Ocho dudas razonables sobre la necesidad del voto electrónico / Josep M.ª Reniu Vilamala

Buen artículo de Josep M.ª Reniu Vilamala, politólogo miembro del Observatorio del Voto Electrónico (Universidad de Barcelona) , publicado en el último número de la Revista electrónica Internet, Derecho y Política impulsada por los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya.

Ocho dudas razonables sobre la necesidad del voto electrónico

Resumen:

En un momento en que se generaliza el uso de las diferentes soluciones de voto electrónico, parece razonable hacer balance sobre cuáles son los principales obstáculos que esta « última revolución electoral » debe superar. Antes, sin embargo, consideramos necesario discutir los principales malentendidos que se han creado en torno al voto electrónico, así como intentar aclarar cuáles son los motivos que se aducen para su implementación. A partir de aquí, se presentan ocho grandes dudas a las que todavía no se ha dado una respuesta satisfactoria en su conjunto, si bien una buena parte de estos aspectos han sido objeto de especial atención en algunas experiencias de voto electrónico.

Conclusiones

« En primer lugar, partimos de la asunción de que el voto electrónico, en cualquiera de sus diferentes modalidades,
no es en ningún caso una panacea política.

Su generalización no supondrá, per se, una mejora de los procesos electorales ni de la participación política, objetivos que van más allá de la introducción de un aditamento tecnológico.

En segundo lugar, l

a ausencia de políticas gubernamentales centradas en la potenciación y mejora de los valores
cívicos y democráticos así como inversiones en infraestructuras tecnológicas y procesos de alfabetización digital,
dará como resultado la persistencia estructural de la imposibilidad de superar los efectos negativos sobre la
democracia derivados de la brecha digital.

Además, como tercera reflexión,

el voto electrónico debe considerarse como una excelente herramienta complementaria
para la mejora estructural de los procesos electorales. Así, su implementación debería ser gradual, centrándose inicialmente en aquellos colectivos sociales con mayores dificultades para hacer efectivo su derecho de sufragio.

En cualquier caso, y para concluir, en el frontispicio de cualquier proceso de implementación del voto electrónico
debería estar presente la consideración de que,

aunque éste puede apoyar en la generación de una mayor legitimación
democrática del sistema político, en el fondo dicha legitimación deberá descansar en la profundización de los mecanismos de información ciudadana, la promoción de una sólida cultura política, el respeto a los derechos
fundamentales y, como corolario, en la rendición de cuentas por parte de los representantes. »

Enlaces relacionados:


Sobre el voto electrónico y Democracia en nuestro país ¿Idealismo o negocio?

¿Qué pasa con la Agenda Digital Digital Peruana?

¿Qué comentarios hay sobre la Firma de la Carta Iberoamericana de Egov?

El voto electrónico y el déficit democrático europeo:Lo que debemos tener en cuenta en Perú

Fundación Vía Libre “Lo que cuenta no es el voto, sino quien cuenta los votos”(*)

El voto electrónico, esnobismo de la era cibernética

Hacking Democracy

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s