Redes neurobiológicas y adaptabilidad digital

El biólogo marino Juan Freire ha escrito una interesante entrada  titulada  ¿Condenados a la estupidez digital?  la cual trata  sobre la adaptación  de nuestra especie a la Era digital, citando el debate provocado  a raíz del artículo publicado por el escritor norteamericano Nicholas Carr  Is Google making us stupid? (The Atlantic Monthly),  quien apoyado en evidencias neurobiológicas postula que:

« Los usuarios de la información digital, entre los que se incluye a él mismo, nos estamos volviendo estúpidos por que la abundancia de información y los interfaces en que se nos presenta están reduciendo nuestra capacidad de concentración y de lectura reflexiva y en profundidad. El propio Carr recopila en diferentes posts las reacciones a su artículo que confirman sus argumentos (e incluso algún testimonio contrario), especialmente los efectos nocivos de lo que llama el virus de la multitarea, cuyos efectos serían la pérdida de la  capacidad para leer textos extensos, como libros, al adaptarse a un consumo rápido y masivo de contenidos cortos sobre los que, además, se realizan lecturas parciales y rápidas »

Carr ampara su teoría en

evidencias neurobiológicas que demuestran como las conexiones neuronales responden a los estímulos informativos externos y que nuestro cerebro es más plástico de lo que se pensaba y por tanto más sensible a cambios en los estímulos exteriores.

Bueno para mi esa sensibilidad y plasticidad del cerebro  que Karr llama estupidización no es otra cosa que adaptabilidad  ( las redes neuronales conforman un sistema complejo adaptativo ) y aún así, Carr insiste en llamar estupidización a quienes han perdido ciertas capacidades, pero desarrollado otras, en la Era digital, por lo que nuestra  nuestra adaptación a la era digital es lenta.

Freire concluye su entrada diciendo exactamente eso:

El humano

acaba por adaptarse, tal como ha hecho en el pasado, al ambiente tecnológico en el que le toca vivir y en ese proceso no existe una única opción posible. En este sentido es de esperar que en el futuro, y con toda seguridad ya ahora, nos enfrentemos a la información digital de formas radicalmente diferentes a como lo hacemos con la analógica y encontremos la estrategia adecuada para sacar el máximo partido a las nuevas oportunidades.Así, al menos, ha sucedido hasta el momento con todas las revoluciones tecnológicas que nos ha tocado vivir, desde el pergamino a la máquina de escribir pasando por la imprenta. Y en todos esos cambios surgieron siempre argumentos fundamentados que nos explicaban los peligros en los que nos adentrábamos y los riesgos que corría nuestra sociedad y cultura. Muchos de esos argumentos eran ciertos, pero (a pesar o gracias a ellos) la evolución siempre ha sido positiva. Lo que no acaban de explicar Carr o Keen es por que con Internet no se habría de repetir la historia.

*Citar este blog como referencia a la hora de comentar las ideas, razonamientos o coincidencias aquí leídas.
Gracias.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s