La historia del Frasco Dewar, mejor conocido como Termo

La ciencia en cotidianeidad

Como para relajarse un poco, encontré esta interesante entrada en Historias de la ciencia en donde Fernando del Alamo nos cuenta sobre la invención del Frasco Dewar , Thermos bien conocido como el cotidino termo.

La historia del Frasco Dewar, mejor conocido como Termo

Fuente: Historias de la ciencia

« El “frasco Dewar”, tal y como se llamaba en 1890, nunca fue patentado por su inventor, el físico británico James Dewar. Hay que decir que Dewar fue el primer hombre que licuó el oxígeno en una carrera con Heike Kamerling Onnes. Este último quedó muy desolado, pero siguió trabajando y desarrolló técnicas para llegar a licuar el helio (a nada menos que -269 ºC), descubrir la superconductividad y llevarse un bonito Nobel en 1913.

James Dewar consideraba como un revolucionario avance al servicio de la comunidad científica. Construyó un recipiente con las paredes interior y exterior de cristal en un espacio donde se había hecho el vacío. Para reducir todavía más la transferencia de calor recubrió con plata la parte interior (el vacío elimina la propagación de calor por conducción y las paredes recubiertas con plata eran para evitar la pérdida de calor por radiación).

Los científicos utilizaban los frascos Dewar para guardar vacunas y sueros a temperaturas estables e incluso transportar peces tropicales raros.

Los recipientes los fabricaba un soplador de vidrio profesional, Reinhold Burger, socio de una firma berlinesa especializada en aparatos científicos de cristal. Fue Burger quien comprendió las aplicaciones del frasco, añadiendo una parte metálica fuera que protegía las paredes de cristal.

Al buscar un nombre para su recipiente y, con intención de dar publicidad, Burger promovió un concurso en el que ofrecía un premio en metálico para la sugerencia más imaginativa. La palabra vencedora fue “Thermos” que significa “calor” en griego.

En 1906 un hombre de negocios norteamericano llamado William B. Walker quedó impresionado por el termo y tres meses después lo importaba a EEUU. Excursionistas, cazadores y amas de casas los compraron con tanta rapidez que Walker adquirió la patente alemana para fabricarlos en su propia empresa.

Los expertos dicen que su aceptación en actividades industriales fue tan rápida porque personalidades notables, algunos de los cuales le dedicaron elogios, lo utilizaron. El presidente noretamericano William Taft lo utilizaba en la Casa Blanca, sir Ernest Shackleton se lo llevó al Polo Sur, el teniente Robert Peary llegó al Polo Norte con un termo en su equipo, lo mismo que sir Edmund Hillary en su conquista el Everest, así como acompañaron en sus vuelos a los hermanos Wright y al conde Zeppelin.

Hoy todavía puede observarse el frasco original de Dewar en la Royal Institution, en Londres. »

This entry was posted in Curiosidades by Andrea Naranjo Leclercq. Bookmark the permalink.

About Andrea Naranjo Leclercq

Peruvian anthropologist stuck in Brussels/Exploring the boundaries between media communication tools,technology & culture/Member of cognitariat/ Geek & Freak / Flashdance life- Anthropologue et journaliste qui explore les frontières entre les outils de communication, la technologie et la culture /En peu Geek, un peu freak/ Membre du cognitariat / Flashdance life

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s