Innovación empresarial en base al procomún digital

Ya habíamos publicado el caso de  Novartis y su modelo de negocio genético fundado en abrir  las bases  de datos  genéticas de la diabetes tipo 2, permitiendo  el acceso público y gratuito éstas

Innovación, procomún y Mercado

Juan Freire  señala  que « Internet funciona como un procomún gracias a la existencia de varias “capas de innovación abierta » en el que se basa el procomún digital  analizando  los casos de Mozilla y Creatives Commons los que  han desarrollado modelos complejos adaptados al “mercado” donde deben competir con empresas, gobiernos y grupos de presión, que defienden modelos cerrados, con el fin de extender sus recursos y prácticas abiertas entre las comunidades de usuarios. Para lograr estos objetivos han integrado en sus organizaciones sin ánimo de lucro elementos empresariales. »

Mozilla y el modelo Bazar

« ¿cómo genera beneficios la Coporación y como conjuga su naturaleza empresarial con su objetivo de fortalecer el software libre y el dominio público? Sus beneficios proceden de la publicidad que principalmente se genera mediante el uso de la caja de búsqueda de Google que incorpora Firefox. Este post de Jason Calacanis, Firefox (Mozilla Corporation/Mozilla Foundation) made $72M last year?!, levantó cierta polémica al poner de manifiesto los cuantiosos ingresos que Mozilla obtenía y los peligros de su estrecha relación (o, para algunos, dependencia) de Google. Posteriormente Mozilla reconocía que, aunque la cifra no era correcta, se situaba en ese orden de magnitud. A partir de aquí se abrió un interesante debate sobre la legitimidad y eficacia de la estrategia de creación de una filial empresarial para soportar el desarrollo de un proyecto de software libre sin ánimo de lucro.

Para Mozilla, la corporación es la mejor forma de generar ingresos que soporten el desarrollo, distribución y márketing de sus productos y tecnolologías, y por tanto no existe contradicción entre sus objetivos finales y sus medios.

En cierto modo puede considerarse como una forma de hacking legal, dado que el modelo fundación-empresa permite generar beneficios a la vez que la fundación permanece exenta del pago de impuestos de acuerdo con la legislación estadounidense. Pero, como era previsible, el “modelo de negocio” de Mozilla no se ha librado de la polémica que se ha centrado en los gastos de la Fundación y su relación “demasiado” estrecha con Google (tanto si Google adquiere demasiado control sobre Mozilla como si, por el contrario, abandona la alianza y se lanza a crear un nuevo navegador). Un artículo en The New York Times en Noviembre de 2007, Will Success, or All That Money From Google, Spoil Firefox?, proporcionaba por primera vez estimaciones de la importancia de los ingresos procedentes de Google en la Corporation, que estimaban en un 85% de los 66 milones de dólares de beneficios que obtuvieron en 2006. Al tiempo, el artículo continuaba el debate interrogándose sobre las consecuencias de la tranformación, al menos parcial, de la Fundación en algo más similar a una “start-up de Silicon Valley” que a una comunidad colaborativa, citando el trabajo de Shiobán O’Mahony, profesora de la School of Management de la Universidad de California en Davis. Esta autora denomina a Mozilla como “el primer proyecto corporativo de código abierto… que integra inversiones públicas y privadas.

Una herramienta legal para el conocimiento libre y la innovación empresarial basada en el conocimiento: Creatives Commons

(Para que modelos de negocios como los de Mozilla sean posibles)

« se necesitan sistemas legales y prácticas culturales que permitan explotar este escenario digital utilizando modelos de cultura libre, basada en los flujos abiertos de conocimiento y el derecho a la reutilización y la remezcla. En este último nivel surge Creative Commons (CC), otra de las patas que promueven la estructura abierta y colaborativa de Internet. Aunque sus objetivos estrictos son legales, proporcionar licencias flexibles para la gestión de la propiedad intelectual en la red, su estrategia es mucho más amplia y, al tiempo que proporciona soporte legal a los usuarios, fomenta una cultura digital consecuente con los paradigmas abiertos. »

Como en el caso de Mozilla, el éxito de CC necesita el soporte de una organización fuerte, dinámica y adaptada al contexto donde debe difundir sus herramientas y prácticas. El caso de Mozilla nos mostraba como hoy en día, y para competir en un mercado tan exigente como el digital, es necesario desarrollar “modelos de negocio” para las comunidades de software libre. Mozilla funciona como una estructura híbrida legal y organizativamente que combina una fundación sin ánimo de lucro con una corporación que reinvierte todos sus beneficios en sus productos y tecnologías.

En el caso de CC, su estructura legal y organizativa es más convencional que la de Mozilla dado que se trata de una organización sin ánimo de lucro. Pero en este caso, han optado por innovar en el liderazgo incorporando a su gestión a personajes con gran influencia en los entornos empresariales y/o que saben aplicar estrategias de liderazgo y comunicación que combinan aquellas propias del mundo corporativo con las que proceden de las comunidades de software libre. Como ejemplo claro de esta tendencia, tras la dirección de Lawrence Lessig, CC seleccionó a Joi Ito como CEO, uno de los personajes más paradigmáticos en el mundo de Internet, tanto en el entorno empresarial (como inversor en algunas de las start-ups más exitosas de la última década) como en el de la cultura digital. Por ejemplo, será el comisario de la edición de este año del Festival Ars Electronica dedicada a A New Cultural Economy: The Limits of Intellectual Property.

Pero, ¿cómo se conjuga el liderazgo de una organización sin ánimo de lucro y dedicada a promover el dominio público con fuertes intereses empresariales en los que, además, CC puede jugar un papel importante?  Joi Ito, actual CEO de CC, sobre el Status of the Commons reflexiona en un post sobre si sus inversiones en diferentes empresas relacionadas con Internet constituyen un conflicto de interés con su papel como líder de CC, Are my investments a conflict of interest as CEO of Creative Commons?

Una estrategia de éxito

dice Freire

parece condenada a conjugar los intereses públicos con aquellos empresariales. En lugar de tratar de separar totalmente los dos ámbitos, la única opción viable, si se quiere promover organizaciones como CC, es gobernar esta conjunción de intereses. Esto es algo común en la economía y cultural digitales

Un dato adicional sobre las Licencias CC es que

la Corte de Apelaciones del Circuito Federal de EEUU, que está considerada como el juzgado propio de los casos de propiedad intelectual en EEUU, ha decidido que las licencias CC y otras similares introducen condiciones en el uso de materiales sujetos a copyright y por tanto su violación supone una violación del copyright (más en el blog de Creative Commons). En resumen, su validez jurídica, al mismo nivel que el copyright, está siendo ya reconocida a nivel internacional.

Enlaces relacionados:

Remix: haciendo arte y comercio en economías híbridas Lawrence Lessig

Cooperar para competir – La cultura colaborativa y de la transparencia se abre camino en las grandes corporaciones industriales

Internet como procomún

Mozilla y los ‘modelos de negocio’ de las comunidades de software libre

Mozilla drags IE into the future with Canvas element plugin

Joi Ito Web

The New Science of Sharing


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s