De miedos y neofobias: el pensamiento conservador

Hace unas semanas publicamos Ideologías políticas y el comportamiento exploratorio: entre la neofilia y neofobia en donde deciamos que « la neofilia (pasión por lo nuevo)  y la neofobia (aversión a los nuevo) son comportamientos  impulsivos que nos mantienen a la expectativa de la innovación y sujetos a lo conocido, respectivamente. »

La neofobia, entenida como aversión a lo nuevo, también podría entenderse como « miedo a lo desconocido » miedo que genera una resistencia al cambio y que podría tener que ver con la tendencia al pensamiento conservador y la carencia del comportamiento exploratorio, aquél comportamiento que permite a los homo sapiens innovar y evolucionar.

En Las tendencias políticas podrían tener una base fisiológica , el artículo de Science  Political Attitudes Vary with Physiological Traits (Más miedo, más conservadores) establece

« una relación entre las personas que reaccionaban drásticamente desde el punto de vista fisiológico a estos estímulos y aquéllas que reaccionaban más moderadamente, siendo estas últimas las que habían expresado su apoyo a “políticas sociales de protección”, como las antes mencionadas: inversiones en el ejército, obediencia, patriotismo, defensa de la pena de muerte, etc.

Estas mismas personas tendían también más que el resto del grupo a defender las enseñanzas religiosas en las escuelas, a oponerse al pacifismo y a la inmigración, al control del uso individual de las armas, al sexo antes del matrimonio o a los matrimonios homosexuales.

Apuntes científicos desde el MIT nos da más datos con una dósis sana de escepticismo sobre el estudio  sobre el miedo al cambio en el pensamiento conservador publicado por Science:

¿Se puede generalizar a partir de presentar fotos y ruidos a 46 personas de Nebraska que los republicanos sienten más miedo al cambio y a lo desconocido? La verdad, parece un poco osado… pero no es el primer estudio que plantea algo parecido.

se pregunta

En 2003 el psicólogo de Stanford John T. Jost hizo una revisión exhaustiva de los estudios realizados durante 50 años que relacionaban personalidad e ideología política. Concluyó que la gente de derechas tenían más ansiedad frente a la muerte, menor autoestima, intolerancia a la ambigüedad, eran menos complejos que los liberales, más obedientes, menos tolerantes con la incertidumbre, cerrados a nuevas experiencias, e inclinados a aferrarse a lo que ya conocían. Casi nada.
Pero todavía hay más. En 2007 un científico de la New York University intentó comprobar si el cerebro de los conservadores era más resistente a los cambios. David Amodio publicó un estudio en nature neuroscience en el que registraba la actividad cerebral de conservadores y liberales mientras ejecutaban una tarea muy simple: presionar un botón cuando en la pantalla aparecía una M, y no presionarlo cuando aparecía una W. Los investigadores iban generando patrones repetitivos (por ej. MMW MMW MMW MMW MMW…) y de golpe los cambiaban (…MWM). Según el grupo de Amodio, la actividad neuronal en una zona concreta del cerebro indicaba que el cambio suponía un conflicto mayor para los conservadores, y que los liberales reaccionaban mejor a las novedades.

Y sean estas conclusiones  dudosas, como apunta ya que a partir de un universo  reducido de muestra saca generalizaciones sobre tendencias políticas y biología  ( recordemos que las ciencias sociales, normalmente saca generalizaciones a partir de una muestra relativamente pequeña) es interesante ver que de cierta manera  la neofobia, el miedo ,  son caracterísiticas de aquellas personas que tienden al pensamiento conservador. Sería interesante que los investigadores amplíen los estudios sobre ello.

2 thoughts on “De miedos y neofobias: el pensamiento conservador

  1. Andrea, me parece que esta línea de investigación no tiene ningún futuro a menos que revisen sus premisas.
    Más allá de que las muestras son estadísticamente ridículas, los supuestos son incompatibles con la más mínima conciencia de la diferencia cultural, y se limitan a constatar una correlación sin demostrar ningún mecanismo causal.
    Un saludo.

  2. Claro, Es interesante siempre y cuando revisen sus premisas. Por eso mismo hice hincapié en que es un estudio basado en una muestra muy reducida, sobre todo no me parece que el estudio solo trate de dar cuenta de la diferencia entre los miembros o simpatizantes de dos partidos políticos.
    Pero por otro lado, y es donde apunto yo, sería interesante si la neofobia o la neofilia son inherentes en todos los humanos a pesar de las diferencias culturales.
    Saludos

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s