2009, el bicentenario de Darwin

El 12 de febrero de 2009 se cumple el bicentenario del natalicio de Charles Darwin. Es un momento muy interesante  pues en estos últimos años se ha intensificado el debate  entre ciencia y religión ,  además de ponerse en duda la Teoría de la evolución, debate que llegó inclusive a las elecciones norteamericanas.

Nature dedicó la editorial del 20 de noviembre de este año al próximo bicentenario del nacimiento de Charles Darwin

El genetista Theodosius Dobzhansky escribió en 1973: « la creación no es un acontecimiento que sucedió en 4004 antes de Cristo, »  « Es un proceso que se inició unos 10 millones de años atrás y todavía está en curso« .

(…) El ensayo de Dobzhansky de la cita anterior tiene el ahora famoso título de « Nada en biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución ». Esto es tan cerca de ser una verdad analítica – una implicación necesaria de lo que es la vida misma, que podemos estar seguros de que seguirá siendo así en el futuro. « 

El debate continúa : Ciencia y religión, incompatibles

Según el historiador de la ciencia Michael Shermer creador de la Skeptics Society

« Se puede creer en Dios y en la evolución mientras se mantenga a ambas cosas en compartimientos lógicos independientes. La creencia en Dios depende de la fe religiosa. La creencia en la evolución depende de evidencia empírica. Esta es una diferencia fundamental entre la religión y la ciencia. Si se intenta reconciliar la religión con la ciencia en cuestiones sobre la naturaleza y el universo, y si se empuja a la ciencia hacia su conclusión lógica, se terminará naturalizando a la deidad, porque para cualquier pregunta sobre la naturaleza (los orígenes del universo, la vida, los humanos, lo que fuere), si la respuesta es « lo hizo Dios, » un científico preguntará, « ¿Cómo lo hizo Dios?, ¿Qué fuerzas usó Dios? ¿Qué formas de materia y energía fueron empleadas en el proceso de creación? » y así. El resultado final de estos interrogantes sólo pueden ser explicaciones naturales para todos los fenómenos naturales. ¿Qué lugar queda, entonces, para Dios?

Uno podría argumentar que Dios es las leyes y fuerzas de la naturaleza, lo que es lógicamente aceptable, pero sería un panteísmo y no el tipo de Dios personal por el que la mayoría de la gente profesa una creencia. También se podría argumentar que Dios creó el universo y la vida usando las leyes y fuerzas de la naturaleza como sus herramientas de creación, lo que también es lógicamente coherente, pero nos deja con preguntas científicas adicionales: ¿Cuáles leyes y fuerzas fueron usadas para crear fenómenos naturales específicos, y en qué materia fueron usadas? ¿Cómo creó Dios las leyes y fuerzas de la naturaleza? Un científico tendría curiosidad por la receta divina de, digamos, la gravedad, o de un universo o una célula. Es científicamente legítimo preguntar: ¿qué hizo a Dios, y cómo fue Dios creado? ¿Cómo se hace a un ser omnisciente y omnipotente? Finalmente, se podría argumentar que Dios está fuera de la naturaleza (sobrenatural), y por lo tanto no requiere explicación. Esto también es lógicamente consistente, pero por definición significa que la pregunta sobre Dios está fuera de la ciencia y que por lo tanto la religión y la ciencia están separadas y son incompatibles. »

Por otro lado  el biólogo teórico e investigador de las ciencias de la complejidad  Stuart Kauffman , « conocido por el argumento de que la complejidad de los  organismos y sistemas biológicos  podrían resultar tanto de la auto-organización como de la  gran dinámica de equilibrio a partir del  selección natural darwiniana, así como por proponer los primeros modelos de redes booleanas », señala que Dios sería tan sólo el nombre que la especie humana da a aquello que escapa a las leyes físicas. Para Kauffman, la « incesante creatividad del universo natural, de la biosfera y de las culturas humanas » puede ser llamada Dios, que sería solamente « un nombre escogido » para nombrarla(Shermer Dixit).

La religión, entonces, o al menos así lo entiendo, es parte de la base epistemológica que construye a una sociedad humana, sus instituciones , tecnologías, técnicas, por lo que  sería conveniente tratar a la religión como un sistema de creencias  donde sus consecuencias socio institucionales serían reguladores poblacionales. La religión podría ser una propiedad emergente de las sociedades humanas a cierto nivel de interacción de números de individuos para organizarse y distribuir poder.

En todo caso,  el 2009 será un año intenso  de conferencias y debates sobre la vigencia de la Teoría de la evolución y de la ciencia sobre la religión pues además este año cumplieron  150 años de la publicación del Origen de las especies.

El Museo Historia Natural de Londres  dedica una web Darwin 200, a la celebración del natalicio del biólogo británico.

Asimismo, la UNESCO y The International Union of Biological Sciences (IUBS) organizan un Simposio llamado Darwin 200, en donde destacan conferencias como 150 Years of Darwin’s Evolutionary Theory: a South American Celebration, en Uruguay  y Eduación biológica en Nueva Zelanda

Acceder al programa completo

Darwin 200 en blogs amigos:

El cerebro de Darwin:  Feliz 2009

La revolución naturalista : Feliz año de Darwin

Enlaces relacionados:

Nature: Beyond the origin

Desmond Morris Two centuries on, a salute to Charles Darwin: Hero for our age

« Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa »

La complejidad reclama una revisión del concepto de Dios

El ‘Homo sapiens’, un animal religioso desde hace 13.000 años

This entry was posted in Teoría de la evolución by Andrea Naranjo Leclercq. Bookmark the permalink.

About Andrea Naranjo Leclercq

Peruvian anthropologist stuck in Brussels/Exploring the boundaries between media communication tools,technology & culture/Member of cognitariat/ Geek & Freak / Flashdance life- Anthropologue et journaliste qui explore les frontières entre les outils de communication, la technologie et la culture /En peu Geek, un peu freak/ Membre du cognitariat / Flashdance life

10 thoughts on “2009, el bicentenario de Darwin

  1. un articulo bastante interesante aunque si hace referencia a temas muy polemicos pero , estar informados acerca de todo lo que se dice nos beneficia :)

  2. el articulo es muy interesante y te hece reflexionar hacerca de lo que se piensa actualmente hacerca del origen del hombre, ademas me ha dejado un conocimiento que con el tiempo me gustaria ampliar yo ya conocia mas o menos el tema pero el articulo me aclaro muchas cosas; aunque me dejo con la duda » del verdadero origen del hombre »

  3. El articulo es muy interesante pues yo enparticular no sabia el porqe del origen del hombre pero fue increible ..
    espero que se pongan articulos tambien interesantes
    para que azhi sepamos mas (:

  4. muy intesante el ariculo, aunque ya tenia algun conocimiento de este tema no esta de mas leer esta información,
    ojala y sigan subiendo articulos asiii……….!!!!!!!!!

  5. Interesante articulo respecto al origen humano.
    Aunque, con anterioridad habia tenido conocimiento del tema, nunca esta demás repasar ademas de un poco mas de informacion respecto al tema.

  6. Pues yo creo que es mas interesante leer lo que decía Darwin que leer lo que dicen de él los darwinistas. Por ejemplo:

    DARWIN, LAS IDEAS DOMINANTES Y LOS QUE DOMINAN

    Sexta entrega: LOS CUENTOS DARWINISTAS Y EL PRINCIPIO DE AUTORIDAD

    Máximo Sandín

    Los grandes hombres fingen ser sabios
    y hablan demasiado alto, como los sordos.
    Bertolt Brecht

    El tema de esta “entrega” estaba previsto para más adelante, con el fin de narrar la historia que nos ocupa según un orden más o menos cronológico. Pero no tengo paciencia para esperar a transmitir al lector una información tan esclarecedora sobre la verdadera condición de Darwin como la que sigue.
    Entre el incontenible derrame de quimeras con respecto al personaje que nos ocupa, destacan con luz propia algunos de los adornos complementarios con que se nos ha presentado su figura. La de “un gran científico” en el que destacaban “su decencia y ansia de justicia” así como su “rigor intelectual”. Sin duda, estas afirmaciones emitidas por las más altas autoridades en la materia resultarán muy convincentes para el desprevenido lector. Pero posiblemente se sorprendería si tuviera información sobre las fuentes originales de estas verdades. Por la machacona repetición literal de frases hechas en “las historias sobre la Historia” de los darvinistas se podría aventurar que podrían estar copiadas literalmente de las narraciones “oficiales” que figuran en los textos canónicos sobre “la” teoría de la evolución. De hecho, he podido comprobar directamente que artículos y conferencias sobre “la revolución darvinista” de los más prestigiosos especialistas en el tema son una especie de traducción del inglés de la introducción convencional de un libro de evolución. Pero la habitual condición del autor de “Archiprócer del esplendor” o similares le dota de una autoridad indiscutible. Sin embargo, los que no tenemos la ventaja de que la autoridad nos conceda un crédito incuestionable, no tenemos más remedio que apoyar nuestros argumentos de alguna forma. Y en este caso, consiste en una estrategia tan inconcebible como revolucionaria: ¡Leer los libros de Darwin! Porque los encendidos elogios sobre su obra sólo pueden explicarse por el absurdo de que hablen de ella sin haberla leído. Hay otra alternativa. Pero es peor.
    La historia oficial que se narra para resaltar el “ansia de justicia” de Darwin es la, mil veces repetida anécdota, de su pesar al contemplar el maltrato a un esclavo en Brasil durante su viaje del Beagle. Sin embargo, parece una base un tanto limitada para elaborar, a partir de ella, toda una saga. Acerquémonos, pues, a los pensamientos de Darwin mediante un método que parece más fiable: leer los que él mismo plasma en su segunda gran obra, “The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex” traducida como “El origen del hombre”. No creo necesario analizar o glosar los textos que siguen porque supongo al lector capacitado para valorarlos por sí mismo.
    “La presencia de un cuerpo de hombres bien instruidos que no necesitan trabajar materialmente para ganar el pan de cada día, es de un grado de importancia que no puede fácilmente apreciarse, por llevar ellos sobre sí todo el trabajo intelectual superior del que depende principalmente todo progreso positivo, sin hacer mención de otras no menos ventajas. Entre éstas, hay algunas no despreciables: Los ricos por derecho de primogenitura pueden, de generación en generación, elegir las mujeres más hermosas, las más encantadoras, dotadas por lo general de bienes materiales y de espíritu superior”. Pero, este “espíritu superior” hay que considerarlo en proporción al nivel de las mujeres, ya que, “Está generalmente admitido que en la mujer las facultades de intuición, de rápida percepción y quizá también las de imitación, son mucho más vivas que en el hombre; mas algunas de estas facultades, al menos, son propias y características de las razas inferiores, y por tanto corresponden a un estado de cultura pasado y más bajo. /…/ Por consiguiente podemos inferir de la ley de la desviación de los tipos medios – tan bien expuesta por Galton en su obra sobre “El Genio hereditario” – que si los hombres están en decidida superioridad sobre las mujeres en muchos aspectos, el término medio de las facultades mentales del hombre estará por encima del de la mujer”.
    En cuanto a los trabajadores y los pobres, que él denominaba “las clases entregadas a la destemplanza, al libertinaje y al crimen” su concepción “científica” era la siguiente: “Con respecto a las cualidades morales, aun los pueblos más civilizados progresan siempre eliminando algunas de las disposiciones malévolas de sus individuos. Veamos, si no, cómo la transmisión libre de las perversas cualidades de los malhechores se impide o ejecutándolos o reduciéndolos a la cárcel por mucho tiempo”. Porque, como señala a continuación: “En la cría de animales domésticos es elemento muy importante de buenos resultados la eliminación de aquellos individuos que, aunque sea en corto número, presenten cualidades inferiores. /…/ Mas en estos casos parecen ser igualmente hereditarios la aptitud mental y la conformación corporal. Se asegura que las manos de los menestrales ingleses son ya al nacer mayores que las de la gente elevada”. Aquí me voy a permitir interrumpir estas apasionantes “aportaciones científicas” para señalar que Darwin acrecentó sus considerables rentas de origen paterno y las de su prima y esposa, con la que se casó tras un meticuloso cálculo de las rentas que le correspondía, con la actividad de prestamista para los pobres. Una actividad que, según los historiadores que han cometido el pequeño desliz de documentarla, era “muy común” entre los victorianos acomodados, lo que quiere decir que no era “general”, porque posiblemente, entre ellos habría personas “decentes” que tuvieran escrúpulos sobre la práctica de semejante vileza, y más, teniendo en cuenta la situación de los pobres de la época.
    Para finalizar (por el momento), pasemos a su otra gran aportación, a la de “situar al Hombre en su lugar en la naturaleza”: “Llegará un día, por cierto, no muy distante, que de aquí allá se cuenten por miles los años en que las razas humanas civilizadas habrán exterminado y reemplazado a todas las salvajes por el mundo esparcidas / … / y entonces la laguna será aún más considerable, porque no existirán eslabones intermedios entre la raza humana que prepondera en civilización, a saber: la raza caucásica y una especie de mono inferior, por ejemplo, el papión; en tanto que en la actualidad la laguna sólo existe entre el negro y el gorila”.
    Sería necesario un largo tratado para glosar “el rigor intelectual” de este libro (y merecerá la pena volver sobre él), lo que resulta divertido es cuando se mencionan aportaciones como éstas a alguno de los devotos: la respuesta suele ser “que era la forma de pensar de la época”, lo que es otra falacia, porque en esa época había personas que pensaban de una forma muy diferente. Pero teniendo en cuenta la condición de “hombre providencial que trajo La Verdad” a que se ha elevado a Darwin, no perece muy fructífero enfrascarse en un debate con sus creyentes. Lo que me permitiría recomendar al lector (y, con el debido respeto, a las autoridades que nos aleccionan) es que se tomaran la molestia de leer sus libros.

    FUENTE: Darwin, Ch.R. (1871): “The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex”. Versión española: “El Origen del Hombre”. Ediciones Petronio. Barcelona. 1973.

  7. Estoy ayudando a mi sobrinito hacer una tarea sobre Darwin, por lo que nos ayudarias en decirnos ¿porque se celebra su bicentenario?
    Muchas gracias!

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s