte de antropólogos evolutivos del Instituto Max Planck de Antropología evolutiva de Leipzip (Alemania) lo que daría cuenta de una ética natural en dichos homínidos.

Y por último publicamos sobre la diferencia entre chimpancés y homo sapiens

donde se develaba el mito de la diferencia del 1% entre chimpacés y homo sapiens, a pesar de las diferencias fenotípicas existentes entre unos y otros primates, ya que tal diferencia sería mucho mayor que 1 % y aún impredecible en porcentaje.

En diciembre de 2006 Matthew Hahn encontró una diferencia de un 6.4% en los números de copias de genes entre ambos primates, mas incluso ese porcentaje es difícil de precisar.

Cohen cita a Svante Paabo, quien no pensaba que hubiése manera de calcular con presición ese porcentaje (1 por ciento):

“Al final, es una cosa política, social y cultural sobre como nos percibimos (como primates) en nuestras diferencias”.

Y es cierto ya que existen factores que tienen que ver con lo sociocultural en el momento de determinar diferencias genéticas »

La cultura: Entre la etología y la antropología
Según Anton Bermejo « No es posible extrapolar la experiencia del homo sapiens y sus consiguientes logros culturales a otras especies, con independencia de su proximidad filética al hombre, debido a que la adquisición del lenguaje fué producto de unas necesidades que paulatinamente fué imponiendo la vida social, el desarrollo tecnológico y la exploración de distintos medios.

El Homo socio-cultural se construyó su propia historia. El chimpancé y sus antecesores, relegados a la vida en los bosques, no incluyeron el lenguaje articulado en el abanico de sus necesidades. Lo mismo se puede decir del empleo de utensilios por parte de esos primates: se sabe que usan piedras y palos para ahuyentar a los depredadores, llegando a deshojar las ramas de los árboles para obtener tallos con los que pescar termitas. Sin duda, se han asentado las bases de una protocultura (a este respecto, es de sumo interés el ensayo de Jordi Savater Pí « El Chimpancé y los orígenes de la cultura » ). Sin embargo, el empleo de esas técnicas no es esencial para su supervivencia cotidiana. La producción de la herramienta y el utensilio por el chimpancé se realiza “ad hoc”, para la ocasión. Los instrumentos ni se conservan ni se acumulan. Cuando un chimpancé desea pescar termitas no utiliza el tallo del día anterior, fabrica uno nuevo.

En los experimentos sobre la enseñanza del lenguaje se ha comprobado que efectivamente los chimpancés pueden transmitir a otros el dominio del AMESLAN, sin embargo, la tendencia en una cadena de transmisión del lenguaje no es precisamente la de ampliar el acervo del vocabulario sino todo lo contrario, a su reducción paulatina. haciéndose uso de utensilios con carácter ocasional y no permanente, y no puede ser de otro modo, pues, con independencia de su nivel de inteligencia, su modo de desplazamiento cuadrúpedo se lo impide. »

Acá retornamos a la esencia de los estudios antropológicos: el origen y evolución de la cultura como técnica y tecnología transmitida a través del lenguaje, tecnología tranformada en energía, es decir trabajo, tecnología transformada en cultura. Pero antes de irnos por otras interesantes ramas volvemos al comienzo de este post: el 17 de enero Neofronteras publica un artículo sobre dos nuevoa estudios que hablaría de la antiguedad de la « cultura chimpacé » la cual tendría 4300 años como mínimo y en otro que los chimpancés construyen su cultura de una manera similar a como lo hace el ser humano y que es muy antigua.

Creemos a pesar de las consistencias de los dos estudios que se leen más abajo, que aún hay mucho pan por rebanar en este interesante tema

La cultura chimpancé es muy antigua / Neofronteras

Los chimpancés actuales de Costa de Marfil en África occidental son muy habilidosos con las herramientas de piedra. Usan grandes piedras a la manera de martillo y yunque para cascar nueces y otros alimentos, obteniendo lajas de piedra en el proceso. Esta manera de cascar nueces es muy difícil de realizar por humanos con estas mismas herramientas porque se requiere más fuerza que la que el brazo humano puede generar. El uso de herramientas de piedra fue observado en estos animales en el siglo XIX pero hasta ahora no se sabía si este comportamiento cultural se remontaba a hace mucho tiempo o si lo habían adquirido recientemente por imitación de los humanos.
El arqueólogo Julio Mercader de University of Calgary y su equipo acaban de publicar un artículo en el cual afirman haber encontrado en el sitio de Noulo (lugar del único asentamiento arqueológico de chimpancés conocido), en Costa de Marfil, herramientas de piedra usadas por chimpancés para cascar nueces de más de 4000 años de antigüedad.
Estos investigadores hallaron concretamente 206 piezas de piedra en diversos sitios que recuerdan las piedras y lascas producidas por los chimpancés modernos. La datación del material del entorno a estos objetos mediante el carbono 14 proporcionó una edad a los mismos de 4300 años.
Para confirmar la naturaleza de estas piedras y estar seguros de que no se habían producido por métodos geológicos naturales se hizo un test de prueba a ciegas con expertos no pertenecientes a este grupo de investigadores, en él cual se mezcló los objetos encontrados con otras piedras formadas mediante procesos geológicos naturales. Los expertos tenían que averiguar cuáles de ellos eran “artificiales” y cuales no. Los objetos encontrados pasaron la prueba.
Los investigadores determinaron que los artefactos encontrados debían de tener su origen en los chimpancés porque el típico martillo arqueológico de piedra de origen humano no es mayor de 120 milímetros y pesa menos de 400 gramos. Incluso los yunques de piedra del mismo origen raramente superan el kilo de peso. Pero los martillos encontrados miden de promedio 320 milímetros de longitud y pesan dos kilos. Para manejar estos martillos se necesitan manos grandes y fuertes para manejarlos que lo humanos no tienen.

Además analizaron los residuos encontrados en estas herramientas para determinar si habían sido utilizadas para cascar las cinco variedades de nueces que los chimpancés suelen cascar y comer, y otras 24 distintas que los humanos consumen. Determinaron que las herramientas habían sido utilizadas para cascar las del primer tipo.
La antigüedad de las herramientas significa que los chimpancés ya cascaban nueces mucho antes de que los granjeros humanos llegaran a la región, descartando que esta habilidad de los chimpancés fuera copiada de los humanos. Por tanto habrían desarrollado esta habilidad por ellos mismos. Gracias a este descubrimiento se puede retrotraer esta habilidad a miles de años atrás. Los autores sugieren que el uso de estas herramientas de piedra quizás sea una tecnología que se pueda remontar hasta el antepasado común de humanos y chimpancés, en lugar de que haya aparecido de manera independiente en ambas especies o por imitación de una sobre otra. A Mercader le gustaría comprobar si hay pruebas de la existencia de este tipo de piedras o similares usadas por los homínidos muy antiguos.

Este estudio confirma que los chimpancés y nuestros antepasados humanos han compartido durante miles de años algunos atributos culturales que una vez se creyeron exclusivamente humanos: transporte de materiales en bruto, selección y preparación de materiales para un trabajo específico y uso proyectado, reocupación habitual de sitios (donde los desperdicios y basuras se acumulan), uso de recursos locales, etc. La técnica de cascar nueces es transmitida socialmente entre los chimpancés. La hazaña de usar martillos y yunques de piedra para cascar piedra nos es fácil de aprender para un chimpancé y requiere de mucho tiempo de aprendizaje. Este nuevo descubrimiento permite saber el mínimo número de generaciones en las cuales este comportamiento cultural ha sido transmitido.

Precisamente sobre la cultura de estos animales versa el otro trabajo. Históricamente los científicos han creído que las diferencias en el comportamiento entre las distintas colonias de chimpancés se debían a variaciones genéticas. Un equipo de la Universidad de Liverpool ha descubierto recientemente que se pueden dar variaciones en el comportamiento de las colonias de chimpancés debido a la emigración de individuos de otras colonias. Esto demuestra que los chimpancés construyen sus cultura de una manera similar a como lo hace el ser humano.

El primatólogo Stephen Lycett explica que se sabía de las diferencias culturales entre colonias, pero nadie sabía por qué. Se asumía que los jóvenes chimpancés desarrollaban ciertas características de los genes heredados de sus padres, pero no había evidencia clara que apoyara esta idea. Además se creía que como el comportamiento estaba dictado por la biología, los chimpancés no tenía cultura en el mismo sentido que los humanos.
Mediante la observación de cómo los chimpancés preparan la comida, los investigadores descubrieron que en unas colonias se usaba piedras para cascar nueces, mientras que en otras usaban también herramientas de madera para lo mismo. Calcularon que este método de preparar la comida se había extendido 4000 km del este al oeste de África en los últimos 100.000 años. Además encontraron que con otras técnicas, como la del acicalado, también pasaba lo mismo. Los investigadores sugieren que la variedad en el comportamiento se debe a cómo los chimpancés socializan entre sí, en lugar de deberse a razones genéticas como antes pensaban algunos expertos.

Para llevar esta teoría más allá, los investigadores construyeron árboles evolutivos teóricos para el comportamiento de estos animales en esas regiones, así como árboles genéticos familiares. Esperaban encontrar que aquellos con similitudes genéticas tuvieran similitudes en el comportamiento si se asumía la teoría tradicional. En su lugar, encontraron que algunos chimpancés tenían los mismos comportamientos culturales que otros individuos con los que no tenían similitudes genéticas.
Según Lycett, esto explica por qué en algunas colonias se usan determinados métodos para encontrar comida, asumiendo determinados comportamientos y adaptándose a diferentes métodos para así ajustarse al entorno. En este sentido podemos decir por primera vez que la cultura realmente existe en nuestros parientes más próximos.

Fuentes y referencias:
Foto: Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.
Nota en la Sociedad Max Planck.
4,300-Year-old chimpanzee sites and the origins of percussive stone technology (resumen en PNAS).
Web sobre el uso de herramientas por parte de chimpancés (incluye vídeos).
Vídeo en el que un chimpancé casca nueces.
Nota de prensa en University of Liverpool.
Phylogenetic analyses of behavior support existence of culture among wild chimpanzees (resumen en PNAS). »

Enlaces relacionados:

Antropología y Biología Evolutiva del desarrollo ( Evo-Devo)

http://evodevo.uoregon.edu/

Epigenetics Papers

Evolution and development Journal

Stephen Jay Gould

Pere Alberch

Richard Lewontin

Jordi Sabater Pí El chimpancé y los orígenes de la cultura

La etología como ciencia de la cultura Gustavo Bueno

3 thoughts on “¿Es la cultura exclusividad del homo sapiens II?: entre la etología y la antropología

  1. Ping : technology » Blog Archive » ¿Es la cultura exclusividad del homo sapiens II?: entre la etología y la antropología

  2. Ping : ’11. Humanos’ | Lorenasike

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s